Nicolacismo se sumó a la radicalización de la campaña

Con un ojo en el 2019, la UCR sigue incorporando jugadores rumbo a octubre.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

nicolacismoCon la sigla UCR de fondo, estampada en ladrillos blancos sobre una pared roja, el local del Comité de la Novena, adonde oficia de anfitrión el nicolacismo, recibió en la noche del lunes a casi todos los candidatos a diputados nacionales de Cambiemos. La radicalización de la campaña sigue en marcha.Fuerza Renovadora, el núcleo interno de la UCR que comanda el legislador Miguel Nicolás, estuvo ausente en las PASO porque no integró ninguna de las dos listas en disputa: ni la que conforman el PRO y el mestrismo, ni la que se opuso, la alfonsinista de Dante Rossi. La situación del nicolacismo fue parecida a la del negrismo, que también optó por el abstencionismo pacífico. Justamente el negrismo, el grupo Morena, se incorporó a la campaña de Cambiemos para la elección de octubre la semana pasada con un plenario al que invitó a los candidatos a diputados nacionales. Este lunes, fue el turno del espacio de Nicolás.
Una carpeta médica que parece afectarlo sólo para las cuestiones partidarias fue la razón/excusa por la que el intendente Ramón Mestre faltó a la cita. Tampoco estuvo el primer candidato de la lista, el macrista extremo Héctor Baldassi, a quien la agenda parece salvarlo siempre de compartir celebraciones con sus socios radicales (el ex negrista Alberto Ambrosio, ahora principal apoyo político provincial del ex árbitro, sí concurrió a la Novena, en un gesto que suavizó la ausencia de aquél).
En cambio, sí estuvieron Diego Mestre, Brenda Austin y Soledad Carrizo, los tres principales candidatos radicales, el macrista (ex radical y ex juecista) Gabriel Frizza, el juecista Walter Nostrala y el lilista Gregorio Hernández Maqueda.
También fue al Comité el diputado nacional Mario Negri, cuyos movimientos son seguidos con atención en la UCR desde que comenzó a ganar protagonismo político como la espada parlamentaria más filosa del presidente Mauricio Macri, convirtiéndose en una opción para la candidatura a gobernador 2019. Negri, como la Esfinge, lanzó un enigma al radical: dijo que quiere ser gobernador y no candidato. ¿Acaso pretende saltarse la etapa inevitable? Por supuesto que no; quiere decir que no está dispuesto a atravesar una lucha interna.
El plenario (definición radical para un acto sin pretensiones de masividad) fue parte de la estrategia que, con distintos intereses que se manifestarán a partir de octubre, consiste en mostrar a la UCR como la pieza fundamental de Cambiemos.
Los candidatos hablaron a los radicales, agradeciendo el trabajo de la militancia y ratificando el compromiso con el gobierno de Macri, que está siendo atacado por el kirchnerismo con delirantes teorías en torno a la desaparición de Santiago Maldonado.

El 2019
Al cerrar, Miguel Nicolás llamó a trabajar en la campaña y a fiscalizar en las elecciones generales porque “Córdoba debe garantizar el triunfo en octubre como un anticipo de que Cambiemos quiere lo que la gente mediante el voto viene manifestando: gobernar esta provincia a partir del 2019”. Después de todo, para los radicales 2017 no es sino el aperitivo del plato principal: recuperar la Gobernación, y con un candidato propio y no uno macrista.