Fin a la guerra de consultas (octubre será más simple)

La Junta Electoral Nacional desestimó el pedido de Ramón Mestre y una treintena de intendentes UPC que pretendían realizar las consultas con las legislativas. La UCR acusó al PJ de “presionar a los jueces”.

Por Yanina Soria
[email protected]

La Junta Electoral Nacional de Córdoba puso fin ayer a la (absurda) jugada política de radicales y peronistas para intentar realizar sendas consultas populares junto a los comicios legislativos.
Finalmente las solicitudes de la ciudad de Córdoba y otros 32 municipios gobernados por Unión por Córdoba (UPC) para introducir en los cuartos oscuros las boletas por el SI o por el NO a distintas preguntas según cada jurisdicción, fueron desestimadas.
La Justicia argumentó que pegar esta herramienta de participación ciudadana a los comicios de medio término donde se eligen diputados podría confundir al electorado, se trata de cuestiones de naturaleza distinta y recordó que la primera instancia es obligatoria mientras que la segunda, optativa. Además puso en relieve el gasto y la logística doble que supondría la puesta en marcha de esta iniciativa.
Hasta allí, las consideraciones jurídicas. Ahora, las netamente políticas que son las que subyacen a la jugada de cada sector.
Cuando el intendente Ramón Mestre anunció, en pleno conflicto del transporte urbano de pasajeros, que enviaría al Concejo Deliberante un proyecto de consulta popular para realizar en simultáneo a las PASO, sobrevino la polémica.
Inmediatamente desde el peronismo provincial cuestionaron esa decisión y sostuvieron que se trataba de una maniobra política en pleno año electoral. Incluso, el propio gobernador Juan Schiaretti se había pronunciado al respecto considerando que no debía realizarse el mismo día de las elecciones. Aún así, el intendente capitalino siguió adelante con su misión pese, incluso, al primer revés judicial que recibió.
El radical redobló la apuesta y se jugó a realizar la consulta en octubre: “La consulta popular necesita más tiempo de organización dijo la Justicia. Propondré trasladarla junto a las elecciones generales de octubre”, había dicho el jefe comunal.
El peronismo reaccionó y, a través de un grupo de intendentes, propuso una contra ofensiva. Los jefes comunales PJ se juntaron y resolvieron realizar también en las distintas comunas y municipios sus respectivas consultas populares con un contenido distinto al planteado en Capital. La idea fue hacerle preguntas a los cordobeses con respuestas (obvias) respecto al reparto de los subsidios nacionales a los servicios públicos.
Para ello, los intendentes y jefes comunales enviaron a los respectivos concejos deliberantes el proyecto, y tras su aprobación, firmaron un decreto reglamentario. Según lo acordado, cada autoridad municipal mantenía cierta autonomía para elegir sobre qué servicio preguntar pero siempre respetando ese eje. El objetivo no fue otro opacar el intento de Mestre de concretar la consulta en la ciudad.
En el medio de esta pulseada pasaron las Primarias y los resultados adversos para el oficialismo provincial también impactaron en esta estrategia que quedó algo debilitada. La movida de los dirigentes PJ del interior incluía a por lo menos 50 comunas y municipios que se sumarían a la iniciativa, entre ellos, las ciudades más grandes gobernadas por el justicialismo. Finalmente, fueron 32 las localidades que elevaron sus solicitudes a la Junta Electoral Nacional. El lunes pasado tuvo lugar la audiencia pública que realizó la Justicia Federal donde las distintas fuerzas políticas que superaron el piso de 1,5% de la PASO, pudieron expedirse respecto a esos pedidos.
Todos los espacios políticos, a excepción de Cambiemos, se mostraron en contra de hacer consultas en simultáneo, incluso el propio PJ que estuvo representado por el ministro de Gobierno Carlos Massei. Su presencia en la sala derivó en la rápida reacción por parte del radicalismo que lo acusó de “presionar a los jueces”.
“Inaceptable actitud de Carlos Massei presionando sin legitimidad a la Junta Electoral Nacional para evitar q se realice la consulta popular que impulsan el intendente Ramón Mestre y la Municipalidad de Córdoba. Y más inaceptable que la Junta Electoral Nacional le haya permitido participar y hablar cuando carece de legitimidad para hacerlo”, señalaron desde el Comité Central de la UCR. Ayer, desde el municipio cordobés insistieron con esos conceptos y apuntaron al PJ por querer “evitar que los vecinos se expresen”.
En tanto, los intendentes PJ aplaudieron la resolución y, hacia adentro, aseguraron que ganaron esta pulseada política. La única que, por ahora, pueden celebrar.