De la Sota salió a desmarcarse de Schiaretti

El ex gobernador copó el centro de la escena local ayer anunciando su nueva faceta de empresario de la industria textil. Además, opinó sobre el desempeño de UPC en las PASO y se despegó del gobernador.

Por Yanina Soria
[email protected]

SotaMientras el peronismo cordobés, bajo las directivas del gobernador Juan Schiaretti, intenta a contrarreloj reinventarse para evitar una nueva paliza electoral en octubre, ayer el ex gobernador José Manuel de la Sota copó la parada de la escena local. Pero su protagonismo en los medios cordobeses e incluso en algunos nacionales nada tuvo que ver con la cuestión política. O al menos eso intentó demostrar.
En realidad, el ex candidato a presidente fue noticia luego de que se conociera un proyecto personal que ya había anunciado ante los suyos en su casa de Río Cuarto aquella tarde del domingo 13 de agosto, tras votar y antes de partir rumbo a Brasil. Se trata de la apertura de un local de ropa en la ciudad del sur provincial donde venderá, entre otras, su propia marca en la que ya trabaja.
Hábil y provocador, el ahora también empresario textil dijo que llamará a su línea de indumentaria masculina “El Hombre”, el mismo nombre que utilizó para el libro que presentó en 2015 y que le sirvió de plataforma para el lanzamiento de su candidatura presidencial. Primera señal de que esta iniciativa de ninguna manera significa su jubilación política. Todo lo contrario. Quienes lo conocen aseguran que De la Sota terminará capitalizando políticamente esta idea.
En diálogo con distintos medios, el ex gobernador sobreactúo ayer ese perfil de hombre aprendido y reflexivo con el que reapareció en el 2011 para su última candidatura por la gobernación de Córdoba.
Desde allí leyó el revés electoral que Unión por Córdoba (UPC) obtuvo en la primera instancia electiva de este año y, como si fuera un observador externo del tablero político, opinó sobre el desempeño del peronismo cordobés en esa fase. Morigeró la derrota –en la que no se inlcuyó-considerando que, generalmente, en las elecciones intermedias el justicialismo cordobés no anda tan bien como sí lo hace en los comicios en que se elige gobernador.
Tan ajeno se mostró de la campaña del PJ que en diálogo con radio FM Gospel de Rio Cuarto dijo: “UPC está haciendo una muy buena campaña para ganar en octubre las elecciones, y tiene posibilidades”.
El tres veces titular del Ejecutivo provincial buscó desmarcarse también de su socio político Juan Schiaretti: “Yo hace mucho tiempo que no estoy como dirigente político, yo entiendo que si hay que charlar y ver el rumbo que tiene que tomar UPC mi amigo Juan Schiaretti me va a llamar y vamos a charlar como siempre lo hacemos. No soy yo quien tiene que elegir caminos hoy, creo que la responsabilidad es del actual Gobernador”.
Luego señaló que cada uno tiene una manera distinta de trabajar pero inmediatamente aclaró que siguen los mismos objetivos “por eso sobrevivimos a todos lo que pasamos, porque somos un gobierno organizado y tenemos una población corajuda”, acotó.

La interna
Los 16 puntos que Cambiemos le sacó al peronismo en agosto y la posibilidad de que esa brecha se amplié a favor del espacio amarillo en octubre, profundizó aún más la grieta siempre presente dentro del peronismo cordobés.
La decisión de De la Sota de correrse del sendero electoral de este año fue el primer traspié del peronismo y el primer reproche del schiarettismo. Si bien el mandatario justificó ese accionar en que era necesario dar lugar a las nuevas generaciones de dirigentes, las especulaciones en torno a su declinación fueron muchas.
Esa situación modificó el tablero político interno, luego sobrevino el armado de una lista en la que el gobernador Schiaretti priorizó la tropa propia, y desde entonces De la Sota fue casi un espectador de la campaña. Apenas participó de algunas actividades proselitistas muy específicas que él mismo seleccionó. El resto del tiempo, siguió adelante con su agenda académica que lo llevó a permanecer en el exterior mucho tiempo; incluso esta semana tiene programado otro viaje a Europa.
De todas maneras, el caudillo del PJ dejó entrever ayer que sus apetencias políticas siguen intactas y que esta incursión en la moda, es apenas una pausa en ese camino. Y por si quedaban dudas de su peso político dentro del peronismo cordobés, en otro tramo de la entrevista con la radio riocuartense, señaló: “¿Quién no es delasotista en el peronimo cordobés? ¿Quién no ha ido en una lista que haya encabezado yo? Si en los últimos 30 años todas las listas han sido encabezadas por mí. Esto de delasotista, no delasotista no tiene mucho sentido, todos en algún momento de su carrera política han estado en una lista que yo he encabezado”.



1 Comentario

Dejar respuesta