Habrá cumbre de Cambiemos por “reglas de juego” 2019

Los presidentes de los cuatro partidos tendrán una reunión para disminuir posibles conflictos.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

cambiemosAntes de que finalice el año, los presidentes de los cuatro partidos que componen Cambiemos tendrán un encuentro para convenir las reglas de juego hacia el 2019, cuando los aliancistas cordobeses enfrentarán el gran desafío de ganar la elección de gobernador.
En fecha y lugar a determinar se reunirán, para más precisión, los presidentes de la Unión Cívica Radical, del PRO, del Frente Cívico y la habitual representante de la Coalición Cívica, ya que este partido se encuentra intervenido por la conducción nacional.
En torno a una mesa se sentarán el radical Alberto Zapiola, el macrista Darío Capitani, el juecista Ernesto Martínez y la lilista Leonor Martínez Villada. A las felicitaciones mutuas por el gran resultado obtenido en las elecciones de octubre, deberá seguir en la agenda el futuro de la coalición, que se supone que todos quieren mantener intacta rumbo al 2019.
La tarea más complicada, según se insinúa, será la de evitar que las naturales ambiciones políticas afecten la imagen de Cambiemos, sello que se ha mostrado tan fuerte electoralmente que permitió que gane por tan amplio margen una lista de candidatos a diputados nacionales encabezada por Héctor Baldassi (las encuestas preelectorales explicaban que la inmensa mayoría de los votantes de la alianza justificaba su decisión en el apoyo a Mauricio Macri). Cambiemos marcha con un fuerte envión hacia la elección provincial de 2019 e incluso podría retener la ciudad de Córdoba, aunque aún no está claro quiénes serán los que lideren la oferta.
Desde el comando central de Cambiemos, o sea la Casa Rosada, llegarán instrucciones sobre la conveniencia de sostener inmaculado el sello ganador. Esto es, la orden de que las internas no lo deterioren. Los socios deberían hablar más de Cambiemos que de los propios partidos, algo que será fácil de realizar por todos menos los radicales, que tienen una organización vigente y extendida, y que en 2018 deben resolver las nuevas autoridades en un proceso interno que podría resultar bastante tenso.
En la carrera por la candidatura a gobernador hay varios anotados: los radicales Ramón Mestre y Mario Negri (convendría no sacar del todo de la lista a Oscar Aguad, aunque él mismo haya dicho que no quiere), el macrista Héctor Baldassi y Luis Juez (si bien su reciente fracaso como embajador debería invalidarlo para cualquier otra aventura política ligeramente más complicada).
En la Casa Rosada temen particularmente a lo que podría suceder con un enfrentamiento entre Mestre y Negri. Por ello, llegarán instrucciones para que cualquier puja dentro de la alianza se desarrolle de la manera más pacífica o, en términos macristas, técnica.
La idea macrista es que, llegado el momento decisivo, las encuestas definan quién será el candidato a gobernador de Cambiemos. El que chances tenga según los sondeos de opinión, ése será el bendecido. Unas internas abiertas son una opción, pero nunca aceptarán una elección sólo con afiliados. Los macristas dicen que quieren establecer reglas de juego “sanas”, lo que significa que los competidores no salgan demasiado rápido ni causando lesiones a los demás.