FIT: pelea nacional pone en riesgo a Olivero

El cónclave entre los representantes de los tres partidos que conforman la alianza de izquierda no arrojó resultados. La disputa por las candidaturas bonaerenses podría provocar que la lista cordobesa se dirima en las PASO. Críticas y riesgo de ruptura.

Nicolás del Caño, Liliana Olivero y Néstor Pitrola.

El Frente de Izquierda y los Trabajadores aparece, hasta el momento, como la fuerza con mayores posibilidades de lograr lo que, en la jerga política, se conoce como “novena banca”. Esto es el sillón en la cámara de diputados que podría quedar afuera de la polarización entre Unión por Córdoba y Cambiemos, las dos principales fuerzas políticas que compiten en la provincia.
Este espacio es codiciado por un ramillete de formaciones que disputan el tercer puesto en los comicios de octubre. La coalición de izquierda era considerada por la mayoría de los observadores como la favorita para ocupar el tercer escalón del podio por arriba de las tribus kirchneristas y las agrupaciones progresistas (PS, GEN, Libres del Sur). Sin embargo, en la última semana se produjo un aumento de la tensión interna en la alianza de izquierda formada por el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas e Izquierda Socialista. La escalada parece no encontrar límite y ha llegado al punto de máxima tensión.
El epicentro de la disputa se encuentra en la populosa provincia de Buenos Aires. Allí, el desembarco de Nicolás del Caño (PTS), actual diputado por Mendoza, sacudió el esquema del FIT hasta el momento hegemonizado por el Partido Obrero e Izquierda Socialista.
El PTS pretende encabezar la nómina de diputados nacionales desafiando la candidatura de Néstor Pitrola. En ese camino, amenaza a sus socios a dirimir la cuestión en las primarias abiertas que se realizarán en agosto.
En la trinchera del Partido Obrero, que impulsa a Pitrola, rechazan de plano esta posibilidad. Creen que el nivel de instalación que Del Caño consiguió al ser candidato presidencial del FIT en 2015 podría poner en riesgo su posición en tan vasto distrito. Por eso, insisten con una lista consensuada que lleve a Pitrola al tope de la nómina para la cámara baja y ofrecen al dirigente del PTS la cabeza de la boleta de senadores.
Por su parte, el PTS contesta esta ofensiva rechazando el ofrecimiento y convocando a una disputa en las PASO. Para aumentar la tensión, el partido de Del Caño extiende la amenaza a los candidatos de varios distritos del país.
De esta manera, una pelea que se desarrolla en territorio bonaerense extiende su onda expansiva a nuestra provincia. En principio, los tres partidos del FIT acordaban que la primera de la lista fuera Liliana Olivero, dirigente de Izquierda Socialista.
De todos modos, el PTS y el PO mantenían un pulso por el segundo término de la lista. Los seguidores cordobeses de Del Caño postulaban a Laura Vilches, mientras que sus socios sostenían la candidatura de Eduardo Salas.
Cierto es que, en el acuerdo fundacional del FIT, está previsto que los ocupantes de las bancas que logre la coalición roten entre sus miembros. Este mecanismo asegura, hasta el momento, el paso de los tres partidos por el escaño.
Esta semana, las planas mayores de los tres partidos intentaron achicar la distancia en un cónclave realizado en la ciudad de Buenos Aires. El saldo no fue positivo y cada fuerza ratificó su postura previa.
Como consecuencia de este fracaso, empezaron a volar los dardos entre los dirigentes cordobeses. En la misma línea que los dirigentes nacionales del PO, Salas cuestionó la estrategia de sus socios políticos. “No aceptamos la estrategia del PTS que ya lanzó su campaña con spot publicitarios. Usan al frente para hacer un internismo sin sentido” lanzó el experimentado dirigente.
Por su parte, Laura Vilches desafió a sus camaradas a aceptar el mandato de las urnas en unos comicios interno. “Estamos haciendo todos los esfuerzos para lograr listas comunes en todo el país. En Córdoba, proponemos que encabece Liliana Olivero” afirmó la representante del PTS aunque seguidamente afirmó que la competencia en las PASO no tiene por qué provocar una ruptura en el Frente de Izquierda, como deslizaron los voceros del PO.
Olivero, que forma parte del tercer partido en disputa, se mantuvo en silencio para no agitar las aguas. De todos modos, los enviados de su partido, Izquierda Socialista, a la reunión cumbre fueron ácidos con la actitud del PTS. “Del Caño abandonó de forma unilateral la pelea en Mendoza, él es además de Córdoba, y se inscribió por Buenos Aires”, afirmó el diputado bonaerense Juan Carlos Giordano quien, para no ser menos, también es cordobés de nacimiento.