FIT levanta perfil con dirigencia nacional

La lista del Frente de Izquierda realizó ayer su lanzamiento de campaña junto a candidatos bonaerenses y porteños.

Dirigentes locales del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) participaron ayer del lanzamiento de la campaña hacia los comicios del 22 de octubre junto a referentes de los principales distritos del país.
Con 85.316 votos en agosto, la principal lista trotskista cordobesa quedó en el cuarto puesto en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), a casi 110 mil votos del kirchnerismo englobado en el Frente Córdoba Ciudadana.
Si dichos guarismos se repitiesen en octubre, el FIT cordobés no lograría ingresar a la Cámara Baja del Congreso. Sin embargo, los rojos no se dan por vencidos y confían descontar lo necesario para obtener un escaño en Diputados.
La presencia de figuras cordobesas junto a los candidatos de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires demuestran la intención de los referentes nacionales de apostar a la elección cordobesa para sumar una banca más en el Congreso.

Sumatoria múltiple
El frente que componen el Partido Obrero, Izquierda Socialista y el Partido de los Trabajadores Socialistas se ha convertido en uno de los mejores (y pocos) ejemplos de unidad duradera de partidos de izquierda, que en general se han caracterizado en Argentina por su balcanización. Además, la confluencia les permitió acceder a escaños en el Congreso y en legislaturas provinciales como no lograban por separado.
En Córdoba, la unidad abonó a que la izquierda aumentase de una a tres bancas en la Legislatura Unicameral, pero la posibilidad de colocar candidatos cordobeses en el Congreso Nacional continúa siendo esquiva.
En 2013 el FIT creyó hacerse con una banca, pero el escrutinio definitivo terminó concluyendo que le correspondía al radicalismo. El corriente también es un ciclo electoral de medio término, en el que las fuerzas minoritarias han conseguido históricamente mejores desempeños, situación que reentusiasmó a la izquierda.
Desde que se conoció la cuadrilla de listas y candidatos hacia las PASO, el FIT supo que debería competir con el Frente Córdoba Ciudadana por el tercer puesto, como una forma de asegurarse el ingreso al Congreso. Sin embargo, la polarización de los comicios entre Cambiemos y el kirchnerismo dio un envión imprevistoa la lista que encabeza Pablo Carro, permitiéndole repetir la performance de la exrectora Carolina Scotto con casi el 10 por ciento de los votos.}
Los trotskistas no se desaniman, comenzarán a aplicar en Córdoba la misma estrategia que utilizarán en el resto de los distritos, apuntando directamente hacia el kirchnerismo. La izquierda acusa al ex Frente para la Victoria de haber acordado y apoyado propuestas del oficialismo en el Congreso de la Nación durante el último año y medio, y de querer cubrirse con un discurso antimacrista en la campaña.
El concepto del kirchnerismotraidor también se extiende a la dimensión sindical. El FIT acusa a las fuerzas gremiales k por haber frenado medidas de fuerza más drásticas, como paros generales. La presencia del titular de Adiuc y de la CTA Córdoba como primer candidato de la lista cordobesa facilitaría la instalación del mensaje.
La inclusión de Córdoba junto a la dirigencia nacional del FIT tiene como objetivo ayudar a reproducir e instalar dicho discurso. Entre otros, estuvieron presentes los candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires Nicolás del Caño (PTS, ex candidato presidencial), Romina del Pla (PO, sindicalista docente) y Juan Carlos Giordano (IS, actual diputado); el postulante bonaerense al Senado, Néstor Pitrola (PO); y los candidatos porteños al Congreso y a la Legislatura Marcelo Ramal (PO) y Myriam Bregman (PTS).
Con estas consignas, el trotskismo cordobés pretende redirigir a su canasta los votos de varias listas que no competirán en octubre, o que lo harán con menos posibilidades de acceder a una banca: los cambiemitas disidentes de Dante Rossi, la alternativa trostkista de Izquierda al Frente por el Socialismo, y los ex Progresistas del GEN y de la coalición Somos (Partido Socialista y Libres del Sur).
Además, el FIT buscará sumar para su costal a una porción de los más de 200 mil cordobeses que, a pesar de no haber votado en las PASO, sí lo harían en las elecciones de octubre.