Auto de fe aliancista de los intendentes radicales

Se mostraron unidos frente a los ministros Frigerio y Dietrich. Mestre habló de 2019.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

La visita de los ministros Rogelio Frigerio y Guillermo Dietrich sirvió para galvanizar a los intendentes radicales y despejar las dudas que podía haber sobre su alineamiento dentro de la alianza Cambiemos. También, Ramón Mestre aprovechó para mencionar el gran premio que le quita el sueño: el 2019.
En el hotel Quórum, Frigerio (Interior) y Dietrich (Transporte) recibieron los cumplidos de los intendentes de la UCR, así como también de los alineados en el macrista/juecista Comupro (en total, casi 200), antes de viajar al sur de la provincia para cortar las cintas de un tramo de la autovía a Río Cuarto junto al gobernador Juan Schiaretti.
En el escenario del Quorum estuvieron con los ministros el intendente Ramón Mestre, jefe de sus colegas radicales en el Ente, y los precandidatos a diputados nacionales Héctor Baldassi, Soledad Carrizo (ambos por la reelección) y Gabriel Frizza. Diego Mestre y Brenda Austin, los otros dos integrantes del quinteto expectable, debieron viajar a Buenos Aires para cinchar por la expulsión del kirchnerista Julio De Vido de la Cámara de Diputados de la Nación por las múltiples causas judiciales que tiene abierto el ex ministro.
No pasó inadvertida la presencia de Daniel Salibi, el principal objetor, entre los intendentes, del acuerdo al que se llegó entre la UCR y el PRO para la confección de la lista oficialista dentro de la alianza Cambiemos (la que encabeza Baldassi y que competirá contra la radical pura de Dante Rossi en las PASO del 13 de agosto).
Salibi se saludó con los ministros como si nada hubiera pasado. Después de todo, el foco de su enojo es Mestre, al que había acusado de “entregar” el primer lugar de la lista al PRO. El intendente de Mendiolaza es el rostro visible del grupo que se alineó con Mario Negri y Oscar Aguad, y que asoma como un fuerte contrapeso al mestrismo.
Más allá de las bienaventuranzas declaradas a los candidatos para su enfrentamiento electoral con el peronismo, y de las justificaciones del rumbo del gobierno nacional, hubo espacio para señales a futuro.
Mestre, naturalmente, fue uno de los interesados en agitar el almanaque del 2019, año para el que guarda la ilusión de recuperar el gobierno provincial que precisamente su padre perdió a manos de José Manuel de la Sota dos décadas atrás.
El intendente de Córdoba sabe que no es el favorito de Macri, por lo que fue cauto sobre su proyección personal ante un auditorio de respaldos dispersos. Pero igual dijo lo que quiso.
“Queremos que de este espacio Cambiemos salga quien gobierne esta provincia en 2019”, afirmó. Y para ratificar su compromiso con la campaña, reconoció que “no hay 2019 sin 2017”.
Mestre lustró la chapa de la gran perfomance electoral de Cambiemos hace dos años, aunque el padre de esa criatura sea el propio Macri. “En 2015, Córdoba le dio un gran impulso a Cambiemos. Ahora lo seguimos fortaleciendo para que el cambio llegue a nuestra provincia en 2019”, señaló.
Por su parte, Frigerio mostró un optimismo sensible para los mestristas, porque aseguró que Cambiemos va a ganar cinco bancas. Ese es el deseo personalísimo de Ramón Mestre porque su hermano Diego, por el que tanto bregó para colocar en la lista (quería que vaya de número uno), quedó en el quinto renglón.

“Macri no quiere a los radicales”
Por su parte, el primer precandidato de la lista “Para la Democracia Social”, Dante Rossi, le envió una carta al jefe de Gabinete, Marcos Peña, con una “respetuosa queja” porque su rival, Baldassi, hace campaña “entregando fondos o suscribiendo acuerdos dispuestos por el gobierno nacional, como si fuera funcionario del área competente”. “Estos hechos -agregó- se vienen reiterando, y bajo aparentes actos institucionales Baldassi hace campaña encubierta, lo que está reñido desde mi punto de vista, con la ética republicana”. “La campaña no se debe hacer aprovechando fondos públicos”, recalcó.
Rossi manifestó que “no nos quejamos de que el presidente de la Nación Dr. Mauricio Macri no quiera a los radicales de Córdoba y haya optado hacer campaña por sólo una de las listas de Cambiemos en la Provincia”. “A pesar de ello, entendemos que la política tiene que ser transparente, para que la gente vuelva a creer en los partidos políticos, que son herramientas fundamentales del sistema democrático”, remató.



Dejar respuesta