Dossetti puede volver a Talleres

De acuerdo al artículo 22 del estatuto modernizado, cualquier ex dirigente del club incluso ex presidente pueden aspirar a ser gobierno otra vez y estos requisitos le pueden volver a abrir la puerta por ejemplo al hombre que llevó a la institución a la quiebra. La oposición acusa que el padrón es cerrado y poco democrático.

Por Federico Jelic

talleres-dossetti
Carlos Dossetti,tuvo lo mejor y lo peor en Talleres :ascenso.

Continúan algunos resabios todavía de la renovación del estatuto en Talleres, con lecturas que salen a la palestra después de que cada rincón político interpretara aquel proyecto de modernización del mismo que puede ser aprobado en la Asamblea de socios prevista para junio. Mientras algunas polémicas se van reproduciendo en los sectores opositores, hay malestar en relación al orden institucional tan temido, acusando de poco democrático a la nueva instrumentación, tanto en participación societaria como de futuras y eventuales postulaciones en elecciones.
El artículo 22 contempla los requisitos excluyentes para ser presidente de Talleres y, de acuerdo a la interpretación, el espectro es cerrado para asumir al cargo ejecutivo, incluso un tanto excesivo. Y a su vez, en materia de experiencia e idoneidad, les abre la puerta a algunos ex dirigentes del pasado a que puedan volver a aspirar a la conducción si logran llegar a la calificación necesaria. De nuevos y viejos dirigentes
El inciso C del artículo 22 del estatuto “por modernizarse”, indica que para ser presidente o vice de la institución debe “haber integrado órgano de gobierno del club por lo menos durante un período”, y esto se presta a cierta confusión. Porque entonces de esta nueva era solo el mandatario albiazul Andrés Fassi o alguno de su comisión directiva podrían acceder a la legitimación como candidato, salvo que además se contemple al órgano fiduciario o al núcleo del Fondo de Inversión en su cogobierno con el juez Saúl Silvestre, desde 2010 a 2014.
No obstante, dicha normativa abarca también la era anterior a la quiebra. Entonces, de acuerdo a la óptica literal o garantista, también podrían sumarse a la compulsa electoral aquellos presidentes de los ’90, es decir Bernabé Muttoni, Víctor Szumick y hasta el inefable Carlos Dossetti. Sí, Dossetti, máxima autoridad del club de barrio Jardín y responsable de la quiebra de Talleres en 2004, que podría volver a presentarse a los comicios.
Está claro que hay criterio de idoneidad, honorabilidad, avales económicos más la aprobación o beneplácito de cinco socios notables o vitalicios. No obstante, Dossetti si tuviera reales intenciones lograría ser avalado por la Junta Electoral y participar de los escrutinios a fines de diciembre.
Dossetti tuvo lo mejor y lo peor en Talleres: ascenso, clasificación a tres copas internacionales, primer título a nivel CONMEBOL en el ’99 y después, su gestión fue el primer eslabón del oscuro derrumbe institucional, cuyas consecuencias se pagaron con quiebra y hasta con descenso al infierno del Argentino A. ¿Se tendrán en cuenta estos aspectos a la hora de avalar su competencia y honorabilidad? ¿O cuál será el criterio a regir?
Otro aspecto a tener en cuenta: de acuerdo a ese punto, entonces no podrían aspirar al cargo ejecutivo los integrantes del grupo “Talleres es de su gente”, que fueron garantes en la última elección que proclamó a Fassi como conductor. Al no haber formado parte de alguna comisión directiva, quedan excluidos, incluso el candidato Gustavo Lawson. Ni tampoco de otra agrupación. Es decir, el padrón es bastante cerrado y exclusivo con aquellos socios que no comulgan la idea del oficialismo y que puedan tener vocación de participar en las elecciones en un futuro. Mejor dicho, ahora en diciembre, cuando sea tiempo de renovación de autoridades en el club. Estos detalles que deben aclararse. De todas maneras, formaría esta arista la punta del ovillo que motivaría presentaciones de impugnación o de reformulación por parte de las acciones legales a cargo de otros sectores políticos ajenos a Fassi.

Requisitos y avales económicos
Artículo 22: Son requisitos para ser Presidente o Vicepresidente:
“a) Los mismo exigidos para ser miembro de Comisión Directiva; b) Acreditar experiencia directiva en el club o en instituciones similares y detentar capacidad técnica y económica para dicho cargo (…). d) Avalar su gestión con cinco avales de personas de reconocida honorabilidad y solvencia que deberán acompañarse al momento de presentar la lista de candidatos para la elección de autoridades respectivas. El inciso b) y d) del presente artículo será evaluado de acuerdo a las normas reglamentarias de la Junta Electoral”.
En ese sentido, más se complica el entendimiento en pos de una participación democrática. Y lo que acusan desde ámbitos opositores es que tendría prácticamente que ser millonario para poder convertirse en candidato a presidente. Entonces, si uno no posee un patrimonio considerable o, al menos, no consigue aportantes-inversores que salgan a comerse el mercado, difícilmente pueda aspirar al trono de la conducción del club de barrio Jardín. Como avalando que para ser presidente o estar dentro del a cúpula directiva, hay que tener dinero y después, capacidad e idoneidad. Discutible.
De esta forma, sumado a la posibilidad latente de reducir ostensiblemente el número de asambleístas (de más de tres mil a solo 100, dividido en comisiones), desde aquellos sectores no afines a la conducción de Fassi aducen y argumentan que estas nuevas medidas del estatuto actualizado no colaboran con la democracia societaria que tanto se reclamó en tiempos de gerenciamientos e intervenciones judiciales.
Vale aclarar que este boceto se pondrá a consideración de los socios en la asamblea, cuya participación se presume como masiva. Además, se tratará memoria y balance más otros menesteres institucionales. Sin embargo, lo que queda en el tintero es tener certeza que si Dossetti vuelve a soñar con ser presidente y conductor de Talleres, puede presentarse, ser avalado y constituido postulante, si es que supera las pruebas de calificación necesaria y obligatoria. Al menos algunos de los requisitos primordiales los cumple.



Dejar respuesta