Daniele logró transferir los votos a su muleto: Biolatto

La futura secretaria general del Suoem por el oficialismo se impuso por el 91% de los votos. “No es un cargo testimonial, los compañeros van a sostener la unidad este gremio”, aseguró la ganadora de la compulsa gremial.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Beatriz Biolatto sonrió: el 91% de los empleados municipales aprobó el pase de mando. Será la próxima secretaria general del Suoem después de 33 años de gobierno ininterrumpido de Rubén Daniele, el caudillo.
Alegría indisimulable de otra histórica de la Lista Verde (lleva dos décadas como referente sindical del área educativa del municipio), que se complementaba con una mirada de profunda preocupación.
Es natural. Biolatto manejará los hilos de un sindicato que logró salarios que superan la media en el sector público o, en otras palabras, se llevan más del 60% de los aportes de los contribuyentes capitalinos. Su gestión deberá estar a la altura de los interminables caprichos de los municipales que, amparados por su gremio en convivencia con el intendente de turno, convirtieron a la Municipalidad en una bolsa de trabajo nepotista, en especial en la última década.
Pero la explicación de la ansiedad evidente de Biolatto no acaba en los desafíos de su gobierno, también se recuesta sobre un viciado traspaso de mando. Tendrá que construir su autoridad en un gremio totalmente atomizado.
Daniele, como era de esperarse, construyó su sucesión no presionado por un hecho objetivo como lo era su jubilación. Por el contrario, su decisión de bajarse de la compulsa obedeció a la encerrona que le plantó el intendente Ramón Mestre. La declaración de su estado jubilatorio abría el juego a una intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación.
Recuérdese que el estatuto social del Suoem y la Ley de Asociaciones Sindicales sólo habilitan a empleados en actividad a competir por la representación democrática de los trabajadores. La Justicia aún no resolvió en cuál categoría debería ubicarse el pasante de Ciencias Económicas que, sin escalas, escaló al despacho central del gremio municipal.
Como los esfuerzos de Daniele se concentraron en su presente, no resolvió sus internas. Biolatto fue ungida como la sucesora con la promesa de “devolver” el puesto cuando su jefe hubiera resuelto sus asuntos con Mestre a través del arbitraje judicial. Horas después, quienes apoyaron el plan de emergencia –varios de ellos estrechos colaboradores como el adjunto, Daniel Fernández, y los opositores, ahora aliados pasivos, liderados por el delegado de Recursos Tributarios, Ariel Quiñone- comprobaron el engaño. Biolatto no gobernaría seis meses, sino tres años.
Con la victoria contundente de la boleta oficialista –la opositora Susana Rins logró sólo 8,8%, aunque casi dobló el resultado cosechado en el debut de la agrupación en 2011- el secretario general “saliente” interpretó el resultado como un paso clave en el camino de la resiliencia interna.
“Nunca habíamos sacado el 91 por ciento de los votos”, la picaresca primera declaración de Daniele, en medio de los festejos. Pero no dijo que se encargó de licuar a los opositores: primero, a su histórico contrincante de la Lista Naranja que se enteró por los medios del retiro electoral de Daniele; y, simultáneamente, la tropa “verde” fue aplacada con promesas de un regreso con sabor a revancha, en julio del año que viene.
“Soy una parte más de este triunfo. Estamos muy seguros y tranquilos de haber tomado la decisión correcta. Biolatto ha conseguido un mandato unánime. Eso nos da mucha tranquilidad”, completó.
Daniele hace trampa. Otra vez. Logró transferir sus votos a un dirigente gremial respetada, aunque no representativa de las facciones que conviven en el oficialismo. Pero quién detenta el poder real del sindicato es un interrogante que podrá responderse en algunos meses (ver página 4).
Biolatto reforzó el concepto: “No es un cargo testimonial. Los compañeros van a sostener la unidad este gremio. Se demuestra en los votos”.
“Estamos mejor ahora, que antes. Ella es la jefa del equipo”, insistió Daniele, apelando al recurso publicitario de repetición para instalar el concepto.



2 Comentarios

  1. DANIELE HACE ALARDE DE SU TRIUNFO , EL 91 % SOLO ES FICTICIO , QUE NO SE AGRANDEN . PORQUE DE HABER PARTICIPADO LA NARANJA , ESE 91 % HUBIERA BAJADO BASTANTE. NO HAGAMOS NÚMEROS FANTASMAS E IRREALES . LA VERDAD SE DARÁ EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES . CON UN CANDIDATO DE PESO ¡ COMO LO ES ARIEL QUIÑONES DE LA NARANJA. EL TIEMPO ME DARÀ LA RAZÒN. SOLO HAY QUE ESPERAR UN POCO MÀS.

Dejar respuesta