Llaryora recibió la bendición de Schiaretti (Vigo lanza en Capital)

El gobernador dijo que su vice será “el mejor parlamentario”. La secretaria de Equidad lanzó un centro de estudios de la ciudad de Córdoba.

Juan Schiaretti despejó las últimas dudas que podían quedar sobre el futuro de Martín Llaryora al calificarlo, en Canals, de “el mejor parlamentario” que tendrá Córdoba. El vicegobernador encabezará la lista de candidatos a diputados nacionales del peronismo cordobés, seguido por Alejandra Vigo.
En Canals, donde inauguró una obra de gas, Schiaretti puso apenas una pausa en sus afirmaciones al decir que “seguramente” Llaryora será el primero de la lista del peronismo, pero el resto de su respuesta a los periodistas de la región no dejó más lugar para las dudas. Naturalmente, falta el trámite partidario, siempre expeditivo en el caso del PJ, para que se oficialice la nómina de candidatos.
Tal como había trascendido y como venía demostrándose con gestos públicos, el gobernador
pondrá a prueba su gestión colocando a su vice a la cabeza de la oferta electoral y a su esposa y actual secretaria de Equidad, Alejandra Vigo, inmediatamente después.
“Martín Llaryora no sólo es el mejor candidato que puede tener Córdoba para ir al Parlamento, sino que sin duda va a ser el mejor parlamentario que Córdoba va a llevar este año a la Cámara de Diputados de la Nación”, recalcó Schiaretti.
“El seguramente va a encabezar la lista de Unión por Córdoba, en el momento oportuno eso se formalizará”, dijo. Previsiblemente, como toca a toda campaña, Schiaretti sólo
encontró elogios para Llaryora: “él encarna como nadie la renovación de la política, y encarna como nadie la experiencia de un joven que ha sido exitoso como intendente en una ciudad muy grande como es San Francisco en nuestra provincia, y que es un exitoso vicegobernador”.
Llaryora aún no confirmó que vaya a aceptar la vacante que quedó en el PJ por la salida de escena del ex gobernador José Manuel de la Sota, pero después de estas palabras de Schiaretti sólo resta que asiente.
Para el peronismo cordobés la candidatura de Llaryora lleva la incógnita de no saber cómo podrá rendir frente al electorado.
El vicegobernador tiene una relación de 3 a 1 entre sus imágenes
positiva y negativa, pero también un alto desconocimiento, por lo que la campaña de Unión por Córdoba tendrá que ser más larga que lo previsto con De la Sota de candidato.
Llaryora, desde la Vicegobernación, ha tenido una intensa actividad en el interior provincial,
que recorrió permanentemente, pero una campaña publicitaria enfocada en él extenderá su imagen al resto de los cordobeses.
Los peronistas no tienen en claro si eso alcanzará para derrotar al candidato de Cambiemos,
en el caso de que fuera el macrista Héctor Baldassi. De todos modos, en el campamento de la alianza PRO-UCR-FC no está nada seguro, porque los mestristas impulsan que Diego
Mestre sea el número uno, y en la discusión ni siquiera puede descartarse que la coalición explote por los aires.
La campaña le servirá a Llaryora, además, para ganar espacios en la renovación peronista, ya sea que su objetivo en 2019 sea pelear por la Gobernación, si Schiaretti busca un destino nacional, o reservarse para el 2023. En Unión por Córdoba, detrás de Llaryora vendrá Vigo, quien anoche insinuaba el lanzamiento de su candidatura a intendente
2019, con la presentación del Ateneo de Pensamiento de Políticas
Públicas. En el auditorio Diego de Torres, de la Universidad Católica de Córdoba, Vigo ordenará “iniciar la discusión por la ciudad”, como se indicaba en la invitación dirigida a todos los miembros
del Consejo Capital del Partido Justicialista. Los disertantes fueron Guillermo Marianacci y el secretario de Arquitectura de la Provincia, Daniel Rey. Ambos fueron funcionarios de la gestión de Daniel Giacomino en la Municipalidad: el primero, secretario de Gobierno y de Finanzas; y el segundo, secretario de Desarrollo Urbano.