Schiaretti refuerza receta histórica: gestión

En el último tramo de la campaña hacia octubre, el gobernador busca mostrar su perfil de gestor y propone una enérgica defensa de las obras realizadas en Córdoba con fondos propios. Apela al “voto cemento” con anuncios millonarios volcados a infraestructura provincial.

Por Yanina Soria
[email protected]

El peronismo provincial transita un sinuoso camino hacia las legislativas de octubre. Los 16 puntos que, provisoriamente, separan la lista de Cambiemos con la del oficialismo provincial constituyen el primer objetivo de un PJ dispuesto a intentar dar batalla.
El tiempo corre y no hay lugar para fórmulas mágicas. La posibilidad de revertir los resultados es casi nula por lo que ahora la misión justicialista se centra en no dejar avanzar aún más al adversario amarillo en territorio cordobés. Por contrapartida, el peronismo tratará de engordar el caudal electoral que obtuvo el 13A y se ilusiona con alcanzar el cuarto escaño que sería para el delasotista Daniel Passerini.
Superada la fase de los lamentos, Unión por Córdoba (UPC) se propuso reorganizar territorialmente el trabajo y motorizar el aparato. Su conductor, el gobernador Juan Schiaretti, reunió a la tropa días atrás, sacudió a los jefes locales del peronismo y les pidió despabilarse para encarar el último tramo hacia el domingo 22.
Mientras los encargados de trazar la estrategia electoral avanzan en los spots que se verán cuando se relance formalmente la campaña junto con la nueva gráfica, el mandatario provincial se “schiarettiza” y vuelve sobre su receta original: reforzar su perfil de gestor. El que mostró durante su primer gobierno y que le permitió concluir ese mandato con un alto nivel de imagen positiva pese a haber ganado la gobernación en un final de bandera verde. Un perfil que también le reconoció el propio José Manuel de la Sota cuando en el 2011 le agradeció su triunfo.
Ahora, frente a una elección nacionalizada donde el duelo Macri vs. Cristina Fernández de Kirchner copó la parada, Schiaretti se reinventa y propone una enérgica defensa de las obras realizadas en Córdoba con fondos propios. Hace visible su gestión y, en esta fase electoral, apela al “voto cemento” con anuncios millonarios para la obra pública; dijo que volcará 150 millones de dólares mensuales a infraestructura provincial.
Por esa vía se condujo ayer en la Bolsa de Comercio donde, en el marco de los Ciclos de Coyuntura 2017, brindó una charla ante un auditorio de una entidad “muy PRO”, según sus propias palabras. Allí expuso el plan que desarrolla la Provincia en materia de obras y ofreció un diagnóstico de la situación fiscal.
Aunque con un tono menos confrontativo que el que venía utilizando para referirse a la Nación y al presidente Macri, Schiaretti insistió ayer con el reclamo de Córdoba por los fondos nacionales.
Dijo que el programa de obras previsto tendrá continuidad gracias a la situación fiscal de la Provincia a pesar de la demora en recibir los recursos comprometidos por el poder central. Inmediatamente señaló que no quiere polemizar con Cambiemos pero sí dejar en claro que “de no llegar esos fondos, la obra pública no se detendrá, porque tomamos la precaución”.
Por otro lado, también se refirió a la estrategia que Córdoba propone para afrontar el problema que se abriría para la provincia si es que la Corte falla a favor del reclamo de la gobernadora María Eugenia Vida por el Fondo del Conurbano Bonaerense. Ese es otro frente que el gobernador encara activamente desde la Liga de mandatarios PJ. “Es la responsabilidad histórica del actual Gobierno nacional de comenzar a dar marcha atrás en la concentración de recursos, y esto es lo que estamos planteando en la Provincia. Porque si no se hace eso se va a sacralizar el centralismo porteño” disparó el titular del Ejecutivo cordobés.



Dejar respuesta