Izquierda al Frente busca empardar al FIT con discurso anti-K

La coalición que encabeza Luciana Echevarría le imputa a FIT el voto a favor de Julio de Vido en el intento de desafuero.

Desde que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se instalaron como filtro para los partidos minoritarios, en la ronda electoral de 2011, los partidos Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y Nuevo MAS no participaron de los comicios generales, al no alcanzar el piso de votos válidos que requiere la ley en las sucesivas renovaciones legislativas.
Este hecho es uno de los que revaloriza la hazaña que este año logró Izquierda al Frente por el Socialismo, la coalición que dichos partidos conformaron tras la negativa del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) de aceptarlos en su seno como nuevos integrantes.
Confirmada su participación en los comicios del 22 de octubre, la alternativa de izquierda quiere continuar creciendo entre el electorado cordobés. Para ello, buscará plantearse como una opción opositora renovada, que contraste tanto con el kircherista Frente Córdoba Ciudadana como con los trotskistas del FIT.

Encuentro provincial
El fin de semana se celebró el Encuentro Provincial del MST, columna vertebral de Izquierda al Frente, con los candidatos Luciana Echevarría y Raúl “Gato” Gómez a la cabeza. El mismo tuvo lugar en las instalaciones del ACV y reunió a militantes y dirigentes de esta fuerza de los distintos departamentos cordobeses.
Allí se realizó un balance de las primarias y se proyectó el trabajo a realizar en la campaña de cinco semanas de duración que comienza este domingo. La evaluación de las PASO entusiasmó a la militancia, puesto que el requerimiento legal de obtener al menos el 1,5 por ciento de los votos válidos (positivos más blancos) había frenado su participación en los comicios generales de 2013 y de 2015.
En la primera ocasión, el Movimiento al Socialismo (Nuevo MAS) acumuló 24.508 sufragios, apenas el 1,25 por ciento de los votos válidos. En 2015, el MST alcanzó los 11.505 votos (0,59 por ciento) y su actual aliado 8.258 sufragios (0,42 por ciento).
A pesar de reiterados intentos, las tres fuerzas que componen el FIT (Partido Obrero, Partido de los Trabajadores Socialistas, e Izquierda Socialista) no permitieron que estos dos partidos, que se definen como trotskistas y morenistas, se integrasen a su coalición.
De dicha negativa surgió Izquierda al Frente, una nueva alianza cuyo nombre y estética provocó múltiples planteos judiciales por parte del FIT, que aducía una voluntad manifiesta de confundir a los votantes por parte del nuevo sujeto electoral.
La alianza rindió sus frutos, porque Izquierda al Frente no sólo se ganó su lugar en los comicios de octubre en un escenario de elevada polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo, sino que lo hizo obteniendo más del doble de los sufragios que recibieron el MST y el Nuevo MAS en las primarias del 2015. De los casi 20 mil votos, en las PASO de este año Izquierda al Frente obtuvo 44.699 votos, equivalente al 2,26 por ciento de los votos positivos.
Además, en paralelo, las primarias registraron un estancamiento del FIT que contrasta con el crecimiento de Izquierda al Frente. La fuerza que hoy encabeza Liliana Olivero obtuvo 87.790 votos (4,47 por ciento) en las PASO del 2015, mientras que el pasado 13 de agosto recibió apenas 85.315 sufragios (4,32 por ciento).
En Izquierda al Frente evalúan que el electorado que quiere oponerse tanto al ejecutivo nacional (Cambiemos) como al gobierno provincial (Unión por Córdoba), deberá optar en octubre entre el kirchnerismo, el FIT y su propia lista.
Por ello, sus cañones estarán orientados con dos ejes. Por un lado, continuará mostrándose como la alternativa renovada al FIT, aprovechando particularmente la diferencia generacional entre Echevarría y Olivero.
En simultáneo, Izquierda al Frente intentará visibilizar los acuerdos que el kirchnerismo ha tenido en el Congreso con Cambiemos. “Hay que frenar el ajuste que (Mauricio) Macri y (Juan) Schiaretti preparan para después de octubre y el kirchnerismo no lo hará. Alertamos al votante que acompañó al kirchnerismo que sus candidatos los van a traicionar como vienen haciendo. En campaña posan de opositores, pero en el Congreso votan las leyes del macrismo. Hace falta construir algo nuevo para frenar al macrismo en serio, ese es el desafío”, explicó la candidata Echevarría.
Este planteo es, al mismo tiempo, un tiro por elevación para sus contrincantes del FIT, cuyos diputados apoyaron en la cámara baja al ex ministro K Julio de Vido, cuando Cambiemos intentó quitarle sus fueros. Izquierda al Frente se mostró crítica del otro sector de la izquierda en este sensible tema, que habría funcionado como un yunque en las urnas cordobesas para el FIT.