Extremar el cordobesismo, la orden de UPC a su tropa

El miércoles hubo una cena organizada por el comando de campaña para reforzar los lineamientos proselitistas. Aseguran que la idea de “cuidar a Córdoba” está penetrando en los vecinos y se habló de “chovinismo”.

Por Yanina Soria
[email protected]

UPCLos tiempos se acortan y el desafío crece para el peronismo provincial. Mientras la versión local de Cambiemos espera superar la barrera de los 50 puntos en las legislativas de octubre e imagina hacerse con seis de las nueve bancas que Córdoba renueva, el PJ local se propone –por lo menos- conservar los votos de agosto. Una misión que suena fácil pero que demandará un esfuerzo supremo por parte del oficialismo provincial. El gobernador Juan Schiaretti lo tiene muy en claro, tanto que decidió pos PASO pedir un viraje en la campaña y agitar a la dirigencia que debió sacudirse las esquirlas de la derrota y arremangarse para encarar el segundo tramo de la campaña.
Según la radiografía electoral provisoria que dejó el 13A, Unión por Córdoba (UPC) preservaría las tres bancas que pone en juego; es decir que Martín Llaryora, Alejandra Vigo y Paulo Cassinerio tendrían garantizado su desembarco en el Congreso de la Nación. En ese esquema quedaría afuera el delasotista Daniel Passerini. Sin embargo, la lectura que hacen desde el Centro Cívico no es tan lineal y admiten que la posibilidad de perder uno de esos tres escaños, está latente.
En el análisis completo del escenario político local que hacen desde el PJ, los factores como la nacionalización de la elección y la idea instalada de que si gana Mauricio Macri pierde Cristina Fernández de Kirchner, atentan contra los planes del oficialismo y complican la tarea.
Aún así, el principal eje en esta nueva etapa camino a octubre pasa por intentar quebrar ese eje y “provincializar” los comicios.
Bajo esos preceptos hay una nueva hoja de ruta que no sólo contempla una gráfica diferente sino que además se plantea otro enfoque desde lo conceptual y discursivo. Por esa vía ya se mueven los candidatos.
A eso, se le debe sumar el nuevo esquema de trabajo territorial que contempla la designación de coordinadores generales que cubren todo el mapa provincial por zonas; en Capital es por seccional y en el interior es por departamentos.
Justamente, el miércoles por la noche, el comando de UPC convocó a una cena a todos los dirigentes afectados al operativo electoral con el propósito de monitorear las acciones proselitistas y reforzar algunos de los lineamientos impartidos en la última reunión que encabezó el gobernador Schiaretti.

“Chovinismo”
Fue un encuentro en un ambiente de camadería y no estuvieron el mandatario provincial ni los dos primeros candidatos. Sugestivamente tampoco asistió el intendente de La Calera, Rodrigo Rufeil quien, al menos hasta las PASO, se había desempeñado como jefe de campaña.
La reunión tuvo lugar en el salón Inglo Multiespacio de barrio Alta Córdoba, hubo empanadas de entrada y parrillada completa como plato principal, el postre fue helado. Participaron legisladores, ministros, concejales, intendentes, funcionarios provinciales, entre otros referentes del PJ, y los dos primeros oradores fueron Carlos Massei y el consultor político Luis Dall`Aglio. Luego tomaron el micrófono Passerini y Cassinerio.
El ministro de Gobierno es quien está ocupando el rol de coordinador general de la campaña mientras que el asesor externo integra el equipo a cargo de la nueva estrategia comunicacional.
Allí, se indicó que el trabajo proselitista se dividirá en dos: una primera parte, que es la actual, destinada a la instalación de la idea de “cuidar a Córdoba”; mientras que en los próximos días comenzará la etapa donde se difundirán las propuestas.
Según los oradores y a la luz de los resultados de estudios encargados después de las PASO, la idea de la defensa de Córdoba frente a los repartos inequitativos de la Nación en materia de subsidios y fondos nacionales, está penetrando en los cordobeses. Y justamente por esa línea se conducirán los candidatos y dirigentes hasta octubre.
En distintos párrafos de su mensaje, Dall`Aglio habló de “chovinismo” para pedirle a los presentes que focalicen en ese eje, en la defensa de la provincia y en una especia de patrioterismo cordobés frente a las situaciones desiguales la Nación plantea, por ejemplo, respecto a la provincia de Buenos Aires. El pedido de extremar el cordobesismo no es arbitrario y responde a una receta que surgió efecto durante el gobierno del José Manuel de la Sota cuando la relación con el kirchnerismo se tensó al máximo.
Habrá que ver si efectivamente el 22 de octubre esa fórmula se traduce en más votos para UPC.