Frente gremial de Mestre resta atención en cocina de listas

El Intendente confiaba en que sería favorecido por la calma sindical en los próximos meses. Con los pases a planta y los reajustes salariales automáticos, el Suoem no debía ser motivo de preocupación.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

listas-Mestre-gremios
El intendente Ramón Mestre deberá dividir sus esfuerzos. A las negociaciones por los candidatos de la lista de Cambiemos, suma ahora la afrenta del Suoem. También, de los delegados díscolos de UTA que desafían a la intervención.

Dos de los tres sindicatos que tienen razón de ser por los servicios prestados por la Municipalidad de Córdoba ingresaron en un estado de convulsión, en un momento poco oportuno para un intendente que había anticipado soluciones a las previsibles demandas sectoriales. El objetivo, transitar la campaña electoral sin sobresaltos.
Ahora, el radical Ramón Mestre deberá dividir sus esfuerzos para lograr imponer a sus candidatos en la lista de diputados de Cambiemos; e, inesperadamente, seguir con sigilo la evolución de la nueva afrenta que lidera el secretario general del Suoem, Rubén Daniele; y los delegados díscolos de UTA que ponen en peligro el servicio de transporte por reclamos antojadizos.
Se trata de dos conflictos gremiales de naturaleza distinta. Aunque, en sus efectos prácticos, operan de forma similar: bloquean el derecho adquirido de los vecinos de acceder a prestaciones municipales que son posibles gracias a sus desembolsos impositivos.
Podría argumentarse que toda crisis es oportunidad, incluso en etapas sensibles para la dirigencia política como lo son las compulsas democráticas. Sobran ejemplos de muestras de solidaridad vecinal al mandatario de turno que intenta ratificar su autoridad y busca ubicar en su lugar a los cabecillas gremiales. Desde estas páginas se recuerda con frecuencia los picos de popularidad que obtuvo Daniel Giacomino cuando recortó horas extras a los empleados estatales, ingresando en un combate con Daniele que terminó en la Justicia. Cierto es, también, que los sindicalistas terminan saliéndose con la suya porque la ciudad debe continuar marchando y la “empatía” del contribuyente acaba cuando de espectador pasa a damnificado directo.
Es cuando el intendente pierde el apoyo social que la pugna de ocasión comienza a rasparlo. Con las elecciones de medio término en el horizonte, se incrementa la preocupación por el efecto colateral indeseado para un partido de gobierno que, encima, debe negociar con otras fuerzas asociadas que se valdrán de cualquier recurso para imponer a los suyos. Los macristas ventilan encuestas que pretenden convencer que el apellido “Mestre” no suma. Los hombres boina blanca, contradicen sus operaciones con otras que presentan otra realidad. Contraria, claro.
El paladín de los municipales le recuerda a Mestre que su vedetismo es más fuerte; que cada decisión debe plebiscitarla ante quien se comporta como el intendente de facto de la ciudad. Daniele resolvió abrir fuego tras la decisión de las autoridades municipales de publicar en el portal de Gobierno Abierto la nómina de empleados municipales, número de documento, área en la que se desempeña y sueldo básico.
“Nos vamos a ver en la Justicia y en la calle; la gente está muy caliente”, disparó ayer el titular del Suoem en los micrófonos de radio Mitre.
“No es un problema que estén divulgando sueldos, el problema es que está divulgando información personal. El artículo 43 de la Constitución Nacional es de Habeas Data y habla de la protección de datos personales. Yo ganó el doble de lo que figura ahí porque de antigüedad tengo un valor superior a eso, más un 35% por título universitario. Mi sueldo líquido está en 41 a 43 mil pesos”, ninguneó Daniele la información parcial que ofreció el municipio. Incluso, afirmó que faltan en la lista unos mil empleados más. “No sé por qué los esconden”, se preguntó con sorna.
Los municipales comenzarán hoy con dos horas de asamblea por turno. La semana que viene decidirán un nuevo esquema de medidas. Una vez más, el Suoem le demuestra a los funcionarios municipales que su inventiva a la hora plantar conflictos no conoce límites. Mestre autorizó paritarias automáticas a través de un índice consensuado de inflación, incluso a riesgo de no poder pagar salarios si se registra una baja en la recaudación. La jugada era buena para limitar los roces con Daniele, que este año competirá en el frente interno por 12ª vez.
La previsibilidad no es un concepto que pueda usarse en terreno municipal.

Revuelta inesperada
Las asambleas en el sistema de transporte de este lunes y la jornada de ayer fueron sorpresivas pero no por la modalidad elegida por los delegados para plantear sus reclamos, sino por el simple hecho de haberlas realizado en el marco de una intervención sindical dispuesta por la UTA Nacional.
Los dos cuerpos de delegados recientemente electos -constituidos por dirigentes de izquierda- desafiaron abiertamente a su referente, el santafesino Luis Arcando. Exigen la normalización de la filial cordobesa con métodos que quiebran las normas internas de la organización; acción que motivó, precisamente, el desaguase la cúpula encabezada por Salerno.
La instalación de una modalidad de sindicalismo no reivindicativo, como el de corte peronista, plantea el peligro de programas revolucionarios que atentan contra las bases que dicen representar. El gremio nacional encabezado por Roberto Fernández sigue dando muestras de paciencia a los dirigentes de los choferes cordobeses, por ahora. Lo cierto es que no queda nada más que arbitraje central: los díscolos deberían recordar que los despidos de empleados es el camino que sigue, si operan sin el paraguas de toda organización sindical.



Dejar respuesta