Padrones cerrados, esperando candidatos

En Talleres la junta Electoral espera las oficializaciones de los candidatos para las elecciones del 19 de noviembre. Fassi irá en busca de prorrogar su mandato en las urnas y el “Núcleo Centenario” apunta a meter asambleístas.

Por Federico Jelic

Quizás el clásico se llevó toda la atención, pero lo cierto es que en 2017 se llevarán a cabo las elecciones con el menor ruido de los últimos años, en un ambiente por lo general álgido y polémico en la vida política e institucional del club de barrio Jardín. Siempre hubo espacio para debates, acusaciones, denuncias y demás vericuetos legales, pero a falta de un mes para celebrar los comicios, no hay nada de eso en el contexto.
La Junta Electoral dictaminó que los comicios se llevarán a cabo el 19 de noviembre, esta vez en La Boutique, cambiando el escenario de la sede a la cancha en el barrio, en busca de mayor comodidad para estacionar y expresarse. Pero casi pasó desapercibido. Está claro que Andrés Fassi y el oficialismo irán por un nuevo mandato, con la posibilidad extra que ofrece el nuevo estatuto modernizado y solo resta saber con certeza quiénes serán sus contendientes.
Se habla de una lista opositora como “Núcleo Centenario” mientras que no hubo pronunciamientos de parte de “Talleres es de su gente”, los competidores en 2014 apenas fue levantada la quiebra. Novedades para esta semana.
El 10 del corriente venció el plazo para pagar la cuota de septiembre y ponerse al día con la regularidad necesaria para emitir sufragio. Sin sorpresas por parte de La Junta Electoral, compuesta por Juan Peláez, Gerardo Moyano Cires, Guillermo Carena, el ex abogado del fideicomiso Daniel Ruffener y Tufih Sahade dieron a conocer los requisitos y en el transcurso de la semana se formalizará el padrón final, la cantidad de votantes posibles y todo el rollo.
Igual, lo que mantiene más expectativa aún sigue en veremos: la oficialización de los candidatos, las propuestas y todas las premisas para conformar el nuevo parlamento albiazul, con los 100 asambleístas que conformarán el órgano decisorio ejecutivo institucional de Talleres. Eso se aprobó en la última asamblea anual ordinaria en Orfeo Superdomo. Y ya cuenta con su reglamentación después de una serie de debates llevados a cabo en la sede entre el oficialismo, el “Núcleo Centenario” y el grupo “Este amor irreversible”. Nadie más participó formalmente a pesar de que en una democrática decisión, la dirigencia abrió las puertas a todos. Está claro que también tomaron apuntes de cada reunión acordes a sus intereses, pero al menos hubo voluntad de integrar a todas las listas.
Esta semana debería haber novedades. Mientras tanto, quien se perfila como opositor es Daniel Quinteros, titular del “Núcleo Centenario”, quien ya hizo manifiesta su vocación de participar en las elecciones. De hecho, se encuentran trabajando con la conformación final de la lista, con 160 hombres, y aducen ya tener los avales correspondientes como para legitimarse como postulantes y candidatos.
El fin de semana el movimiento “Talleres es de su gente” tuvo su íntima reunión. El grupo que supo comandar Gustavo Lawson se mantuvo ajeno a las declaraciones mediáticas y aún no definió su participación en la compulsa electoral. No los une la oposición y se mantienen distantes a Quinteros. En su momento compartieron bloque pero después como el “Núcleo Centenario” acompañó a Fassi en los comicios pasados, ya la relación parece no tener retorno. Es decir, si quieren jugar, serán una tercera fuerza, salvo que se limen asperezas. Pero hoy, al contrario de la frase célebre de Jorge Luis Borges, no los une ni el amor ni el espanto.

Fassi reelección, Quinteros “ya ganó”
Hay una realidad insoslayable: es prácticamente imposible que cualquiera que sea oposición pueda destronar a Fassi de la conducción de Talleres. Sus antecedentes deportivos, sus dos ascensos, retorno a Primera y consolidación, cierta tranquilidad institucional y un mundo marketinero al servicio del aparato parecen irrebatibles para cualquier discusión. Y si de votos hablamos, las dos asambleas realizadas en el Orfeo, una vez levantada la quiebra, le dan legitimidad en los socios de manera contundente como para entender que no tiene contrincantes hoy que se le pueda plantar o amenazar su gobierno.
Quinteros así lo comprende. De hecho no se considera oposición sino alternativa de conducción. Recién meses atrás por primera vez su equipo de trabajo salió a criticar a Fassi cuando se dio a conocer el proyecto de modernización del estatuto, calificando esa idea como “un traje a medida para la conducción actual”. “¿Acaso no sabía Quinteros que esto iba a suceder?” le recriminan los detractores al “Núcleo Centenario”, cuando manifestaron esta postura. Era tarde: el nuevo reglamento albiazul ya es una realidad.
De todas formas, hay algo de fondo. El “Núcleo Centenario” es consciente que no va a ganar en noviembre, pero la lectura política es otra: sentar las bases para el futuro y representar cierta incomodidad para que las asambleas del club no sean una escribanía de Fassi. De acuerdo a lo modernizado institucionalmente, la lista que sea perdedora o que recolecte menos sufragios, podrá tener un mínimo de 15 asambleístas y un máximo de 33, en proporción directa con los escrutinios finales. Traducción: aunque pierdan por goleada, Quinteros y compañía lograrán ubicar 15 socios en el peor de los casos, que podrán servir de semillas o futuros retoños en las próximas contiendas electorales. Nada mal pensado. Y a decir verdad, democráticamente hablando en cuanto a pluralismo, sería hasta un avance en cuanto a participación, comunión y convivencia en el “parlamento” albiazul.
A modo de paralelismo, como rezaba el slogan de campaña de la líder del grupo político GEN de Margarita Stolbizer: “Yo ya gané”. Es la mejor interpretación del Núcleo para este 19 de noviembre.
A pesar de que no le habló al pueblo albiazul, el hombre fuerte de Pachuca ya se siente ganador. Nada ni nadie parece hacerle sombra en este escenario, con un andamiaje deportivo regular, más la ambición de copas internacionales como objetivo. Sobre todo aprovechará las bondades del nuevo estatuto: de coronarse una vez más no cuenta el período actual y por ende podrá ser reelegido en 2021. Por ahora no tiene una oposición armada y se encamina a un nuevo triunfo en las urnas, legitimados por los socios.



Dejar respuesta