Schiaretti reiteró que hay que recuperar “federalismo”

Planteó que se inicia una nueva etapa en el país y que hay que reordenar el esquema de reparto entre Nación y provincias.

Por Gabriela Origlia

El gobernador Juan Schiaretti, una vez, remarcó la necesidad de cambiar el esquema de la distribución federal de los recursos. A días de las legislativas, en la apertura de la IV Jornada de Infraestructura, insistió en los problemas que existen en el reparto y cómo impactan en las provincias que, desde hace años, “resignan recursos y reciben servicios”. Así, volvió sobre uno de los ejes de su campaña de cara a la votación del domingo. “Vamos a defender la gobernabilidad”.
Enfatizó que las Paso dejaron sentado que hay un ciclo socio económico que se agotó y que es el que encarnaba la ex presidenta Cristina Fernández y que se ingresa en uno nuevo que empezará a construirse el domingo: “Queremos que perdure en el tiempo, que podamos ir sentando las bases para reducir la inflación, la pobreza y que el país pueda crecer. Esperamos que haya diálogo y acuerdos porque nadie tendrá mayoría en el Congreso”.
Apuntó que la recuperación de recursos Córdoba la logró a partir del fallo de la Corte Suprema de Justicia que le devolvió el 15% que se descontaba para financiar Anses. “Recuperamos equilibrio fiscal y pudimos poner en marcha el plan de obras”. En ese contexto, advirtió que “hay riesgos de que se pierdan” y planteó la necesidad de “ser capaces de sostener, en este nuevo ordenamiento, que se avance en un federalismo fiscal”.
Recordó que el programa de obras provincial hasta 2019 involucra US$5700 millones y reiteró que hay demoras en el giro de fondos por parte de la Nación: hasta ahora llegaron $895 millones. Su tono fue diferente, más conciliador, al que usó antes de las Paso.“En algún momento llegarán esos recursos; Córdoba está fuerte fiscalmente y puede solventar las obras hasta que llegue el dinero”. Con tono conciliador, dijo que “confía” en que los trabajos prometidos se harán. “No estoy reclamando sino que estoy señalando la fortaleza fiscal provincial”.
Destacó que el ahorro corriente cordobés proyectado para este año es de 16,7%. “Esto es el resultado operativo que nos permite avanzar”. Analizó el peso de la deuda en las cuentas públicas, 6,8% del PBI  provincial: “Entramos en óptimas condiciones al nuevo ciclo de la economía argentina”. Pero advirtió que se deben modificar los parámetros de reparto para no seguir “garantizando” servicios más baratos a los porteños y habitantes de Gran Buenos Aires.
“No es justo que sigamos poniendo recursos. Hace 30 años que nadie se anima a poner impuestos a la renta financiera; gravemos la especulación y no la producción”, agregó y repitió que en dos años deberían eliminarse las retenciones. También señaló que el reclamo judicial de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano no tiene en cuenta lo que recibió extra por subsidios.

Reconocimiento y reclamos
Enrique Sargiotto, presidente de la IV Jornada de Infraestructura y gerente general de Aguas Cordobesas, destacó el “despliegue” de un importante programa de obras públicas en todos los niveles de gobierno y que “repara algunas demoras” que se arrastraban; por su lado Marcos Barembaum, titular de la Cámara de la Construcción cordobesa, recordó que el país debería invertir el 23% del PBI para crecer el 5% anual. “Estamos muy lejos de eso”.
Describió que entre 2008 y 2016 se invirtieron 10.300 millones de dólares anuales, cifra que se debe -al menos- duplicar. Esta es una de las razones, dijo, de que el país tenga una economía “de baja productividad, atrasada tecnológicamente y con altos costos respecto de la región”. En esa línea mencionó que la inversión en viviendas sociales destinada a los sectores vulnerables tiene un fuerte potencial para crear empleo y ayudar a salir de la pobreza.
Barembaum señaló que el déficit habitacional en Córdoba es de 57.800 viviendas (entre precarias y hacinamiento), un segmento que no es atendido por el mercado y que debe ser objeto de inversión estatal que, a su criterio, todavía no es realizada con todo su potencial. “La infraestructura equitativa es un desafío”, remarcó y pidió que el sector tenga participación en mesas de debate y que se reactive el registro de constructores públicos.
Evaluó como “positiva” la introducción del modelo de participación público privada (PPP) y valoró la inversión en obra pública que viene realizando la Provincia. Entre los reclamos, anotó las reformas tributaria, laboral y del sistema judicial; reglas de juego estables e instituciones fuertes.