Schiaretti apela a indecisos para retener poderío peronista

El gobernador dijo que “es una elección atípica con un 20% de indecisos” y le pidió a la militancia entregar el voto “casa por casa”.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

schiaretti-sota-pjCómo última acción pre PASO, el peronismo cordobés subió ayer al escenario mayor a sus mejores jugadores. La contra foto a la invasión amarilla en la Plaza de la Música donde Mauricio Macri cerró la campaña nacional de Cambiemos, fue la de los dos caciques del PJ juntos pidiendo el voto para la lista de Unión por Córdoba (UPC).
El gobernador Juan Schiaretti y su antecesor José Manuel de la Sota fueron el broche con el que el peronismo le puso punto final a esta primera etapa de la campaña que lo tuvo al mandatario provincial como protagonista excluyente y actor hiperactivo, y al segundo, como un tibio espectador. Aún así, la exitosa sociedad política que en breve cumplirá sus dos décadas al frente de esta provincia, demostró ayer que sigue en pie.
En un acto realizado en Estudio Teatro en el centro capitalino, Schiaretti y De la Sota apuntalaron la lista que encabeza el vicegobernador (ahora en uso de licencia) Martín Llaryora secundado por la primera dama provincial, Alejandra Vigo. Los cuatro fueron los únicos oradores frente a la militancia que aportó el folclore típico de los actos peronistas; mientras que el resto de los candidatos que componen la nómina no estuvo presente siguiendo la directiva de que cada dirigente del interior debía cerrar en su localidad.
Reconociendo que en Córdoba el principal adversario a derrocar en las urnas el domingo es el propio Macri y no la lista encabezada por el actual diputado Héctor Baldassi, en las últimas horas el gobernador Schiaretti endureció su postura contra el líder del PRO.
Subiendo el tono de sus críticas, ayer dijo en diálogo con Cadena 3 que el presidente “se viene equivocando fiero” y disparó: “Qué quiere el Presidente, que recortemos los planes sociales, que dejemos de hacer las obras?. Esto no es federalismo, esto es centralismo. Esto no es Cambiemos, es retrocedemos”.
Horas más tarde, durante el acto de cierre disparó: “Te equivocaste cuando le bajaste los remedios a los jubilados. ¿En qué cabeza cabe? Te equivocaste, Mauricio, vos y tu gobierno cuando le sacaron el plan Progresar a los chicos humildes”.
Durante el recorrido electoral, Schiaretti fue el motor de la campaña de UPC, militó por la boleta en la que predominan dirigentes de su confianza, y –sin mediar matices- le pidió a los cordobeses que avalen su gestión acompañándolos con el voto. Dentro del partido consideran que el aporte del gobernador fue fundamental y que su alta imagen en la consideración pública tendrá su correlato el domingo.
Ante la amenaza que supone para este primer gran test electoral la lista que Macri diagramó para Córdoba, el gobernador apeló ayer a los indecisos para retener el poderío peronista en Córdoba. Lógico. El mandatario provincial sabe que en octubre, UPC se juega mucho más que las bancas en Diputados. Schiaretti construye en paralelo un nuevo polo de poder nacional a través de la Liga de Gobernadores PJ y una derrota legislativa en su distrito impactaría en esa estrategia. Además, el cordobés aspira a un proceso de reordenamiento del partido a nivel nacional que pretende protagonizar después de octubre.
Por otro lado, en el escenario local, la regla de “no hay 2019 sin 2017” también rige para el peronismo cordobés que buscará retener su primacía a nivel provincial ante el plan avance de los aliados de Cambiemos.
Y en una elección que pronostican cerrada entre las dos principales fuerzas, los indecisos constituyen un lote electoral más que apetecible para los competidores. Ayer en un acto ante la militancia peronista capitalina realizada en Luz y Fuerza, Schiaretti dijo: “es una elección atípica por qué hay un 20% de indecisos. Hay que ir casa por casa a entregar el voto de UPC”. Además, pidió “que prime la racionalidadad” a la hora de votar y sostuvo que “la única fuerza que le puede ganar a Cambiemos es UPC”.



Dejar respuesta