Judiciales: ascensos fortalecerían al oficialismo

Se dispuso otra tanda de promociones en el sector, a un mes de las elecciones en las que Cortelletti buscará la reelección. La lista encabezada por Irina Santesteban moderó el tono agresivo con el que encaró la campaña.

Por María Viqueira

judicialesUn mes antes de que la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (Agepj) lleve a cabo las elecciones para designar a su nueva conducción, se dispusieron 650 ascensos en el sector, a partir de mayo.
La medida se da en el marco del plan de reestructuración de la planta que la entidad acordó con el Tribunal Superior durante el 2016 e implica promociones para el 90 por ciento de los dependientes de la Justicia local desde noviembre del 2015 a la fecha.
La última “tanda” de ascensos se resolvió en noviembre del año pasado, cuando en el mesa de negociación entre el cuerpo y la Agepj, con la mediación del Ministerio de Trabajo, las partes acordaron 500 cargos. Con esa medida, cuatro mil trabajadores mejoraron su situación salarial.
La novedad se da en plena campaña, de cara a los comicios que se llevarán a cabo el 23 de junio, y beneficiaría las chances de reelección del oficialismo en la asociación.
La lista Confluencia, encabezada por Federico Cortelletti, buscará seguir al frente del gremio y enfrentará al grupo Judiciales Unidos, liderado por Irina Santesteban.
La agrupación de la combativa Santesteban sufrió un revés a fines de abril, cuando en la Asamblea Extraordinaria se presentaron dos mociones para elegir a los miembros de la Junta Electoral y se impuso la de la lista Confluencia.
La propuesta oficialista ganó cómoda: obtuvo 370 votos, mientras que Judiciales Unidos contó con 96 sufragios.
Sin éxito, Santesteban reclamó que aunque perdiera su propuesta se garantizara la presencia de un representante de Judiciales Unidos en la Junta Electoral, argumentando que era una medida “plural y democrática”. No obstante, la asamblea validó la postura del oficialismo al respecto, que cuestionó lo que definió como una tergiversación del concepto de mayorías y minorías.
La tensión entre las partes comenzó en octubre del año pasado, cuando Santesteban comenzó a dar señales de su intención de volver. Judiciales Unidos difundió un duro comunicado criticando el desempeño de Confluencia, que respondió remarcado que se encontró con una estructura debilitada y que debió afrontar la tarea de “administrar derrotas ajenas”.
Cuando el sindicato convocó a elecciones, Judiciales Unidos puso el grito en el cielo y objetó la fecha, alegando que se fijó cuatro meses antes de que termine el mandato de Cortelletti (el 17 de octubre).
Desde Confluencia justificaron la convocatoria precisando que se definió así “para consolidar una larga trayectoria sindical de autonomía respecto a los partidos políticos”. Además, desmintieron que se hubieran “adelantado” y precisaron que la decisión se tomó “dentro de los márgenes legales y estatutarios”.
En medio de esa controversia, Judiciales Unidos intensificó su actividad en las redes sociales y mantuvo el estilo agresivo con el que eligió encarar la campaña, pero luego del mal resultado que obtuvo en el proceso de designación de la Junta Electoral moderó notablemente el tono.
Santesteban redefinió su estrategia, que hasta hace poco se basó en denostar permanentemente la gestión de sus colegas (a quienes definía como “burócratas sindicales”) y en descalificar las instancias de negociación como mecanismos válidos en la vida sindical.
Tras comandar la Agepj durante dos períodos consecutivos, a partir del 2008 Santesteban perdió las elecciones del 2014, cuando se impuso Cortelletti.
La gremialista cursó el tramo final de su cargo con varias complicaciones. El uso sistemático de los paros como método de gestión diluyó su impronta, lo que propició el crecimiento de Confluencia.
El tiro de gracia para Santesteban fue el endurecimiento de su pleito con el TSJ y la virtual paralización del servicio de Justicia que propició durante el segundo semestre del 2013.
Todo parece indicar que Cortelletti va a retener su cargo el mes que viene. Las fuentes consultadas por Alfil señalaron que lo favorece haber sido “medido” a la hora de convocar a los afiliados a llevar a cabo asambleas y medidas de acción directa. También valoraron como “factor positivo” el hecho de que los integrantes de su lista sean “menos confrontativos”, más “dialoguistas” y “relativamente nuevos” en cuestiones sindicales, a diferencia de sus oponentes.



No hay comentarios

Dejar respuesta