Francisco y su silencio

En su frecuente incursión por la política latinoamericana, Francisco no pega una. Se embandera de un modo visible con las causas populistas más allá de cualquier razonabilidad.

Por Gonzalo Neidal
gonzalo.neidal@gmail.com

La lógica con que se mueve el Papa Francisco respecto de Venezuela parece impregnada de prejuicios políticos de izquierda más que de la búsqueda de la pacificación, lo que sería más propio de su acción pastoral.
El Papa ha demostrado una especial sensibilidad hacia los gobiernos populistas y muestra cierta mora en condenar sus acciones violentas como así también su inocultable vocación dictatorial. Se mostró muy amistoso con el gobierno de Cuba y se lo percibe remiso a emitir una palabra clara y precisa respecto del gobierno de Maduro, en Venezuela.
¿Se trata de la prudencia propia de una autoridad religiosa tan encumbrada o este silencio revela simpatía del Sumo Pontífice hacia un gobierno que ha quebrado todas las reglas de la convivencia democrática, que reprime a su pueblo con grupos armados irregulares y que ya carga sobre sus espaldas con la friolera de 80 muertos?
Ya nos habíamos permitido señalar la torpeza que significaba poner a la Iglesia como mediadora entre el poder represor y los manifestantes que sólo reclaman la aplicación de la ley. Lo que podía preverse fácilmente, sucedió: Maduro usó la mediación como un instrumento de retardo y dilación de cualquier tipo de soluciones.
No se ve otro motivo que la disconformidad de los obispos venezolanos al solicitarle una audiencia urgente, que les fue concedida estos días. Los obispos expusieron sus puntos de vista, impusieron al Papa de sus verdades sobre la situación venezolana y, al parecer, se mostraron muy enérgicos respecto del rechazo al gobierno. Se ignora cuán lejos han podido ir en su pedido a Francisco de mayor dureza pero la sola solicitud de audiencia y el tenor de los documentos presentados hablan por sí solos.
En su frecuente incursión por la política latinoamericana, Francisco no pega una. Se embandera de un modo visible con las causas populistas más allá de cualquier razonabilidad. Una y otra vez muestra su simpatía hacia regímenes carentes de vocación democrática y que contribuyen de forma manifiesta a desmejorar la situación de los pobres, pese a que no cesan de mentarlos como motivo de sus desvelos.
En la Argentina, su comportamiento ha sido similar: se muestra afín a los movimientos sociales que quiebran la paz cada día. Sus referentes más afines enfrentan al gobierno acusándolo de insensible e inclinado hacia el beneficio de “los ricos”, en alianza con notorios personajes del régimen que fue desplazado del poder en 2015.
Tenemos un Papa volcado a la militancia política un tanto desembozada.
Pero, además, del lado inconveniente.



3 Comentarios

  1. Sr Neidal, esta nota crítica al papa Francisco, está marcada de su ideología que es tan válida como la de él.
    Habría que hacer un análisis más profundo de ciertas problemáticas mundiales para considerar correcto o no el accionar del Papa. Hace mucho que dejé de ir a la Iglesia y estoy alejada de todo lo relacionado a la misma, pero si algo recuerdo es que que la historia de Jesús siempre lo mostró preocupado por los más perjudicados y abandonados. Venezuela es un país latino como nosotros pasando una situación muy difícil donde algunos sólo esperan que se destruya, sea por negligencia u inoperancia del gobierno, como por la oposición. No es tan simple la realidad, mucho menos como la muestran los medios dominantes y eso lo sabemos sobre todo usted si es Comunicador. Le propongo ir más allá.

  2. El Papa: Para ver las cosas como son hay que leer dos veces la nota de don Gonzalo – El Papa se mueve en dos frentes: de un lado la crisis del catolicismo europeo (Jean Guitton lo dijo: “nosotros hemos perdido la mística que si tienen los islamitas”. En Europa casi impera la cultura laica y tecnológica, con más la caída de la población propia y donde para suplir la falta de crecimiento demográfico le abren las puertas a la inmigración cuasi masiva de musulmanes; de ahí que el Papa busque no perder el “pueblo latinoamericano” y sin olvidar que es un jesuita y no un sacerdote del Opus Dei – Pero parece privado de una estrategia fundamental, la Iglesia fuera del círculo de los grandes quedará prisionera de los “populismos” donde no dicta cátedra el Espíritu Santo sino la izquierda que fue y es enemiga de la Fe – Vale recordar al Papa Juan XII que, acosado por los sarracenos en el sur y los lombardos en el norte, en 962 llamó a Oton I, rey de Alemania y lo hizo emperador, así quedó fundado el Sacro Imperio Romano-Germánico – Le dará para tanto a Francisco I..?- JAR

  3. Sra. Miriam Q: Me atrevo a criticar su posicionamiento cuando acusa de “posiciones ideológicas” lo que simplemente son DATOS DE LA REALIDAD. El Papa ha tendio posición condesendiente con Cuba, recibió en varias ocaciones a Cristina Kirtchner y a la mayoria de sus ex-funionarios TODOS ELLOS ACUSADOS DE GRAVES DELITOS CONTRA EL ESTADO ARGENTINO como Lopez, Devido, Moreno, Boudou, Zanini, Scioli y muchos mas. Tambien recibió “alegremente” a aopersonajes como MIlagro Salas, el sindicalista “Caballo Suarez”, a la abogada Gil Carbó y designó voceros en argentinas que son impresentables como el Sr. Vera. Tambien le advierto que Ud confunde a Jesus (Hijo de Dios hecho hiombre) con el Papa que es un simple mortal y como tal sujeto al pecado, a los errores y a dar señales equivocadas. Finalmente investigue personalmente la situación en Venezuela (sin dejarse influir por los medios dominantes y los columnistas con ideologías perversas) y comprobara que ninguna persona democrática y republicana y con valores eticos y morales elevados puede defender “la masacre” económica, institucional, de la salud publica y la alimentación de la población a la que está siendo sometida. No es cuestión de derechas o izquierdas. Es simplemente un regimen autoritario, dictatorial, represivo que busca perpetuarse en el poder A CUALQUIER COSTA

Dejar respuesta