Legisladores tucumanos repudian hoy la ordenanza antiazúcar

Se presentaron cinco proyectos en ese sentido. Peronistas y radicales, unidos.

Osvaldo Jaldo, vicegobernado de Tucumán.

La Legislatura tucumana realizará hoy una sesión especial para declarar su rechazo a la ordenanza antiazúcar sancionada la semana pasada por el Concejo Deliberante de Córdoba. Peronistas y radicales, unidos en contra de la norma que, temen los tucumanos, podría afectar la principal industria de la economía provincial.
Representantes de siete bloques legislativos de Tucumán presentaron proyectos de repudio de la ordenanza aprobada por unanimidad por los concejales cordobeses para restringir el uso del azúcar en los bares y difundir que es un producto que puede dañar la salud.
En el embate contra la ordenanza inicialmente promovida por Lucas Balian y Juan Balastegui, pero votada luego por todas las bancadas del Concejo Deliberante, coinciden tanto legisladores peronistas como radicales.
El proyecto de resolución firmado por los radicales José Canelada y Adela Estofán propone “rechazar enfáticamente la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba que elimina el azúcar de las mesas en los locales gastronómicos y obliga a solicitársela a los mozos a los clientes que la requieran, en tanto afecta de manera directa los intereses de la industria azucarera y de los tucumanos en general”.
El proyecto del bloque oficialista Tucumán Crece, en tanto, con algo más de dureza, manifiesta “su rechazo a la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba que limita la provisión de azúcar en bares y restaurantes, y los argumentos esgrimidos para su implementación con el nombre falaz de ‘Uso Responsable del Azúcar’, fomentando la oferta de bebidas y alimentos con cero contenido en azúcar. Apoyar las gestiones del señor gobernador Dr. Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo, tendientes a lograr la revisión de tal medida, fundamentandp_científicamente la falsedad de los criterios que justifican la res tricción de este producto natural y jOromoción de sustitutos”.
Muy duro ha sido el vicegobernador Osvaldo Jaldo. Para el peronista, la ordenanza “es una luz amarilla, porque empieza en Córdoba pero no sabemos dónde termina”.
Para Jaldo, detrás de la ordenanza “hay intereses internacionales y lobbies internacionales que vienen contra los tucumanos, que vienen contra el azúcar y nuestra obligación como gobierno es reaccionar primero y eso ya lo estamos haciendo con el gobernador para tomar los recaudos y las coberturas que sean necesarias para que esa ordenanza no tenga efecto en la ciduad de Córdoba”.
A su vez, en declaraciones a radio Universidad, el ministro de Producción de Tucumán, Luis Fernández, dijo: “Vamos a hacer todo lo posible, que esté dentro de la ley, para intentar que esa ordenanza la vete el intendente o deje de tener efecto”, agregó.

Cossar
Desde Córdoba, en tanto, el secretario de Modernización de la Municipalidad, Marcelo Cossar, aseguró que no hay otro interés que el cuidado y la promoción de la salud como objetivo de la ordenanza. Respecto de la reacción de los tucumanos, sostuvo que “están entendiendo mal lo que es hacer campaña, sino esto no se entiende”.