Oficialismo de UNC ya tiene un rectorable: Conrero

Los resultados electorales de cada claustro en Agropecuarias son elocuentes: Titulares 95%; Adjuntos 96%; Auxiliares 90%; No docentes 97,5%; Estudiantes 74,5%; y Egresados 66,5%. El promedio general da un 70%.

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

UNC-conrero
Marcelo Conrero, decano de Ciencias Agropecuarias.

En las siete Facultades que compitieron para los decanatos ganaron los respectivos oficialismos pero de distinta manera: dividiendo votos en las Facultades que estaban en manos del kirchnerismo universitario y creciendo ostensiblemente los que están en la alianza que encabeza Hugo Juri. Pero de tal manera en Agropecuarias que ya virtualmente colocó un rectorable para 2019, siempre que se hagan ciertas las palabras del rector de que no irá por la reelección.
Los resultados electorales de cada claustro en Agropecuarias son elocuentes: Titulares 95%; Adjuntos 96%; Auxiliares 90%; No docentes 97,5%; Estudiantes 74,5%; y Egresados 66,5%. El promedio general da un 70%.
Conrero es un hombre clave en la formación de la alianza que llevó a Juri al Rectorado y ahora ejerce un rol preponderante en el gobierno de la casa de estudios. La novedad, entonces, es la calidad de su triunfo en las recientes elecciones que validan su expectabilidad. Incluso muchos antes, fue el principal decano opositor en el mandato de Francisco Tamarit, que le valió el reconocimiento de la Bolsa de Comercio al elegirlo Joven Sobresaliente en la edición 2014. Es decano de una Facultad chica, lo que significa dar una ventaja dado el sistema de ponderación simple, pero el premio mencionado y su rol en la alianza oficialista indican una valoración extramuros, factor más importante hoy por el sistema de elecciones directas.
El otro rectorable saldrá en la elección de decanos de 2018, cuando deban ir a elección directa otras siete Facultades: Médicas, Económicas, Derecho, Psicología, Artes, Ciencias Sociales y Comunicación. Las dos primeras correrán con ventaja en cuestión de ungir rectorables por la ponderación simple, pero sobresale el actual decano de Económicas que irá por la reelección, John Boretto.
Boretto y Conrero son los dos escuderos del rector y hasta ahora todo ha sido apacible entre ellos, pero la ley del embudo los hará rivales en 2019. Claro, aún falta por ver la calidad de la victoria, más que probable, del decano de Económicas el año que viene cuando vaya por su reelección.
Dadas las relaciones de fuerza actuales, esa interna en el oficialismo será la verdadera final. El oficialismo no deja de crecer y el kirchnerismo sigue en declive. De los tres triunfos K, el de Gustavo Chiabrando (Químicas) es el más interesante. Su prestigio académico y moderación contrastan con las posiciones radicalizadas de Mirta Iriondo (Famaf) y de Diego Tatian (Filosofía) que impuso a su candidato, Juan Pablo Abratte. En ambas Facultades ha brotado una oposición con respetable caudal electoral. En la primera, el novel Pedro Lamberti le arrancó un promisorio 43,2% a Iriondo y Andrés Laguens, en la segunda, se hizo notar con un 38%.
Puede verse con claridad que a la oposición va perdiendo posibilidades para 2019 de presentar un candidato con posibilidades, mientras que al oficialismo tiene el problema de una disputa interna pareja. Por supuesto que tampoco debe descartarse la teoría del “tercer hombre” si la disputa se torna muy enconada y pone en riesgo de la continuidad de la alianza oficialista.



Dejar respuesta