El deseo de Juez

Mientras el periodista esperaba su café en un céntrico bar, aprovechó para comunicarse telefónicamente con el dirigente juecista.

Periodista: ¿Cómo le va? ¿Qué me cuenta de nuevo?

Dirigente Juecista: Acá andamos, entusiasmados, desde el domingo largamos con todo.

P.: Se lo escucha muy entusiasmado.



D.J.: No es para menos; si los astros se alinean, el juecismo volverá a la cámara de diputados. Tenemos muchas esperanzas.

P.: Ya me imagino.

D.J.: El propio Luis (Juez) está en Córdoba y ya comenzó a hacer algunas recorridas. Todos tenemos que poner esfuerzo para que Cambiemos gane seis bancas y Walter Nostrala sea diputado.

P.: Cuénteme en qué anda el embajador

D.J.: Mire, le paso una foto de hoy (por ayer), que estuvo visitando a los chicos de una escuela de San Vicente.

P.: A ver… Una escuela sólo de hombres, Juez se habrá ganado la audiencia con alguno de sus clásicos chistes.

D.J.: Usted lo conoce a “Luisito”, él es así.

P.: También veo una torta y vela de cumpleaños.

D.J.: Claro, Luis cumpló años ayer (por el miércoles).

P.: A dos años de su última derrota, cuando obtuvo el cuarto puesto para la Intendencia. ¿Habrá pedido un deseo con la torta?

D.J.: Y, ya se imagina que, si lo pidió, seguro fue que la derrota no se repita.