Malestar municipal por magra cosecha paritaria

Junto al malhumor de los municipales por el ínfimo incremento, crece la incertidumbre respecto de lo que pueda resultar de una probable conducción de Biolatto.



Por Felipe Osman

municipalidadDesde el último jueves comenzaron las asambleas informativas en la Municipalidad de Córdoba. En éstas, puede escucharse cómo Daniele y su cuerpo de delegados, sin ser portadores de buenas noticias, llevan “consuelo” a sus representados.
El aumento del 1,13 % recibido por los empleados municipales con la liquidación salarial de septiembre causó cierto malestar, pero principalmente reinó en el Palacio 6 de Julio un sentimiento de desesperanza. De hecho, la interrogante que puebla los pasillos de todas las reparticiones por estos días es: “¿Si así estamos con ‘el Gringo’, que va a pasar con Biolatto?
Es una buena pregunta. Nadie atina a aventurar buenos augurios para el desempeño de Biolatto al frente de “la federación de gremios” que constituye el Suoem, si como hasta ahora se presume, gana la elección. Más aún cuando el gerenciamiento de los intereses sindicales que el propio Daniele está llevando a cabo, en los últimos meses de su gestión, está dejando mucho que desear entre sus representados.
El aumento del 1,13%, que ciertamente debe sonar a burla entre los municipales, surge del esquema pactado por Daniele y la municipalidad a fines de abril. El mismo otorgó un incremento salarial del 9% en abril y otro del 4,6% en junio, arrojando una suba acumulada del 14,1% al promediar el año. Si bien las pretensiones del gremio eran de un 15% para el primer semestre, la expectativa no caía, hasta entonces, lejos de la realidad.
Sin embargo, el punto del convenio que determinó el modestísimo incremento, por el cual ahora Daniele “lleva consuelo” a los municipales, surge de la cláusula de actualización salarial automática pactada entre el líder sindical y el Intendente.

Dicha cláusula ató la actualización de las remuneraciones a la inflación calculada en base a cinco índices: los elaborados por el INDEC y las cifras oficiales de las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis, más el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Para tener un parámetro cercano a cerca del performance de Daniele en la última paritaria, podemos comparar sus números con los conseguidos por José “Pepe” Pihen, Secretario General del Sindicato de Empleados Públicos (provinciales).
El líder del SEP logró un incremente salarial de 19,5 % en dos tramos, 12,5% en febrero y 7% en julio. Pero también una cláusula gatillo que preveía aumentos si la inflación, medida por la Provincia, superaba los 18 puntos porcentuales entre enero y octubre. Menos de una semana atrás, Pihen obtuvo de Schiaretti un adelanto en la implementación de la referida cláusula. Dado que entre enero y agosto el Índice de Inflación Córdoba superó el 16%, se convino comenzar a pagar esa diferencia desde octubre, dándose por sentado que durante septiembre la inflación superaría el 18%.
Los afiliados del SEP han conseguido, hasta ahora, 19,5 % de aumento (como piso), y a partir de octubre un nuevo aumento atado al ‘Índice Córdoba’. Los municipales, en tanto, han logrado un 14,1 %, que sumado a una suba del 1,13% en la última liquidación determina un aumento total del 15.23%.



Dejar respuesta