Sin CFK, Carro busca muletos de campaña

La ausencia de gestos hacia la campaña cordobesa por parte de la expresidenta empuja al Frente Córdoba Ciudadana a fortalecer su identidad K, buscando reforzar el núcleo duro de votantes referentes de segunda línea.

El exrector Francisco Tamarit, la decana Mirta Iriondo, el abogado Claudio Orosz, el comediante Emanuel Rodríguez, el gremialista Carlos Masera. Ante la ausencia total de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en los comicios cordobeses, Pablo Carro tuvo que recurrir a esos dirigentes locales para intentar reforzar la identidad K de su listaFrente Córdoba Ciudadana.
La renovada estrategia política de la exmandataria nacional la recluye en tierras bonaerenses, donde hace contadas y guionadas apariciones como parte de su campaña a senadora nacional, manteniendo momentáneamente en stand by su rol de lideresa nacional.
A pesar de infructuosos intentos, Carro no logra si quiera obtener una foto con la expresidenta, símbolo que podría elevar un poco su intención de voto, lo suficiente quizás para asegurar el tercer puesto por sobre el Frente de Izquierda y los Trabajadores.
Córdoba Ciudadana intenta entonces remediar dicha ausencia con actores locales, y exprimiendo al máximo la presencia eventual de referentes nacionales como Héctor Recalde, quien disertó ayer en Córdoba, o Axel Kicillof, quien acompañará esta noche a Carro en una cena de recaudación de fondos.

La novena banca
La largamente proyectada polarización entre Cambiemos y Unión por Córdoba para los comicios legislativos cordobeses cuenta ahora con el estímulo de duros cruces entre los dirigentes más destacados de ambos espacios, que tienden a fidelizar el voto más blando de cada sector en oposición al otro.
De cumplirse los pronósticos, tanto el oficialismo nacional como el provincial podrían contar con cuatro escaños asegurados cada uno, de los nueve que se reparten en este turno. Sólo una banca remanente quedaría en disputa, entre el ganador de los comicios y la tercera fuerza.
Para garantizar su acceso a una banca, la tercera fuerza tiene que asegurarse de obtener al menos un quinto (20 por ciento) de la cantidad de votos que obtenga el ganador de las elecciones. De acuerdo a las proyecciones locales, si la tercera fuerza cordobesa obtiene entre 8 y 10 puntos porcentuales en los comicios de octubre, tendría asegurada la “novena banca”.
Los principales competidores para ese escaño son el Frente Córdoba Ciudadana, versión remasterizada del Frente para la Victoria, y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), integrado por Izquierda Socialista, el PTS y el Partido Obrero. Ambas formaciones están confiadas de superar cómodamente el piso del 1,5 por ciento de los votos requerido en las PASO para competir en octubre.
Tanto el kirchnerismo como la izquierda saben que los guarismos pueden modificarse entre agosto y octubre, y los resultados de las PASO pueden ser determinantes en la traslación de votos durante los dos meses que separan ambos comicios.
El FIT se siente con ventaja para captar el voto de las listas que no superen el piso reglamentario, puesto que su identidad nítidamente diferenciada del kirchnerismo y de Cambiemos puede servir de refugio para votantes huérfanos de distintas listas de la izquierda local, como Somos, Izquierda al Frente por el Socialismo y el Gen.

Ausencia de peso
La manera en que está planteado el escenario obliga al kirchnerismo cordobés a jugar todas sus fichas en agosto, para intentar obtener el tercer puesto y maximizar su diferencia con la cuarta fuerza, de modo que desmotive a futuros competidores.
Sin embargo, la carta mayor del kirchnerismo está hoy ausente del tablero cordobés. La expresidenta Fernández de Kirchner ha marginado a sus soldados mediterráneos, privándolos si quiera de una fotografía que sirviese de catalizador del voto k. Si bien nunca gozó de la estima de las mayorías cordobesas, Cristina podría funcionar de cerco que evite la fuga de votos propios hacia otras vertientes, particularmente ante una situación de alto desconocimiento de los candidatos locales.
Por eso, el capolista Carro se ve obligado a recurrir a refuerzos de menor impacto, pero de mayor disponibilidad. Por un lado, Córdoba Ciudadana lanzó una serie de spots con algunas figuras locales, relacionadas en su mayoría a los dos ámbitos de pertenencia del candidato: la universidad y el gremialismo. Tamarit, Iriondo, Orosz, Rodríguez y Masera endosan sucesivamente su apoyo a Carro.
Por otra parte, algunas figuras del tablero nacional se acercan a Córdoba. El miércoles fue Daniel Gollán, titular de la cartera de Salud bajo la presidencia de Fernández de Kirchner; ayer fue el turno de Héctor Recalde, titular de la bancada del Frente para la Victoria en la cámara baja del Congreso, quien disertó en el auditorio de UEPC junto a Carro.
En la jornada de hoy llegará a Córdoba el exministro de Economía y actual diputado, Axel Kicillof. El dirigente de La Cámpora participará de la cena de recaudación de fondos que Córdoba Ciudadana realizará esta noche en un salón céntrico.



Dejar respuesta