Stolbizer ensancha la grieta entre Massa y Unión por Córdoba

La líder del GEN pidió la suspensión inmediata de todas las obras adjudicadas a la cuestionada constructora brasilera Odebrecht. Esto paralizaría la construcción de los gasoductos en nuestra provincia. La diputada bonaerense provoca más distancia entre su aliado Sergio Massa y el peronismo cordobés.

Por Marcos Duarte

El justicialismo cordobés definió, a instancias de Juan Schiaretti, concurrir a las próximas elecciones con su tradicional marca y alejarse de la coalición UNA que conformaba con el Frente Renovador.
A la luz de los acontecimientos, parece que la decisión fue acertada. Margarita Stolbizer, dirigente bendecida por Sergio Massa, hizo un pedido que impacta de lleno en un flanco delicado de la administración cordobesa.
En una carta dirigida al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, la diputada bonaerense solicitó que todas las obras que la cuestionada constructora brasilera Odebrecht tenga en el país sean inmediatamente suspendidas.
“No podemos permanecer inertes cuando está clarísimo que se están ejecutando obras de parte de empresas que tienen como fuente un hecho de corrupción evidente. No hay dudas con respecto a que las obras que están a cargo de la empresa Odebrecht forman parte de la mencionada trama de corrupción” afirmó Stolbizer en la misiva.
En otro tramo del texto, expresa que “se debe suspender la ejecución en cualquier estado en que se encuentre mediante resolución fundada que salvaguarde para el Estado las responsabilidades y los costos que pudieran surgir”.
Evidentemente, la líder del GEN busca perjudicar al gobierno nacional tirándole una papa caliente. Cualquier tema que se relacione con la trama de corrupción que puso en jaque al sistema político de Brasil y de buena parte de Latinoamérica es incómodo en un año electoral.
Pero los efectos colaterales de la acción de la principal aliada de Sergio Massa se manifiestan en el territorio de quienes fueran sus principales aliados. Odebrecht es la empresa que tiene a su cargo los seis sistemas de los gasoductos troncales que se construyen en Córdoba.
Más allá de la cuestión judicial, el gesto político de la diputada no pasó desapercibido en el Panal. Voceros del gobierno le imputan que, en miras de su propio posicionamiento político en las elecciones bonaerenses, da armas a la oposición cordobesa sin ningún dato concreto que los vincule a las acusaciones que enfrenta la empresa en Brasil.
Por otra parte, reprochan a Massa no ejercer ninguna acción con su respecto a Stolbizer quien seguramente será candidata de su propio partido. Desde el schiarettismo dan por concluída cualquier relación con el tigrense y reivindican la decisión de referenciarse exclusivamente en Unión por Córdoba.
Aunque las explicaciones oficiales de este retorno a los orígenes tienen hacen referencia a la conveniencia electoral, dado que es obvio que Unión por Córdoba es una identidad instalada en la provincia,las razones son mucho más profundas.
De todos modos, esta no es la única razón. Juan Schiaretti viene distanciándose de Sergio Massa desde hace tiempo por razones claramente políticas. El gobernador considera que es imposible establecer una coordinación con el líder del Frente Renovador por las diferencias que mantienen en cuanto a la lectura del escenario nacional.
Considera que el oportunismo de Massa en su afán por encontrar un espacio en el escenario electoral lo llevan a realizar planteos que rozan la irresponsabilidad. No falta el dirigente de UPC que recuerda el célebre Teorema de Baglini y atribuye estas actitudes a la decreciente expectativa del líder del Frente Renovador de acceder a posiciones de poder real.
La situación creada no hace otra cosa que confirmar la definición de Schiaretti en momento de la discusión sobre la reforma del impuesto a las ganancias cuando el massismo impulsó u proyecto que perjudicaba las finanzas cordobesas. “Yo no soy parte del espacio político de Massa” dijo en aquella oportunidad el gobernador y seguidamente se identificó como “peronista republicano”. Aunque en política nada es definitivo, la ruptura parece confirmarse.



Dejar respuesta