Enojados con la ley

Muchos valoraron como insólita una noticia conocida ayer.

Por Gonzalo Neidal
[email protected]

La senadora por Tucumán Beatriz Rojkés de Alperovich.

Muchos valoraron como insólita una noticia conocida ayer.
La crónica informaba que un grupo de contrabandistas cortó la Ruta Nacional N° 9 (Norte) porque recrudecieron los controles de Gendarmería y eso le significaba pérdidas por incautación de mercaderías que ellos traían ilegalmente desde Bolivia.
De tal modo, los contrabandistas se sienten heridos en su derecho de realizar tráfico ilegal de mercadería y se lanzaron a protestar quemando cubiertas en Tucumán.
Es que Gendarmería ha conculcado una suerte de derecho adquirido que quienes trafican mercadería vinieron ejerciendo sin mayores problemas ni represión durante largos años.
Uno duda en valorar qué es en realidad más insólito: la queja de los traficantes o el asombro de la prensa ante este reclamo. Porque, convengamos, esto mismo es lo que ya ha ocurrido varias veces en Comodoro Py, cuando la ex presidenta ha debido presentarse a declarar o a realizar algún trámite relacionado con las múltiples causas judiciales que la tienen como protagonista excluyente.
Salvando las diferencias (que no sabemos si son tantas), también en el caso de Cristina hay quejas y reclamos ante la pretensión de la Justicia de hacer cumplir la Ley, aunque los jueces de Comodoro Py son ciertamente menos expeditivos que la Gendarmería.
También por estos días se conoció una insólita declaración de la senadora por Tucumán Beatriz Rojkés de Alperovich. Dijo que se intenta resucitar a Nisman porque Cristina crece en las encuestas. Una opinión ciertamente desagradable y cínica. Aunque de la misma índole de los hechos que venimos describiendo. Rojkés no ignora que existen fuertes sospechas de que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado. Y eso ocurrió pocas horas después de que informó que denunciaría a la entonces presidenta por su participación en el memorando de entendimiento firmado con Irán. Suponemos que la senadora desea con fervor que esta muerte sea esclarecida. Y que la justicia no debería detenerse cualquiera sea la figura involucrada en el hecho.
Pero Rojkés parece quejarse de que los jueces avancen ya que, al hacer cumplir la ley, podrían perjudicar a la ex presidenta.
Como Gendarmería a los contrabandistas.