Último intento de UPC por quebrar eje CFK vs Macri

La estrategia de campaña del peronismo cordobés hace foco en romper con la idea de la grieta y apunta a provincializar la elección. “Votar a Martín, ¿es votar en contra de Macri? No. Es votar por candidatos con experiencia”, dicen los nuevos spots.

upcA menos de 30 días para el partido decisorio, los jugadores agudizan sus estrategias electorales. Después de analizar minuciosamente cómo quedó el escenario pos PASO, los equipos que se enfrentarán el domingo 22 de octubre salen a la cancha siguiendo los lineamientos de trabajo indicados por sus respectivas fuerzas políticas. El objetivo macro es el mismo para todos: ganar la elección. Pero claro, la realidad se presenta distinta para cada uno.
La lista que patrocina en Córdoba el presidente Mauricio Macri arrancó este segundo tiempo electoral sabiendo que difícilmente el oficialismo provincial pueda revertir los resultados del 13 de agosto. Aún así, lejos de descansar en la ventaja de los 16 puntos que le sacó a Unión por Córdoba (UPC), Cambiemos engordó sus apetencias políticas y ahora se propone superar el 44 por ciento de las primarias marcando por encima de los 50 puntos en octubre. Con ese horizonte, el sueño de las seis bancas propias está cerca; panorama que alentó a los socios minoritarios de la coalición a redoblar los esfuerzos ante la posibilidad de que un representante del Frente Cívico pueda desembarcar en la Cámara Baja.
Lo cierto es que la delegación local del espacio de los globos amarillos no se corre un centímetro del manual duranbarbista, y por ese camino se conducirá hasta las legislativas. Lógico. ¿Para qué cambiar el libreto que los llevó al triunfo?.
Profundizar la nacionalización de las legislativas, no dejar casa sin “timbrear” y no exponer al primer candidato Héctor Baldasssi, son algunos de los rieles por donde corre la campaña cambiemita.
Distinto es el panorama para el peronismo cordobés. UPC encara este tramo de la contienda electoral parado en el segundo lugar del podio; un puesto que lo desmoralizó y lo empujó a una profunda crisis interna. Mientras se inicia un proceso de reconversión con mira al 2019, el gobernador Juan Schiaretti como conductor del espacio y responsable político llamó a redoblar los esfuerzos para mejorar la performance de agosto.
Para el afuera, los resultados se suavizan repitiendo que el PJ nunca superó los 30 puntos en las elecciones de medio término, el fuerte –insisten- son las elecciones provinciales donde los cordobeses terminan respaldando a UPC. Sin embargo, hacia adentro las lecturas son diferentes.
Achicar la diferencia con Cambiemos y preservar las tres bancas que el peronismo pone en juego, son dos de los principales objetivos que rigen las actividades de campaña para lo que queda del recorrido electoral.
De allí el giro estratégico encarado por el nuevo equipo de comunicación que incluyó diversos cambios –incluso- hasta en la forma y los colores del logo de UPC, como ya adelantamos desde estas páginas.
Ninguna acción del PJ ni de sus candidatos está librada al azar, todo lo contrario. Cada paso que dan en clave electoral es resultado de un minucioso estudio y análisis del comportamiento del votante en función a los resultados de agosto.
Las correcciones que se introdujeron en la campaña gráfica también aplican para lo discursivo. El perfil combativo y confrontativo con el eje puesto en el presidente Mauricio Macri ya no va más. Ahora, la cosa está centrada en “cuidar a Córdoba para seguir haciendo” y el principal actor ya no es el gobernador Schiaretti sino el propio Martín Llaryora.
La guía “Qué decimos hoy” que distribuye el PJ entre candidatos y dirigentes con responsabilidad electoral, señala: “no tenemos que caer en peleas, recordar siempre que el mensaje de UPC se apoya en lo que hace el gobierno, es de esperanza, de futuro, es para seguir haciendo y avanzar”.
Pero sobre todo hay un eje claro que es vertebral en esta segunda etapa de campaña del oficialismo provincial, y que se repite en todos los mensajes de WhastApp que reciben a diario los peronistas con el propósito de unificar el mensaje: se debe romper con la falsa discusión Mauricio Macri o Cristina Fernández de Kirchner.
“Estas elecciones van a estar permanentemente nacionalizadas por los medios, buscando la grieta entre Macri y Cristina. Esto confunde a la sociedad, porque no está en juego el futuro de un presidente, sino la elección de los representantes de la provincia en el Congreso Nacional, para que cuiden a Córdoba y poder seguir haciendo las obras”, dicen los textos que se replican en los teléfonos de los peronistas, y que los dirigentes deben repetir y sostener en público. La premisa es desnacionalizar la elección y, por ende, provincializarla, ya que de esa manera el oficialismo cree que tiene chances de crecer unos puntos más en octubre.
Esa misma línea siguen los nuevos spot de campaña que, por ahora, se ven sólo por las redes sociales, donde el peronismo busca aclarar que la pelea no es entre el actual presidente y la ex mandataria. “Nuestro eje es claro: como te dijimos, no elegimos ni presidente ni presidenta; elegimos los diputados nacionales que van a cuidar a Córdoba en el Congreso. Votar a Martín, es votar en contra de Macri? No. Es votar por candidatos con experiencia”, señalan.



2 Comentarios

  1. Schiaretti es un buen soldado de los neoliberales. Ganarle a Cambiemos aquí en Cba implica SALIR A MARCAR las mentiras de Macri y la actitud depredadora de su gobierno. El verdadero peronismo esta representado hoy en la lista de Unidad Ciudadana. Después de la contundente derrota que Schiaretti sufrirá se le TERMINARAN las aspiraciones «nacionales». Luego, y de cara al 2019, tendrán que alinearse con la conducción de Cfk si realmente quiere que la gobernación de Cba no caiga en manos de Ramón Mestre dado que los 10-15% que tiene Unión Ciudadana serán VITALES para EVITAR el desenbarco de Cambiemos.»NO TIENE OTRA OPCIÓN «

Dejar respuesta