La carta de Cristina expuso su talón de Aquiles

Convocar a las fuerzas opositoras ha logrado desnudarla frente al electorado. No es la candidata imbatible que parecía ser, como un Aquiles que ha dejado expuesto su talón. Por eso, quienes buscan conducir al peronismo saben que no pueden apostar a ella.

Por Javier Boher
[email protected]

El lunes a la noche se hizo pública una carta abierta de la expresidenta Cristina Kirchner al pueblo de la provincia de Buenos Aires. Por sus declaraciones, parece que efectivamente se viviera en un clima opresivo, en contraste con la libertad que se habría disfrutado durante su gobierno.
La expresidenta afirma que “Este gobierno no escucha. Este gobierno no rectifica”. Es impresionante la amnesia selectiva que la atacó. Siendo la autora de la célebre frase “armen un partido y ganen las elecciones” para defender su gestión, ahora pide que el gobierno escuche a quien jamás prestó la oreja a opositores.
Alguien dijo que la democracia no es la voluntad de la mayoría, sino el respeto por las minorías. Eso hoy le duele a la expresidenta, porque el gobierno no está dispuesto a escuchar a un partido que a nivel nacional representa a menos de un tercio del electorado.
Sobre esa misma premisa, no hay sentido para que Cambiemos piense en rectificar el camino. Si pensara en escuchar a quienes gobernaron doce años, ¿por qué habría de hacer campaña diferenciándose de ellos?
Atenta a que entró en un callejón sin salida, Cristina Kirchner se ve en la obligación de redoblar la apuesta: es matar o morir. Cualquier opción que no sea ganar la elección, para ella es una derrota. Por eso llama a la unidad ciudadana, justificando el nombre de su frente.
Cualquier persona que conozca de peronismo sabe que ese llamado a la unidad sólo es válido cuando se le pretende arrebatar el poder al que condujo hacia una derrota, por eso Massa se ha vuelto a ilusionar con aglutinar al justicialismo bonaerense.
Convocar a las fuerzas opositoras ha logrado desnudarla frente al electorado. No es la candidata imbatible que parecía ser, como un Aquiles que ha dejado expuesto su talón. Por eso quienes buscan conducir al peronismo saben que no pueden apostar a ella.
No hay que confundirse: de cara a octubre algunos intendentes abandonarán a Massa o a Randazzo para conservar el poder en sus distritos, simplemente porque en las PASO Cristina logró un buen resultado allí donde ellos ponen en juego su liderazgo territorial.
Su llamado a pelear contra el ajuste que puede venir, en defensa de un futuro mejor, no cuaja con los indicadores de confianza del consumidor ni con los resultados de las PASO. Esa confianza en el futuro que reflejan las encuestas y el rechazo al pasado que se expresó en las urnas es la flecha con la que el gobierno pretende acertar sobre el talón de Cristina.



Dejar respuesta