Gobernadores PJ reprograman cumbre con invitados

Mandatarios provinciales peronistas decidieron convocar el cónclave la semana que viene. Quieren sumar colegas de otros partidos opositores. El tema principal será la oposición al planteo de María Eugenia Vidal. Contactos con Massa.

gobernadoresLa convocatoria de los gobernadores peronistas tendrá lugar la semana que viene en la ciudad de Buenos Aires. El objetivo de quienes diseñan la estrategia del grupo es desvincularla de cuestiones partidarias y concentrar los esfuerzos en la pelea contra lo que consideran una amenaza a la estabilidad financiera de sus distritos.
Luego de la reunión que mantuvieron los fiscales de estado de cada provincia la semana pasada, había trascendido que la cumbre se realizaría en estos días. Los voceros de los mandatarios desmintieron esta versión. El próximo encuentro se realizará en el Consejo Federal de Inversiones ubicado en la Ciudad de Buenos Aires.
Hasta el momento, los referentes provinciales del PJ venían abordando una agenda variada. Por un lado, diseñaban estrategias comunes en torno a lo institucional y, por otro, concentraban fuerza para constituirse en un nuevo actor político que tercie en lo que definían como una falsa polarización entre el macrismo y el kirchnerismo.
La inminencia de un pronunciamiento de la Corte Suprema de la Nación sobre el planteo de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires en relación a la eliminación del tope impuesto al fondo del conurbano bonaerense fue el factor que produjo un cambio en la agenda.
Según lo que exponen los mandatarios opositores, una reestructuración de este fondo en el sentido que exige María Eugenia Vidal sería un golpe durísimo a las finanzas de todas las provincias. Hoy, perciben el excedente a los 650 millones que le corresponden a Buenos Aires.
“Hay una amenaza real, cierta y concreta: nos quieren quitar la plata de los tucumanos. Estamos hablando de cerca de $3.500 millones. Es mucha plata; si nos quitan eso ¿cómo hacemos para seguir adelante?”, afirmó el tucumano Manzur en torno a este tema.
En este sentido, en el primer encuentro, allá por mayo de este año, desafiaron los gobernadores de todos los partidos a solidarizarse con su posición. En un primer momento, la convocatoria parecía dirigida a sus colegas de Cambiemos pero, con el pasar de los días, la asistencia de mandatarios provinciales no enrolados en la Liga parece haberse tornado posible.
El primer extrapartidario que confirmó su voluntad de unir fuerzas con los liguistas fue el rionegrino Alberto Weretilneck. “Esperemos que las provincias no perdamos recursos. Nuestra única posición es que no queremos perder un centavo más porque no tenemos margen de que la provincia se perjudique con la transferencia de recursos” sostuvo.
Según los organizadores de la reunión, están avanzadas las conversaciones para sumar al santafesino Miguel Lifschitz y el neuquino Omar Gutiérrez. Ambos expresaron, en los últimos días, su preocupación por la posibilidad de una disminución tangible de los fondos que les corresponden.
También creen que se sumará el puntano Alberto Rodríguez Saá. El fiscal de estado de San Luis asistió a la reunión de la semana pasada por lo que consideran que es natural que el gobernador tenga la misma actitud.
Hasta el momento, el consenso al que arribaron es que cada jurisdicción planteará por separado sus objeciones a un fallo que modifique sustancialmente la distribución del fondo.
Juan Schiaretti ha hecho hincapié, en repetidas oportunidades, a que Córdoba pretende que se incorpore a la discusión el reparto de subsidios. El tema es el eje principal de la campaña de Unión por Córdoba en la campaña electoral.
Además, los equipos de las provincias están trabajando una propuesta en torno a la coparticipación del impuesto al cheque como contragolpe a la avanzada judicial de la provincia de Buenos Aires.
Con todos estos elementos se congregarán la semana que viene. El primer efecto que quieren provocar es convencer al gobierno nacional de establecer una vía de negociación que morigere una posible resolución judicial. Creen que el Congreso de la Nación es un escenario más favorable a sus intereses.