La breve historia de las PASO: creciente ausentismo electoral

Desde 2011 hay una tendencia al desinterés de la gente por las internas. Se amplía el margen entre los que votan en las PASO y en las generales.

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

pasoEn los últimos días, si en algo coincidieron los precandidatos, y en especial los máximos jugadores de las PASO cordobeses, Mauricio Macri y Juan Schiaretti, fue en la necesidad de vencer la apatía que habría entre la gente. ¿Qué grado de participación habrá en las PASO?
El presidente Macri y el gobernador Schiaretti han manifestado, junto a una gran mayoría del arco político, que las PASO no sirven demasiado, cuando los partidos y las alianzas, casi todos, llegan a esa instancia sin internas. En las PASO del domingo sólo Cambiemos tiene internas reales, entre las listas “Cambiando Juntos” de Héctor Baldassi y “Para la Democracia Social” de Dante Rossi; el partido PAIS, en rigor, también va con cuatro boletas al cuarto oscuro, pero más por una picardía de su referente, Enrique Sella, para aumentar sus chances que por una discusión de poder. En esas condiciones, las PASO son, como se dice, una gran encuesta, la más precisa y cara.
Al mismo tiempo que la dirigencia política se compromete a revisar la necesidad de este mecanismo inventado por el kirchnerismo, corrige el discurso para entusiasmar a la gente. No sirven para nada, pero voten, dicen. La elección, por supuesto, es obligatoria, aunque cada vez menos gente le tema a las sanciones por no hacerlo.
El grado de ausentismo del próximo domingo es un misterio que se develará en 48 horas. Sin embargo, puede mirarse lo que ha sucedido en las tres experiencias de PASO: las elecciones de 2011, 2013 y 2015. En el primer y tercer caso fueron elecciones presidenciales y de legisladores nacionales, mientras que la restante, sólo de diputados nacionales. En los siguientes cálculos se tienen en cuenta exlclusivamente el tramo de diputados nacionales.
El 14 de agosto de 2011, sobre 2.501.744 cordobeses empadronados para las primeras PASO, fueron a votar 1.885.203, el 75,36 por ciento. Esa elección tuvo internas sólo en la Unión Cívica Radical, que llevó seis listas al cuarto oscuro, de las cuales ganó con comodidad la que tenía como primer candidato a Mario Negri.
El 23 de octubre de 2011 se realizaron las elecciones por las bancas. Los inscriptos en el padrón fueron 2.505.346 y los votantes, 1.893.167, el 75,56 por ciento.
Como se observa, no hubo diferencias significativas entre una elección y otra, ya que en puntos porcentuales el incremento fue del 0,20.
En 2013, las PASO se llevaron adelante el 11 de agosto. Los empadronados fueron 2.645.623 y los votantes, 2.002.864, el 75,70 por ciento. En ese año, Unión por Córdoba, la UCR y Encuentro Vecinal Córdoba tuvieron internas, que ganaron Juan Schiaretti (dos listas), Oscar Aguad (tres listas) y Rosa Marcone (tres listas), respectivamente.
En la elección general del 27 de octubre, el padrón subió apenas a 2.654.676 y los votantes, a 2.065.680, o sea el 77,81 por ciento.
En esta segunda experiencia, aumentó en 2,11 puntos porcentuales el caudal de votantes entre las PASO y las generales.
Finalmente, las terceras PASO se realizaron el 9 de agosto de 2015, con internas en las alianzas FIT (dos listas) y Progresistas (tres listas), ganadas por Liliana Olivero (Eduardo Salas para senadores) y Miguel Ortiz Pellegrini (Pablo Villanueva para senadores), respectivamente. En el tramo nacional, en tanto, hubo internas presidenciales en UNA, Cambiemos y FIT, con el detalle de que en la primera de ellas uno de los protagonistas era José Manuel de la Sota. Aún así, con tantos condimentos, sobre 2.789.055 habilitados para votar, lo hicieron 1.985.822. el 71,20 por ciento.
En la elección definitoria del 25 de octubre, participaron 2.216.757 cordobeses, sobre un total de 2.791.736 inscriptos, el 79,40 por ciento.
Como se advierte, aquí el crecimiento entre las internas y las generales fue de 8,40 puntos porcentuales.
De este modo, la distancia entre los que faltaron a las PASO, probablemente por considerarlas innecesarias, y los que concurrieron a las generales, ha ido en crecimiento: 0,20 en 2011; 2,11 en 2013; 8,40 en 2015.

Blancos y nulos
Otro indicador sobre la importancia que la gente le viene asignando a las PASO es el porcentaje de votantes positivos (es decir, menos blancos y nulos) sobre el padrón. En otras palabras, cuántos son los que realmente ingresan y toman una boleta.
En 2011, entre PASO y general, siempre en el tramo de diputados nacionales, aumentó 1,49 puntos (de 70,86% a 72,35%); en 2013; subió 3 puntos (de 72,45% a 75,45%); y en 2015, se elevó 11,06 puntos (de 65,21% a 76,27%).
Con las encuestas en dudas, nadie puede anticiparse con certeza a lo que ocurrirá el domingo, pero hasta ahora la experiencia indica, indudablemente, un creciente desinterés de los cordobeses por las PASO.



Dejar respuesta