Universitarios presionan con plebiscito “Baradel-style”

Los docentes de todo el país votarán si inician o no el segundo semestre, en caso de no llegar a un acuerdo en la paritaria.

A más de tres meses del inicio de la paritaria docente universitaria, las negociaciones entre la cartera educativa nacional y las centrales sindicales no parecen tender a ningún acuerdo probable en el corto plazo.
Si bien la prolongada indecisión sobre el aumento salarial hastía a los docentes, al mismo tiempo les quita fuerza y adhesión a las medidas de fuerza que los principales gremios llevan a cabo con una periodicidad casi semanal.
Por ello, los gremios universitarios llevarán a cabo esta semana una medida que los relegitime y abroquele a todo el espectro docente: una consulta a las bases en forma de plebiscito para decidir si darán iniciarán el dictado de clases del segundo semestre en caso de continuar sin un acuerdo paritario.

Baradel-style
Las negociaciones paritarias comenzaron a fines de febrero, cuando los funcionarios del ministerio de Educación y Deportes de la Nación se sentaron por primera vez en el año con las seis centrales gremiales del profesorado universitario: Conadu (CTA de los Trabajadores), Conadu Histórica (CTA Autónoma), Fedun (CGT), Fafdut (docentes de la Universidad Tecnológica Nacional), Ctera y UDA (ambos con afiliados de los establecimientos preuniversitarios).
Desde entonces, el gobierno nacional fue poniendo sobre la mesa distintas alternativas de aumentos salariales, que el sindicalismo se ocupó de rechazar una tras otra, manteniendo en firme su reclamo de un 35 por ciento de aumento (10 por ciento para compensar la inflación de 2016 y otro 25 por ciento a cuenta del 2017).
Tras dejar atrás la propuesta original de realizar aumentos “mes a mes”, replicando los porcentajes de inflación que publicare el Indec, las sucesivas ofertas del gobierno contemplaron un aumento de 18 por ciento, más 2 por ciento en concepto de jerarquización docente de acuerdo a lo acordado en el respectivo convenio colectivo de trabajo. La diferencia entre cada una estuvo en la cantidad de cuotas en las que se consumaba el aumento.
Una oferta similar aceptaron los no docentes universitarios a fines de abril. El Ministerio logró acordar con la Federación Argentina del Trabajador de las Universidades Nacionales (Fatun) un aumento de 20 puntos porcentuales (16 por ciento de aumento salarial y 4 por ciento por jerarquización). En este caso, el acuerdo implicó sólo dos cuotas, elevando así la recomposición salarial para los trabajadores.
El estancamiento de la discusión ha obligado a las centrales gremiales a impulsar una medida de autoprotección. Las inconformes bases critican al gobierno por su inflexibilidad frente a los reclamos docentes, pero también ponen reparos sobre la efectividad de las medidas de fuerza propuestas por sus representantes.
Ante ello, tanto Conadu como Conadu Histórica (centrales que reúnen más del 80 por ciento del profesorado nacional) convocaron conjuntamente a un plebiscito del que podrán participar todos los docentes universitarios del país.
Los profesores podrán responder a dos preguntas que giran en torno a un mismo planteo: con qué nuevas medidas de fuerza presionar a las autoridades nacionales. Por ello, los docentes deberán opinar si se deben tomar los exámenes de mitad de año y si debe comenzar el dictado del segundo semestre, todo ello en caso de no arribar a un acuerdo salarial para entonces.
La consulta recuerda a la impulsada por el gremialismo docente bonaerense, en su batalla contra el gobierno de María Eugenia Vidal. En la versión que encabezó el sindicalista Roberto Baradel, las bases concluyeron que no querían continuar realizando paro, en contra de las pretensiones de su representante.

Versión Córdoba
En la Casa de Trejo, la conducción de Adiuc (Conadu) impulsa la participación en el plebiscito nacional, según se decidió en una asamblea el lunes pasado. La consulta durará desde hoy hasta el jueves, jornada en la que se realizarán asambleas simultáneas en todas las universidades del país.
En Córdoba, esta será la última oportunidad del secretario general de Adiuc, Pablo Carro, para demostrar su poder de convocatoria, de cara a la presentación de candidaturas para las PASO que vence este sábado.
Carro es mencionado como uno de los principales candidateables del Frente Córdoba Ciudadana, que reemplazará al Frente para la Victoria en esta contienda y estará conformado por el Partido de la Victoria, Compromiso Federal, el Partido Comunista, Nuevo Encuentro, el Frente Grande, Kolina y el Partido Solidario. Sin embargo, su ubicación en la lista dependerá del acuerdo al que llegue el kirchnerismo cordobés (ver página 4).



No hay comentarios

Dejar respuesta