Ahora, ala ultrasotista pide PASO al PJ

Con De la Sota fuera de juego para octubre, el escenario electoral también cambió para el peronismo cordobés. La agrupación La Militante reclama para los suyos un lugar expectable en la boleta y amaga con pelear la interna.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

pj-pasoA casi una semana de que el ex gobernador José Manuel de la Sota anunciara su abdicación a una candidatura para las legislativas de octubre, las réplicas aún sacuden el tablero del peronismo cordobés.
El escenario electoral local cambió para todos, incluso para el mismo PJ donde ahora más de uno se entusiasma con ponerse el traje de candidato y ocupar un lugar expectable en la boleta de Unión por Córdoba (UPC).
El gobernador Juan Schiaretti echó a rodar ya su plan B y espera una respuesta –favorable, por cierto- del actual vice gobernador Martín Llaryora para que finalmente sea el sanfrancisqueño quien encabece la lista secundado por la secretaria de Equidad y Promoción del Empleo, Alejandra Vigo. Hasta el casillero dos, la cosa parecía estar abroquelada dentro del PJ provincial. Sin embargo, ayer salió a la cancha un equipo inesperado, que tributa a De la Sota, pretendiendo nuevas condiciones de juego que –por lo menos- harán ruido dentro del orgánico partido.
Es que ya sin su líder en el horizonte electoral para octubre, la agrupación juvenil ultradelasotista La Militante busca levantar perfil y posicionarse internamente mirando a las legislativas. Si bien aseguran que no se trata de una interna contra el schiarettismo y muchos menos de una “orden” recibida, este sector se puso como objetivo comenzar a demandar los lugares hacia adentro de la estructura partidaria y también hacia afuera que, en algún momento, el propio De la Sota los alentó a ocupar.
Justamente, el paso al costado que dio el ex mandatario provincial para seguir adelante con su aspiración personal de pelear por la presidencia en 2019 y el mensaje que sembró de apostar a una nueva generación de dirigentes, animó a los dirigentes de esa corriente delasotista (muchos de los cuales ya superaron su etapa juvenil, vale decir) a pedir pista en la boleta.
Concretamente le demandan al PJ dirimir las candidaturas en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) si es que el partido no les otorga a los suyos un lugar dentro de los casilleros con chances reales para desembarcar en el Congreso de la Nación.
“Tenemos una historia ya, un camino recorrido. Tenemos representación en la Legislatura y en casi todos los pueblos del interior. UPC tiene muchos dirigentes jóvenes y muy buenos. Será muy difícil que una sola lista conforme a todos. Creemos que si la conducción del partido fomenta las PASO, todo el PJ se movilizará más”, dijo Edgar Bruno, uno de los referentes de La Militante y actual el vocal del Directorio de la Agencia Córdoba Joven.
El vínculo de esta expresión delasotista con el ex mandatario es tal, que sus dirigentes fueron uno de los primeros (al menos públicamente) que pusieron en duda que el tres veces gobernador de Córdoba fuera efectivamente el candidato que vaya a enfrentar a Cambiemos en octubre.
El titular de la agrupación y legislador provincial, Franco Miranda, allá por febrero ya había relativizado que De la Sota se subiera al ring electoral de este año, justo en momentos donde el gobernador Schiaretti comenzaba a bajarle el tono a la contienda legislativa y poner paños fríos a la confrontación que se venía con el gobierno de Mauricio Macri.
Ante ese escenario, Miranda sostuvo: “¿Para qué usar una persona tan importante como De la Sota en estas elecciones sabiendo que no van a cambiar la composición del Congreso?”.
Lo cierto es que meses atrás La Militante ya daba señales de hacia dónde podría desembocar la decisión final de uno de los dos caciques del peronismo provincial, y anticipaba que de no ser De la Sota quien encabezara, el sector reclamaría internas al PJ.
Desde entonces, el brazo juvenil del delasotismo que también se referencia en la actual diputada nacional Adriana Nazario, viene demandando al partido un debate hacia adentro y mayor horizontalidad en las decisiones.
Esta línea viene reorganizándose en los circuitos electorales y fortaleciendo su presencia territorial en toda la provincia. “Somos una fuerza interna con identidad propia. Reconocemos que Llaryorta es un muy buen dirigente, pero creemos que el escenario está dado para ejercitar al partido y hacerlo más participativo”, agregó Bruno.



Dejar respuesta