Nación financia viviendas para gremios (gestión Mestre)

Este miércoles, funcionarios nacionales e importantes gremios locales (UTA, SURRBAC, Luz y Fuerza) firmarán el acuerdo crediticio. El intendente capitalino acercó a los secretarios generales a los miembros clave del gabinete de Mauricio Macri para que la acción social prospere.

Por Yanina Passero
[email protected]

Hacer “buenas migas” con sindicatos peronistas, es todo un desafío para un intendente radical que, pese a sus responsabilidades de gestión, deberá poner el cuerpo en las campañas por las primarias abiertas y la elección legislativa de octubre. En especial, cuando habría un compromiso de la Nación de reservar tres espacios expectables de la boleta para dirigentes boina blanca, visados por Ramón Mestre.
En semejante contexto, el Palacio 6 de Julio no debería ofrecer frentes de conflicto. El diálogo con los gremios con poder de fuego debe ser prioritario para contener reclamos. En ese plan, los adalides de Mestre en el municipio lograron imponer aumentos salariales automáticos a los agentes públicos con el claro objetivo de evitar una negociación paritaria con Rubén Daniele que, como se sabe, involucra asambleas y paros de rigor.
Cierto es que la inventiva del caudillo del Suoem no conoce límites, aunque el mestrismo confía en que sabrá anticipar la estrategia interna de un dirigente que, para colmo, se encuentra en pleno desarrollo de las acciones proselitistas para refrendar un mandato que ya lleva más de tres décadas.
Pero el mapa de gremios poderosos no termina con el dirigido por el capo de la Lista Verde. Siguen los referentes de los choferes del transporte urbano y de los recolectores de residuos. La UTA, a cargo de Luis Arcando; y el SURRBAC, liderado por Mauricio Saillén, mostraron una mayor mesura a la hora de apelar a la acción directa.
Y no es casual que, a meses de una compulsa electoral importante, el intendente de la ciudad aceite los vínculos con aquellos hombres que, si lo desea, tienen la capacidad de convertirse en un gran dolor de cabeza para el partido de gobierno de la ciudad.
Mestre sentó en la mesa a los secretarios generales del SURBACC, UTA, Luz y Fuerza, Agepj, y representantes de Afip con el subsecretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr. El objetivo fue realizar un nexo con los alfiles del presidente Mauricio Macri para que, a través de los gremios, se contribuya a reducir el déficit habitacional.
Nota al pie: al término de esa reunión, el responsable de la primera ciudad más importante del interior del país, cuestionó las políticas del Gobierno de la Provincia para dar respuesta a las familias sin casa propia. Otra vez, Mestre se prueba el traje de candidato a gobernador como hiciera cuando reprochó la inseguridad o el avance del narcotráfico.
Fuentes sindicales coincidieron en que la reunión fue positiva. Las asociaciones representativas deberán disponer de los terrenos donde se edificarán las viviendas sociales (unas 300 por entidad) y la Nación facilitará los fondos a los afiliados para levantar la casa propia.
Mestre hizo el contacto 48 horas atrás y la otra parte interesada –el socio mayoritario de la alianza Cambiemos, el titular de la Casa Rosada- no dejará que la promesa de trabajo en conjunto caiga en saco vacío.
El próximo miércoles, en el hotel Howard Johnson de barrio Poeta Lugones, los sindicalistas que participaron de la reunión con Kerr firmarán el acuerdo con el Banco Nación y oficializarán el acuerdo para avanzar en la entrega de créditos hipotecarios especiales para los afiliados.