Roggero beneficiado por primer acuerdo Cambiemos-PJ

El riocuartense se posiciona entre los principales postulantes a la Defensoría del Pueblo de la Nación. Elogió la gestión provincial y auguró una renovación en Unión por Córdoba. Lo impulsa el peronismo no kirchnerista.

Por Marcos Duarte

El nuevo esquema político surgido de los últimos comicios podría tener un adelanto incluso antes de la asunción de los legisladores electos el 22 de octubre. La posibilidad de un entendimiento entre el oficialismo nacional y el peronismo, ya depurado de kirchneristas, podría constituir un primer antecedente que se repetiría en la etapa que comienza el próximo 10 de diciembre.
La elección del Defensor del Pueblo tiene características especiales que la pueden convertir en un ensayo de futuros acuerdos. Para elegir al titular del organismo se requieren dos tercios de ambas cámaras.
Cambiemos, a pesar de haberse fortalecido en las últimas elecciones, está lejos de conseguir el número de representantes necesarios para imponer un postulante en soledad. El peronismo, que intenta articularse como primera representación legislativa de la oposición, tampoco puede reunir la cantidad suficiente por sí mismo.
Naturalmente, este escenario impone una negociación entre los sectores mayoritarios. El kirchnerismo, poco proclive a los pactos con la oposición, optó por dejar vacante el cargo desde la renuncia del cordobés Eduardo Mondino, quien se apartó para encabezar la lista de senadores de Unión por Córdoba en el año 2009.
A partir de esta decisión del Frente para la Victoria, que en ese entonces ostentaba una cómoda mayoría legislativa, el organismo no tuvo titular ni funcionamiento, durante ocho años.
El primer consenso entre el oficialismo y el peronismo no kirchnerista tiene que ver con cumplir el mandato constitucional y designar las autoridades de la defensoría antes de fin de año. En función de esto, hoy se conformaría una terna de postulantes entre los cuales elegirán los miembros de ambas cámaras.
Quien parece contar con una luz de ventaja es Humberto Roggero. Está avalado por el sector que avala a Miguel Ángel Pichetto como titular de la bancada justicialista en el senado. A partir de este apoyo, sería el candidato que podría conseguir las mayorías necesarias tanto en senadores como en diputados.
Otros referentes con posibilidades son Jorge Sarghini, enrolado en el massismo y Alejandro Amor, ex legislador y actual defensor del pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.
El dirigente riocuartense no es un desconocido para el peronismo cordobés. Fue candidato a intendente de su ciudad, convencional constituyente de la provincia, cuatro veces diputado nacional y embajador argentino en Italia. Su pico de influencia tuvo lugar entre los años 1997 y 2002 cuando presidió el bloque del Partido Justicialista en la cámara baja.
Desde hace algún tiempo, se lo considera alejado de la política activa en la provincia de Córdoba y concentrado en lo nacional. Participa de un grupo de dirigentes que editan la revista Movimiento 21 y se lo considera un ideólogo del peronismo no kirchnerista.
Sin embargo, Roggero se considera equidistante en la disputa que desvela al justicialismo. “Yo no soy anti K. Por eso puedo decir que el Gobierno de Néstor y Cristina Kirchner tuvo aciertos en materias sociales. En lo que hace a la política exterior, la negociación de la deuda fue correcta. Como negativo, el estilo de manejo no era el más prudente. Eso generó mucho rechazo”, declaró en una visita que realizo a la ciudad de Villa María.
De todos modos, se manifestó en pos de una superación de la etapa hegemonizada por Cristina Kirchner. Según su visión, el peronismo “tiene dos caminos: o se pone a mirar para atrás; o hace lo que tiene que hacer, mirar hacia delante, reconocer sus diferencias, imaginar la Argentina del futuro y tratar que la propuesta que le hagamos a los argentinos sea superior a la de Cambiemos”.

Elogios a Schiaretti
Además, tuvo algunas referencias hacia el justicialismo cordobés. Consideró que es una fuerza que está vigente a pesar de la derrota electoral y tuvo palabras de elogio hacia el gobernador de la provincia.
“Schiaretti está haciendo una excelente gobernación. Como en todo, tienen que reciclarse, renovar. Schiaretti y su equipo tienen la inteligencia suficiente para poder hacerlo y eso va a generar un 2019 con otro tipo de competencia” auguró en declaraciones a El Diario de Villa María.
En el mismo sentido, sostuvo que Unión por Córdoba no es una marca agotada electoralmente. “Yo he visto tantos fines de fuerzas que han renacido, por lo que creo que todo es relativo” aseguró.