Paradoja: Frizza no consigue armar Cambiemos en Jesús María

Los radicales no le perdonan su transfuguismo al macrista ex UCR.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

frizzaEl candidato a diputado nacional de Cambiemos, el ex radical, ex juecista y ahora macrista Gabriel Frizza, no ha podido aún armar la alianza en su propio territorio, Jesús María, pese a tan evidente maleabilidad política. Para compensarlo, participó del lanzamiento de la Mesa Cambiemos en la vecina Colonia Caroya.
Frizza cosechó naturalmente enemigos en la UCR, partido que abandonó en los años complicados para dirigirse a otros que le ofrecían más facilidades: primero el Frente Cívico y, cuando Luis Juez se deterioró, el PRO de Mauricio Macri. Por ello, en el Concejo Deliberante de su ciudad hay cinco ediles que responden al oficialismo (Compromiso por Jesús María) y tres a la Unión Cívica Radical, en ranchos aparte; el noveno miembro del cuerpo es un peronista.
Esta situación conspiró contra la formación de la Mesa Cambiemos en esa ciudad; las organizaciones locales de la alianza fue una orden que bajó desde Buenos Aires pero no pudo cumplirse en toda la geografía provincial.
Frizza no pierde el optimismo y, además, tampoco puede hacer otra cosa. “Estamos aceitando el diálogo para hacer Cambiemos Jesús María”, dijo el futuro diputado nacional en el acto de lanzamiento de la Mesa local en Colonia Caroya, la ciudad vecina a la que administra el macrista.
“Esto que pasó en Colonia Caroya, ojalá pronto se pueda concretar en Jesús María; tenemos que darnos discusiones de este tipo porque está claro lo que la sociedad quiere”, señaló.
Para Frizza, cerrar el acuerdo exige prácticamente “nada”. “Hay que hablar con la gente del radicalismo; no hemos aceitado los mecanismos de diálogo, pero no tengo dudas que en cualquier momento se va a dar”.
Las cosas pueden resultar más complicadas, al menos mientras el bloque de concejales de la UCR siga presentando proyectos de pedidos de informes al Poder Ejecutivo que el oficialismo rechaza.
En Colonia Caroya, acompañado por las candidatas a la reelección en Diputados, Soledad Carrizo y Brenda Austin, criticó al gobierno de Unión por Córdoba.
“Tenemos datos que nos duelen”, afirmó en relación con los índices de pobreza. “Por fin reconocen que, a pesar de toda la demagogia que hacen, tienen 30 por ciento de pobres”, manifestó Frizza.
Para el jesusmariense, los peronistas “fracasaron después de 18 años de gobierno y por fin de sacan la careta”. “Córdoba recibe la inversión más grande en la historia en materia de infraestructura con aportes de la Nación y por eso la gente nos eligió”, expresó.

Mestre quería un debate
Otro candidato a diputado por Cambiemos, el radical Diego Mestre, admitió en una entrevista al programa de TV Meridiano64 que le hubiese gustado presenciar un debate en la campaña electoral.
“Me hubiera encantado”, reconoció. “A mí el debate siempre me gusta, está en la naturaleza misma de un legislador”, agregó.
Respecto a por qué Cambiemos no quiere que su primer candidato, Héctor Baldassi, debata con el cabeza de lista de Unión por Córdoba, Martín Llaryora, dijo que tiene que ver con una estrategia de correspondencia con la actitud del peronismo en el pasado reciente. Los peronistas eludieron enfrentar en un debate a sus candidatos a gobernador en las últimas elecciones, y hasta rechazaron incluir en la reciente reforma política la obligatoriedad de estas instancias en las campañas. “Un poco de eso hay; en las elecciones de gobernador Cambiemos lo planteó con toda claridad y el debate nunca llegó”, expresó.
Para Mestre, los ciudadanos tienen el derecho de escuchar las opiniones” de los candidatos. Por eso, pidió que el tema sea legislador.



Dejar respuesta