Tribus K se miden en internas y Saillén (hijo) se anota

Si bien el sueño de la lista de consenso sigue pululando entre los referentes del kirchnerismo local, la realidad es que las PASO se imponen como método definitorio. El legislador de Córdoba Podemos se sumó a los precandidatos ya anotados.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

Saillén
Franco Saillén y Sergio Flores impulsan una lista para medirse en las PASO.

La salida del ex gobernador José Manuel de la Sota del juego electoral cordobés para octubre, renovó las esperanzas de varios sectores que miraban hacia las legislativas algo titubeantes. Entre ellos, el kirchnerismo cordobés tomó envión y se anota finalmente para enfrentar a la boleta de Unión por Córdoba y a la de Cambiemos. “Ahora, nuestro perfil de opositores a los gobiernos neoliberalistas de (Mauricio) Macri y (Juan) Schiaretti queda más claro. Ellos son lo mismo”, argumentan desde el campo nacional y popular cordobés.
Claro que ese empujón motivacional en la práctica no quiere decir que el sector político que en Córdoba aún tributa a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner ya tenga todo resuelto. Muy por el contrario. El arco K lleva varios meses intentando reordenar el espacio que quedó dinamitado tras la derrota nacional del Frente para la Victoria (FpV) en el balottage de 2015 y tras las secuelas internas que dejó la mala performance provincial de Eduardo Accastello, y el fatal resultado que cosechó Daniel Giacomino en las municipales.
Tras ese baño de realidad, el kirchnerismo cordobés que nunca pudo echar raíces en esta provincia, sabe que se subirá al ring electoral en una jurisdicción naturalmente refractaria al sello del FpV.
Y quizá ese sea el principal escollo a superar puertas adentro: durante todo este proceso de rearmado partidario, los intereses y posiciones de las líneas más ortodoxas comenzaron a colisionar con aquellos K de visión más amplia, que promueven la apertura del espacio a otros sectores para “amigarse” con la sociedad cordobesa. A ese tire y afloje se suma un elemento que hace aún más complejo el panorama interno, y es la falta de un dirigente que aglutine a todos los espacios K y que genere consenso.
Ante esa acefalía, y bajo la nueva configuración del escenario político local y nacional, desde el 2015 a esta parte el sector sufrió importantes fugas internas que profundizaron el debilitamiento político y territorial que ya venía soportando. El éxodo de algunos de sus principales referentes hacia los guarismos del peronismo oficialista sacudió aún más la estantería K.
Aún así, con la radiografía de un escenario adverso, desde el kirchnerismo aseguran que pelearán en octubre, previa parada en agosto.

Hacia las PASO
Ayer, la mesa chica del FpV cordobés se reunió en la sede partidaria de la calle Olmos con la idea de avanzar en el diseño de la estrategia electoral y en la política de alianzas. Estuvieron los principales referentes de espacio como Martín Fresneda, Gabriela Estévez, Horacio Viqueira, Carlos Vicente, Carmen Nebreda; del sector universitario Francisco Tamarit y Pablo Carro; y del sindical en representación de Franco Saillén, Sergio Flores. Se sumó la ex diputada Cecilia Merchán, entre otros.
En el encuentro se acordó avanzar en un frente abierto a otros esapcios del progresismo cordobés (sectores como el de Eduardo Fernández impulsan una alianza con el Movimiento ADN de Tomás Méndez). Si bien el sueño de la lista de consenso sigue pululando entre los referentes, la realidad según ellos mismos reconoce, es que las PASO se imponen como método definitorio para los candidatos.
Ahora, cada sector está habilitado para jugar y posicionar a su precandidato bajo el compromiso de que, la lista ganadora de agosto, cuente luego con el respaldo y trabajo orgánico de todo el arco K. En ese camino ya se anotan el titular del Frente Grande Horacio Viqueira; el referente de Nuevo Encuentro Carlos Vicente; el titular de Adiuc y la CTA Córdoba Pablo Carro; la ex senadora Haidé Giri; entre otros. Y aunque su figura genera controversia dentro del espacio, no descartan que el propio Eduardo Accastello quiera jugar también impulsado por las línea más ortodoxa del kirchnerismo.
La referente de la Corriente La Colectiva Cecilia Merchán ya oficializó sus aspiraciones y ayer confirmó que está dispuesta a pelear la interna.
Otro de los que busca encabezar la boleta para octubre es el legislador de Córdoba Podemos y referente sindical, Franco Saillén. El hijo del titular del Surrbac (Mauricio Saillén) salió con los tapones de punta dispuesto a dar la pelea electoral. El dirigente está armando territorialmente en la Capital cordobesa donde no sólo cuenta con el respaldo del sector de los recolectores de residuos naturalmente, sino que además su sector tiene presencia en varios centros vecinales electoralmente importantes como el de Villa El Libertador, apuntalando también a sectores vulnerables a través de una tarea asistencialista. Saillén se presentaría a las internas con el partido de los Rodríguez Saá, Compromiso Federal.
Desde el núcleo del kirchnerismo cordobés reconocen que, si bien todos los que quieran y puedan, podrán participar de las internas, las figuras consideradas emergentes como la del propio Saillén y la del universitario Carro, son las que – al menos por ahora- mayor consenso generan por ser las que “menos desgastadas están”, apuntan.



Dejar respuesta