Macri convenció (otra vez) a Lábaque con mira a 2019

El viceintendente se sumó a la campaña para apoyar a los candidatos a diputados, pero también para reinstalarse como una de las apuestas macristas para suceder al radical Ramón Mestre en el Palacio 6 de Julio.

Por Yanina Passero
[email protected]

Lábaque-2019Los asesores del viceintendente de Córdoba, Felipe Lábaque, juran que su jefe jamás tuvo en mente retirarse de la política como había sugerido en una entrevista radial, en noviembre del año pasado, pero anticipado con varios gestos.
Quizás el más recordado fue su prescindencia en la interna del PRO protagonizada por el exárbitro de fútbol, Héctor “La Coneja” Baldassi, y el titular del partido que buscaba extender su tutelaje de la sucursal macrista, Javier Pretto. En aquel momento, los “famosos” del espacio deseaban elevar su estatus de “atrapa votos” a “dirigentes políticos” en todas sus expresiones. Lábaque se refugió en sus proyectos en el Concejo Deliberante y el golfista Eduardo “El Gato” Romero siguió el mismo camino en la Municipalidad de Villa Allende.
Con algunas críticas al intendente Ramón Mestre –por la división de reparticiones entre macristas y radicales-, el presidente de Atenas había fijado la fecha de vencimiento a su actividad política: 10 de diciembre de 2019, cuando la próxima gestión debería ocupar su lugar en el Palacio 6 de Julio. Si bien aseguró que no tenía “apetencias políticas” en lo sucesivo, la buena educación lo obligó a continuar con el latiguillo de molde. “Yo estoy cumpliendo una función porque ganamos una elección. Bajo ningún aspecto, esto significa que vaya a abandonar la función. Voy a terminar mi período, pero si el presidente Mauricio Macri me necesita yo lo voy a hacer aunque él sabe que no tengo apetencias políticas personales”, se sinceró.
Si bien los consejeros del médico y empresario insistían con que las definiciones de Lábaque fueron malinterpretadas, miembros del PRO aprovecharon el síndrome de nido vacío que, presuntamente, dejaba la retirada de quien era un candidato cantado para pelear por la sucesión de Mestre. La legisladora Soher El Sukaria, la senadora Laura Rodríguez Machado, el concejal capitalino Abelardo Losano, algunos de los interesados por el partido amarillo.
Más tarde, siguieron las evidentes galanterías de los ministros más influyentes del gabinete presidencial con el único objetivo de convencer (otra vez) a Lábaque de continuar en el tren del “cambio”.
Todos indicios que apuntalaban la versión que tenía a Lábaque jugando con los nietos, más allá del 2019.
En el último paso de Macri por Córdoba, fue el propio presidente quien garantizó asesoramiento y fondos para el proyecto de descentralización de servicios, la construcción del nuevo edificio para el Concejo Deliberante y la cesión de tierras fiscales. Al parecer, el breve encuentro que tuvieron fue determinante para que Lábaque se involucrara. Al fin y al cabo, el gerente deportivo admitió que no se negaría a un nuevo requerimiento de su amigo y mandamás de la Nación.
Tras el viaje de la semana pasada de Lábaque a la Casa Rosada -donde obtuvo pruebas concretas de la promesa que el jefe de Estado le realizó en el preludio de la campaña-, desde el entorno del viceintendente aprovecharon para recordar sus lecturas de aquella polémica entrevista que apareció como una prematura despedida.
Lábaque seguiría firme como opción en el menú de los candidatos PRO –con el determinante aval nacional- para la pugna electoral de 2019.
Cierto es que el presidente del recinto legislativo no sería el único: desde hace varios meses el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, suena como el “extrapartidario” predilecto para competir en la ciudad. Incluso ya se tomó fotografías en algún barrio cordobés. También, suena el radical y titular de ARSAT, Rodrigo de Loredo, aunque su nombre probablemente se anticipe con el ánimo de molestar al mestrismo.
Pero como para definir quién será el ganador de la terna falta tiempo -incluso antes deberá dilucidarse el estado de salud de la alianza Cambiemos en la provincia- Lábaque aprovecha el marco de las elecciones legislativas que se avecinan para mostrarse activo (e interesado) en política.
Con o sin candidatos a diputados, el número dos de la ciudad ya recorre los barrios y toma contacto directo con los vecinos. Aprovechará la supuesta sintonía que tienen los cordobeses con los elegidos del presidente Macri. En otras palabras, salió del banco de suplentes en el que pareció que se había auto-confinado para comenzar a instalarse y crecer en las encuestas con mira a 2019.