Macri anticipa escenario post PASO (cruza gobernadores PJ)

El Presidente se refirió a la disputa entre María Eugenia Vidal y la liga de gobernadores peronistas por el fondo del conurbano. Dijo que deberán cumplir lo que decida la Corte Suprema. El máximo tribunal fallaría luego de las elecciones de octubre.

La reconfiguración de la escena política argentina depende, en gran medida, de los resultados del proceso electoral que comienza el próximo domingo y culmina en el mes de octubre. Sin embargo, los mandatarios provinciales peronistas parecen decididos a constituirse en un nuevo polo de poder.
La primera batalla que enfrenta el autodenominado “peronismo del interior” fue provocada por la inminencia de una resolución de la corte suprema de justicia de la nación al planteo que, en su momento, hiciera María Eugenia Vidal.
El conflicto tiene una historia particular. El llamado fondo de reparación histórica del conurbano bonaerense fue aprobado por ley y estaba conformado por el 10% de la recaudación correspondiente al impuesto a las ganancias.
Luego, otra ley limitó la partida correspondiente a la provincia de Buenos Aires imponiendo un tope nominal de 650 millones de pesos. El excedente se distribuye entre las restantes provincias del país.
En la actualidad, se da la paradójica situación de que la provincia de Buenos Aires recibe menos que el resto de los distritos de un fondo que ronda los 50 mil millones de pesos. María Eugenia Vidal planteó ante el máximo tribunal la eliminación de ese tope. En caso de que se resolviera a su favor la controversia, el resto de las provincias verían reducidas las partidas que vienen cobrando a razón del fondo aludido.
Juan Schiaretti estimó en 7 mil millones de pesos el perjuicio que sufriría Córdoba si la sentencia cumple con las expectativas de la gobernadora bonaerense.
Mauricio Macri se metió en la pelea y apoyó fuertemente el planteo de Vidal. Afirmó que, durante los últimos años, el fondo se distribuyó de manera injusta y justificó la avanzada legal de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires.
“Es obvio que (va a reclamar), si se le congela ese fondo que fue creado principalmente para Buenos Aires y es a la provincia que menos le da. Hay algo que está mal” afirmó el presidente de la nación en la provincia de Tucumán. “Es un reclamo legítimo de la provincia de Buenos Aires”, completó.
Además, tuvo una referencia concreta hacia los gobernadores peronistas que, en el cónclave que mantuvieron la semana pasada, unificaron postura contra la gobernadora bonaerense.
En primer lugar, los instó a “respetar lo que diga la Corte Suprema de Justicia”. La frase está dirigida al sector más beligerante de los gobernadores que dejaron trascender que no cederían “ni un peso” de lo que les corresponde.
De hecho, los mandatarios peronistas solicitaron una reunión con el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, para exponer su punto de vista y meter presión ante un fallo que consideran inminente. Según lo que trascendió, la cita tendrá lugar durante esta semana.
Por otro lado, Macri les recordó que, en uno de los primeros actos de su gestión, les devolvió a las provincias el 15% de la coparticipación de los fondos de la ANSeS. “Como lo había hecho ningún gobierno peronista”, agregó.
En el mismo sentido, los desafió a admitir las razones de Vidal en relación a la particular distribución que se viene haciendo del fondo del conurbano bonaerense. “Ellos también tienen que asumir lo que está mal”, dijo en referencia a los mandatarios justicialistas.
Por lo bajo, todos los actores del conflicto admiten que el horizonte impone un acuerdo. Los gobernadores admiten que le asisten razones a Vidal pero, al mismo tiempo, exigen que se meta en la discusión el reparto de subsidios, donde la provincia de Buenos Aires es la más beneficiada.
Además, preferirían que la controversia no se agotara en el fallo de la corte suprema de justicia. Los gobernadores peronistas impulsan sigilosamente una negociación parlamentaria que desemboque en un nuevo marco legal más justo. Saben que en ese escenario tienen una mejor posición.
Seguramente, el final del diferendo tendrá lugar luego de las elecciones de octubre. Es probable que los jueces esperen hasta ese momento para hacer conocer su decisión. Además, en ese momento se verá con mayor claridad la fortaleza política de cada sector.



Dejar respuesta