PRO precalienta con cumbre privada antes de puja con UCR

Este viernes, la dirigencia macrista analizará el escenario electoral en la casona partidaria cedida por la Ucedé. En esa instancia, reclamarán el escaparate de la boleta para Héctor Baldassi y un lugar expectable para Gabriel Frizza.

Por Yanina Passero
[email protected]

Como ocurre semanalmente, colaboradores de la primera línea del gobierno de Mauricio Macri rastrillaron la ciudad. El ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, realizó ayer una visita ajustada al protocolo: mantuvo un encuentro con el intendente Ramón Mestre, socio político en la coalición Cambiemos; pero exhibió las buenas relaciones que mantiene con el gobernador peronista, Juan Schiaretti. Incluso, intentó (y fracasó) matizar las dramáticas conclusiones sobre la pobreza en el Gran Córdoba, ganando, a cambio, la ratificación de los datos difundidos por parte de las autoridades del INDEC.
Quedó en evidencia, una vez más, que el PRO nacional no quiere tener problemas con el PJ local, incluso en instancias de competencia abierta como lo son las elecciones. Ahora bien, el cráneo de la estrategia para los comicios legislativos, el influyente jefe de Gabinete Marcos Peña, habilitó el juego propio con la condición de que se desarrolle con debido decoro.
Paralelamente a los contactos casi diplomáticos de Dujovne, alfiles del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, mantuvieron un encuentro con 160 intendentes. Flaqueando al subsecretario de Planificación Territorial de la Nación, Fernando Álvarez de Celis; y a la secretaria de Hábitat, Marina Klemenzewick, se encontraba el responsable de la ciudad de Jesús María, Gabriel Frizza, quien además es sindicado como otro de los hombres pedidos desde Buenos Aires para integrar la porción de la boleta con chances de lograr un escaño en la Cámara Baja.
“La gestión de Mauricio Macri no excluye a nadie e integra a todos en este plan que sin dudas tiende a organizar la distribución de fondos y jerarquizar la calidad de vida de los argentinos con obras. El aporte que hace la Nación desde la Secretaría de Hábitat ya suma casi $2.000 millones”, aseguró en la reunión el también titular de la Comupro, liga de jefes comunales del PRO y el Frente Cívico.
La cosecha de Frizza en las encuestas pareciera no importar. El jesusmariense es objeto de atención de la Nación. En concreto, la agenda de los enviados especiales del Presidente a la provincia tiene un espacio reservado para el referente que inició su carrera política en el radicalismo, con una escala también en el juecismo.
Al menos, la expectativa generada se presta para las operaciones que sirven también a Frizza al convertirse en el hombre del momento. Los radicales están susceptibles porque reclaman tres bancas, las mismas que consiguieron en 2013. También pechan por Diego Mestre, el hermano del Intendente, vetado en la práctica por los hombres del partido recoleto.
El momento de la verdad llegará cuando radicales, macristas y juecistas discutan formalmente la lista en la Mesa de Cambiemos, la semana que viene.
Mientras tanto, los macristas seguirán alimentando el fuego no sólo con guiños tácitos a Frizza (cabe recordar que la legisladora Soher El Sukaria pidió el primer puesto para Baldassi y el segundo para el responsable de la ciudad de la doma y el folklore).
Asimismo, en la casa partidaria cedida por la Ucedé, los hombres del PRO tendrán una cumbre privada donde harán algo parecido al encuentro de los radicales que terminó con la bendición de las candidaturas de Mestre, Soledad Carrizo y Brenda Austin. También, con la amenaza de romper la alianza si las negociaciones con sus aliados no eran favorables a tales pretensiones.
Este viernes, con el diputado Nicolás Massot a la cabeza blanquearán que esperan conseguir el puesto número uno para Baldassi y otro para Frizza, con fecha de corte en el cuarto renglón de la nómina, no después. Por otra parte, tendrán la coartada perfecta para escapar de las internas de la UCR que los tuvo como participantes activos.
Esa jornada será bastante tormentosa para los mestristas que, sin ser invitados, seguirán de cerca la demostración de fuerza de dos correligionarios que están en la alta estima del macrismo: Mario Negri y Oscar Aguad.