El pop rock perfecto

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Lenta y trabajosa había sido la tarea de los músicos que conformaban la banda INXS, para dar el salto desde su Australia natal y atacar de lleno el mercado internacional. Fueron tres los discos que sacaron en su país, hasta llegar a “The Swing”, de 1984, que fue el trampolín que los arrojó de cabeza en el éxito mundial. Sobre todo gracias al tema “Original Sin”, un hit que recorrió todo el planeta y que desembocó en la Argentina, donde nadie sabía cómo cuernos se pronunciaba ese nombre plagado de consonantes, hasta que alguien advirtió que tras de la sigla se escondían las palabras “en exceso”.
En 1985, el año en que debutaron en la Buenos Aires como parte de la grilla del festival de lanzamiento de la radio Rock and Pop, publicaron el álbum “Listen Like Thieves”, que fue el gran espladarazo para lo que vendría después. El single “What You Need” llegó hasta el puesto número cinco en la lista de la revista Billboard, un logro que la banda compartió con el productor Chris Thomas, quien les había insistido en que el disco necesitaba un hit, lo que los motivó a componer esa canción en cuestión de horas.
Llegados a esa instancia, estaban ante una posibilidad colosal de consolidarse como un nombre rutilante en el panorama de la música pop de los ochenta, periodo particularmente notable para ese género. Sin embargo, habían generado tantas expectativas, que no se podían permitir dar un paso en falso, porque eso los habría obligado a sacar los pies del plato y a retornar con una mano atrás y otra adelante a la ciudad de Sydney, donde volverían a tocar en ese circuito de pubs que los vio surgir y que tan prolífico ha sido como entorno para el surgimiento de grandes valores.
Para no errarle, volvieron a reclutar a Chris Thomas como productor y siguieron sus consejos al pie de la letra. Por ejemplo, accedieron a viajar a Hong Kong para componer allí las nuevas canciones, como un recurso para encontrar ideas originales y luego plasmarlas en su música. Fue así como surgió el riff y la letra de “Need You Tonight”, el tema que provocaría una explosión en el mercado discográfico y que alcanzaría el número uno en ventas en los Estados Unidos, coronando el mayor logro discográfico que los australianos han tenido a lo largo de todas su carrera profesional.
El resultado de la apuesta a todo o nada de INXS no pudo ser mejor. “Kick”, el disco que lanzaron el 19 de octubre de 1987, representó un boom de ventas e imprimió al universo un sonido desfachatado que contrastaba con el rock gótico que estaba de moda. Las radios de la época se hicieron un picnic con esa colección de canciones que, además de “Need You Tonight”, incluía joyas de alto impacto como “Devil Inside”, “New Sensation”, “Mystify” y “Never Tear Us Apart”. Una catarata imparable que transformó a INXS en la banda del momento y los situó entre los popes a escala global.
Han pasado 30 años desde que “Kick” pateó el tablero y las cosas ya no son como eran entonces. En los noventa, la muerte inesperada del cantante de INXS, Michael Hutchence, representó el fin de los años felices. Y aquel pop rock que tres décadas atrás parecía nuevo y fresco, sobrevive hoy a través de un reciclado sin límites, que ya no sorprende a nadie. Por eso, reescuchar aquel disco sigue siendo una experiencia gratificante. Porque representa el pináculo de la búsqueda de un sonido perfecto, al que le basta acceder a nuestros oídos para descontracturarnos.