Una de cada tres Pymes industriales tiene litigios laborales y afronta unos tres juicios

El 60% de las empresas señala que estos procesos son la principal dificultad para incorporar nuevos trabajadores y les genera un aumento de sus costos.

pymesEl 34% de las Pyme de la industria manufacturera de todo el país (una de cada tres) se encuentra involucrado en algún caso de litigiosidad laboral, ya sea por una demanda directa (hacia la propia empresa) o indirecta (citación o convocatoria por responsabilidad solidaria, ART) y afrontan en promedio tres juicios por empresa.
El fenómeno se da con mayor intensidad en las firmas medianas -entre 51 y 200 empleados- y prácticamente la mitad de estas empresas manufactureras están involucradas en casos de litigiosidad laboral, mientras que esa proporción es de un tercio entre las pequeñas (10 a 50 ocupados).
Los datos se desprenden de un informe especial de la Fundación Observatorio Pyme y la consultora Idesa. La cantidad de litigios por empresa, en el caso de las medianas más que duplica a la observada entre las de menor tamaño.
Los juicios laborales se dan fundamentalmente por desacuerdos en la indemnización por despido y en el carácter laboral o no de afecciones que los trabajadores dicen sufrir y/o el monto que se reclama como reparación. En empresas tecnológicas, las diferencias salariales entran también como principal factor.
El reporte describe que el 60% de las firmas consultadas menciona que los juicios laborales ya se han convertido en la principal dificultad para incorporar nuevos trabajadores y de aumento de costos económicos.
El fenómeno se presenta con intensidad diferencial en sectores industriales de generación de alto valor agregado: aparatos eléctricos, electrónicos e instrumentos de precisión y máquinas y equipos, y en segmentos importantes en la generación de empleo popular como textiles, prendas de vestir, cuero y calzado y caucho y plástico.
A su vez, en estos últimos sectores la proporción de Pymes afectadas es similar al promedio pero la cantidad de demandas judiciales por empresa es más elevada: cinco en el caso de textiles, prendas de vestir, productos de cuero y calzado, y seis en el de productos de caucho y plástico.
Por su parte, entre las compañías de software y servicios informáticos de la Ciudad de Buenos Aires, el 21% presenta estos problemas, con una media de dos demandas judiciales por empresa. La principal causa es la indemnización por despido (43% en el total de las Pymes de industria afectadas y 26% de las de software)
El segundo motivo son los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, cuatro de cada diez a nivel general. Las principales consecuencias de la proliferación de la judicialidad son la dificultad de incorporar nuevos trabajadores (60%), el aumento de costos (60%), y el desincentivo a las inversiones (50%). Por su lado, los empresarios del sector tecnológico presentan las mismas consecuencias aunque en distinto orden.
El trabajo insiste en que los juicios laborales son un tema recurrente en la agenda laboral. Desde un punto de vista estrictamente judicial, no tienen connotación positiva ni negativa; son un método legítimo de resolución de conflictos por derechos. Pero desde el punto de vista social y ético es irrefutable que su proliferación debe ser motivo de preocupación “porque el verbo judicializar significa llevar por la vía judicial asuntos que podrían resolverse por la vía del diálogo. En este sentido, la judicialización es eminentemente negativa porque elige los costos del conflicto cuando el diálogo es todavía opción”.
Después del primer semestre de vigencia de la última reforma del sistema de riesgos del trabajo, en aquellos distritos que adhirieron a la nueva normativa la cantidad de demandas contra el sistema se redujo a la vez que se multiplicó en aquellas provincias donde aún no rige la reforma que dispone el establecimiento de las comisiones médicas jurisdiccionales como la instancia administrativa previa, obligatoria y excluyente antes del inicio de cualquier juicio contra el régimen de ART.
En Córdoba, uno de los distritos que adhirió a la ley nacional, la reducción fue del 6%. Mientras, que en Buenos Aires –que no lo hizo- se registró un incremento del 58% en las demandas notificadas. Los especialistas entienden que puede haber una “mudanza” de juicios que previo a la reforma se tramitaban en los tribunales porteños y que ahora se sustancian en el territorio bonaerense.



1 Comentario

  1. Y la cantidad que cosas inventadas, los empresarios son garcas, pero los empleados son carta y van al correo. como para ellos es gratis el costo de la demanda lo hacen, a veces fogoneados por abogados que cobran pierdan o ganen.

Dejar respuesta