Gobernador amplía liga peronista (señales de Randazzo)

Schiaretti visitó la provincia de Catamarca y consolidó el alineamiento de Lucía Corpacci al espacio que intenta articular. Juan Manuel Abal Medina, principal operador de Florencio Randazzo, estuvo en Córdoba y lo visitó en el Panal.

Por Marcos Duarte

Para coordinar acciones no necesitamos la autorización de nadie, tenemos que tener la decisión de hacerlo y trabajar de manera conjunta”, estas fueron las palabras con las que el gobernador de Córdoba sintetizó el motivo de su visita a la provincia de Catamarca.
La estrategia de Schiaretti es, como viene sosteniendo en sus apariciones públicas, fortalecer lo que bautizó “peronismo del interior”. En este camino, el mandatario cordobés ha realizado mini giras por los territorios que gobiernan sus aliados de la liga de gobernadores.
Las visitas tienen un formato definido, combinan las relaciones institucionales y la firma de acuerdos de gestión con un mensaje político definido que rescata la autonomía provincial y el fortalecimiento del federalismo.
Así lo expresó Schiaretti junto a Lucía Corpacci, la mandataria catamarqueña, que integra el espacio de los gobernadores peronistas. “Me parece importante que las provincias comencemos a coordinar acciones que permiten el progreso de todas las provincias. Y, para eso, tenemos que tener la decisión de trabajar mancomunadamente para garantizar el progreso de cada una de ellas” sostuvo el cordobés.
Lo acompañaron e ministro de Gobierno, Dr. Juan Carlos Massei; de Ciencia y Tecnología, Dr. Walter Robledo; de Vivienda, Arquitectura y Obras Viales, CPN José Máximo García y el secretario de Integración Regional y Relaciones Internacionales, Carlos Alessandri quienes rubricaron acuerdos de colaboración en sus respectivas áreas de gobierno.
Además, el gobernador apoyó la contrucción de corredor ferrovial bioceánico, una obra muy anhelada en la provincia de Catamarca que espera verse favorecida por una mejora en la comunicación con Chile.“
“Vamos por el sueño del ferrocarril. La verdad que, si pudiéramos tener el transporte ferrocarril para la carga que nos comunique con los puertos de Chile, de manera ágil, de una manera más económica que hacerlo por camiones, con la posibilidad de sacar la producción, nos posicionaría a todas las provincias de otra manera” dijo la gobernadora Corpacci.
Además, afirmó que la alianza estratégica con la provincia de Córdoba fortalecerá la posición de su distrito en el reclamo de fondos al gobierno nacional. Este costado de la coalición de mandatarios peronistas es clave. Sospechan que las conversaciones con Mauricio Macri se tornaran más duras durante el año electoral.
Además, los gobernadores plantean una ofensiva partidaria una vez pasadas las elecciones de medio término. La idea del “peronismo del interior” es tomar el control de la estructura formal del Partido Justicialista a nivel nacional marginando al kirchnerismo.
“Como peronista me siento identificado con el peronismo que expresan los gobernadores, por eso trabajamos juntos, por eso la decisión de coordinar acciones que ayuden a gobernar el país” sostuvo Schiaretti en referencia a esta cuestión.
En este sentido, se produjo una visita llamativa durante la semana pasada. El senador nacional Juan Manuel Abal Medina pasó por Córdoba y visitó brevemente al gobernador de la provincia.
El dirigente bonaerense, principal operador de la postulación de Florencio Randazzo en la interna peronista, llegó a nuestra provincia de la mano del Movimiento Evita. Este grupo, antes enrolado en el FPV local, fue pionero en acordar con el PJ cordobés luego de las elecciones 2015 y la consecuente diáspora peronista.
Hasta el momento, Schiaretti se ha mostrado distante de la pelea en el justicialismo bonaerense entre cristinistas y randazzistas. De todos modos, es evidente que una derrota electoral de la ex presidenta o sus leales fortalecería al grupo de gobernadores peronistas que vienen marcando diferencias con el kirchnerismo.
Por ahora, solo son contactos exploratorios. Luego de las elecciones legislativas, los alineamientos internos en el justicialismo se reordenarán y, en ese momento, comenzará la pelea definitiva por el control de la esructura.



Dejar respuesta