El FUCK de Cristina

El PJ tiene una historia que va desde el intento liberal de Menem y Cavallo hasta el populista de Néstor y Cristina.

Por Gonzalo Neidal
gonzalo.neidal@gmail.com

Habíamos apostado a que Cristina no se presentaría en estos comicios de medio término pero hay evidencia creciente de que finalmente lo hará. Como disculpa a este pronóstico desacertado podríamos decir que la ex presidenta no viene siendo excesivamente eficaz en sus decisiones electorales.
Finalmente ha constituido un frente electoral, el Frente Unidad Ciudadana, que como es kirchnerista, bien le podría caber la sigla FUCK, con una cierta connotación en cuanto a intención política.
Sus aliados son la nada misma, con la excepción de los hermanitos Rodríguez Saá, siempre dando la nota con sus desplantes políticos que usualmente incluyen un puñado de histeria e imprevisibilidad. Con Cristina parecen compartir algunas cosas. La primera, el horror al ocaso político. En tal sentido, les cabe la famosa frase de Borges sobre el poderoso potencial unificador que posee el espanto. La otra, el concepto que ambos tienen de la política como pretexto para ejercer el caudillismo y los liderazgos personalísimos.
Al constituir este frente, Cristina paga un importante costo político: tener que abandonar el PJ. Ella no cree demasiado en la marca justicialista. Su robusta autoestima la lleva a considerar que los votos le pertenecen. Y en las circunstancias actuales de debilidad partidaria, razón no le falta para pensar de ese modo. Pero el valor simbólico de esta deserción no debe ser subestimado.
El PJ tiene una historia que va desde el intento liberal de Menem y Cavallo hasta el populista de Néstor y Cristina. Y varios matices intermedios que incluyen a Massa, a Urtubey, a Pichetto y a Randazzo, por dar sólo algunos nombres prominentes. Cristina apenas expresa una franja de ese amplio arco ideológico. Y una franja extrema. Podría decirse que “de izquierda”. Una rápida mirada hacia América Latina hace pensar que hoy por hoy ese color intenso no cuenta con vientos favorables para su expansión sino más bien todo lo contrario.
Mientras el PJ buscará necesariamente reciclarse y redefinirse a partir de los nuevos datos de la realidad, Cristina sigue aferrada a los tiempos en que la tonelada de soja cotizaba 600 dólares en Chicago y Chávez, Fidel y Néstor aún vivían y vociferaban contra el imperialismo yanqui. Pues bien, ese tiempo ya pasó.
Su desapego del Partido la deja a un costado de la ruta, haciendo dedo y confiada de que todos se pelearán por marchar con ella. Posiblemente eso sea un error.
A este panorama se suma el cúmulo de cuentas pendientes con la justicia. Se la sospecha de ladrona, en el mejor de los casos y de traición a la patria y crimen de funcionario público, en el peor.
En estas circunstancias, los comicios podrían ser una catástrofe para ella. Salvo que tenga otra percepción de la valoración que la sociedad hace sobre su persona. Y habría que ver, en todo caso, si esa valoración resulta acertada.
Nunca hay que olvidar, de todos modos, que Dios ciega a quienes quiere perder.



1 Comentario

  1. Cristina fuck: No hay dudas que, como surge de la nota de G. Neidal, la otrora poderosa Cristina,hoy parece un monigote – Ante todo, no ha recompuesto su discurso político ni recurrido para eso a los talentos de Carta Abierta acaso por que sería peor el remedio que la enfermedad, tampoco aparece rodeada de un grupo de colaboradores de primera línea,aunque le quedan los eminentes filósofos de La Cámpora. Será De Vido el pensador detrás del trono..?. Ocurrió con Voltaire en la Prusia de Federico El Grande hasta que lo pescó haciendo negocios sucios- O será Lázaro Báez re-escribiendo El Quijote como Cervantes en un calabozo sin luz y mucha humedad..? – Cristina sólo cuenta con la mala memoria y el poco entendimiento de una parte del electorado;o acaso logre suficientes votos para conseguir una banca en el Congreso y de paso “los fueros” .. Pero a esta altura, cuidado..!! Los muertos, según viejas leyendas,suelen resucitar aunque sea para morirse del todo y otra vez. JAR

Dejar respuesta