Matiz semántico divide aguas en el Concejo

Los ediles de las diferentes bancadas no lograron sacar un proyecto unificado.

concejoLos actores políticos expresaron su enérgico rechazo al fallo dividido de la Corte Suprema que aplicó el beneficio del “2×1” al represor Luis Muiña, condenado por delitos de lesa humanidad. En las últimas horas, en sus redes sociales o en declaraciones mediáticas no omiten las referencias a la determinación judicial que motivó distintas marchas en todo el país.
Al respecto, el gobernador Juan Schiaretti manifestó su desacuerdo con la resolución que habilitó pedidos de otros condenados para acogerse a la dispensa. “Los crímenes de Lesa Humanidad que son imprescriptibles y deben ser juzgados. También va en la dirección contraria del repudio al terrorismo de Estado que es absolutamente necesario para que nunca más nos vuelva a pasar a los argentinos”, ratificó el mandatario provincial.
En sintonía, el intendente Ramón Mestre pidió “escuchar el mensaje de los ciudadanos” que, en Córdoba, se concentraron en la tradicional esquina de protestas, frente a la explanada del shopping Patio Olmos. Instó, además, “a no dar un paso atrás” en materia de derechos humanos.
El posicionamiento de los responsables de los poderes ejecutivos de la Provincia y municipio de Córdoba, respectivamente, tuvo su correlato en los recintos parlamentarios. En la Legislatura, se logró un proyecto de declaración consensuado entre los bloques, mientras que en el Concejo Deliberante las visiones sobre el tema, aunque coincidentes, se plasmaron en distintos proyectos.
Los matices en el posicionamiento de cada bloque podrían anticipar una sesión caliente: el bloque Juntos por Córdoba podría votar divido. Sucede que algunos ediles consideraron que el “2×1” exige el máximo repudio por parte del cuerpo oficialista que, al parecer, no quedaría lo suficientemente marcado en el proyecto rubricado por radicales y macristas.
Los concejales del bloque mayoritario elaboraron un proyecto de declaración donde manifiestan su “preocupación” por la resolución judicial que benefició a un militar y podría ser la ventana de salida de otros tantos.
“El Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba declara su más profunda preocupación por el fallo emitido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en los autos “Bignone, Benito A. y otro s/ recurso extraordinario”, en cuanto expresa un sentido contrario a los valores y la ética que el conjunto de la sociedad Argentina le imprimió a la política de Derechos Humanos en nuestro país hace ya más de 34 años”, establece el proyecto de Juntos por Córdoba, que exige a la Corte Suprema una “revisión de lo decidido”.
Las iniciativas legislativas de Unión por Córdoba y Fuerza de la Gente incluyeron la palabra “repudio”.
“El delito de lesa humanidad es distinto al delito común y, con este fallo, la Corte igualó categorías diferentes, que se aplican al delito común. No podemos desconocer el impacto de este fallo supremo en cuanto a la cantidad de detenidos por delitos de lesa humanidad que esperan condena firme y los condenados que pueden llegar a salir en libertad”, fundamentaron en un comunicado desde el bloque olguista.
Unión por Córdoba también fundamentó su declaración de repudio de manera similar a los peronistas díscolos en el recinto. La nueva integrante de la bancada, Nadia Fernández, agradeció que el fallo no haya salido por unanimidad y respaldó la decisión del Gobernador de “permitir a los alumnos de las escuelas provinciales asistir a la marcha”.
El matiz semántico que habilitaría la votación dividida de Juntos por Córdoba apuró anoche las tratativas para la redacción de un proyecto conjunto que no pudo ver la luz. Para salvar el incordio, podrían plegarse a los proyectos peronistas o, bien, permitir que el gradiente quede expuesto.



No hay comentarios

Dejar respuesta