Mestre empañó fiesta de Daniele con suba del 14,1%

El titular del Suoem hizo ayer su lanzamiento de campaña electoral interna. Pero no pudo (o no quiso) profundizar en la paritaria salarial.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Rubén Daniele lo hizo: mezcló la paritaria salarial con la política interna del poderoso Suoem. El adalid de los empleados de la Municipalidad de Córdoba ofreció una asamblea general abreviada (por el frío y la lluvia, justificó), pero suficiente para maquillar la resistencia del Ejecutivo a moverse de los parámetros generales de la oferta y realizar un lanzamiento oficial de su 12ª campaña electoral interna.
Daniele no tenía información monetaria para compartir con sus deudos. La cumbre de activistas y empleados en la explanada del Palacio 6 de Julio versó sobre la sucesión de su histórico líder, que no ocurrirá en lo inmediato. “Los que conducimos el gremio jugamos un papel. Pero no se olviden nunca de esto que les voy a repetir los dos o tres años más que voy a estar en el Suoem: ustedes son los únicos depositarios de nuestra fuerza”, dividió cargas para suplicar a los afiliados y dirigentes que “cuiden la unidad”.
Daniele insiste con que la cohesión del Suoem es posible si sólo él ocupa el sillón principal. “Si no me presento, la Lista Verde se divide en cinco”, suele repetir. Pero curioso es que el día en el cumplió 65 años no sólo se mostró como única opción para los agentes públicos, sino que prometió tutelar a sus delfines de manera vitalicia.
“Más que mirarme a mí y preguntarse qué voy a hacer, deben saber que no los voy a abandonar nunca. No estaré en la conducción, pero sí voy a estar donde haga falta”, dijo el trascendente Daniele.
La liturgia de la asamblea general de ayer era el escenario perfecto para el lanzamiento electoral: afiliados y delegados, con bombos y pancartas; Daniele en el palco, cubierto por un paraguas negro que lo protegía de la lluvia, mientras ofrecía un descafeinado discurso.
Cierto es que el titular del Suoem no se fue del puesto para que el cuadro sugiriera la histórica figura de culto del peronismo. Aunque la oficialización del “regreso” a las urnas del pasante municipal que representa hace más de tres décadas a los estatales de la ciudad frustró los planes de propios y ajenos.
Pese a los esfuerzos la fiesta fue incompleta. En el día de su natalicio, donde desafiaría las imposiciones de la Ley de Jubilaciones y el propio estatuto social del sindicato, Daniele no pudo sacar mayores ventajas en la paritaria salarial, tema que en realidad convocaba a los interesados en las escalinatas del edificio municipal.
El “Gringo” prometió un “un plan de lucha” desde el jueves si el cuerpo de delegados no aprueba una nueva oferta que se trató en la reunión que siguió al paro de este martes. Más tarde se conoció que los representantes de base llevarán mañana a las reparticiones el siguiente esquema de aumentos: un 9% en abril y otro 4,6% en junio, arrojando una suba acumulada del 14,1%.
Si bien el gremio pedía un 15% para el primer semestre, puede disfrazar el retroceso con una aumento del 100% de las asignaciones familiares, un plus salarial que conforma el sueldo del empleado municipal y se ubica en el último peldaño de todos los adornos de la liquidación final.
En agosto, se activará la cláusula gatillo automática para analizar el comportamiento de la inflación con base a cinco índices (los elaborados por el INDEC y las cifras oficiales de las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis, más el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Ocurrirá lo mismo en octubre y diciembre.
El jueves a las 11, los delegados deben llevar el veredicto de sus compañeros.

Derivaciones políticas
El intendente Ramón Mestre logró su objetivo central: evitar negociaciones salariales tradicionales en medio de la campaña electoral por las primarias abiertas y las elecciones legislativas nacionales de octubre.
Un propósito político que debería reportarle cierta tranquilidad en las dependencias municipales, en un momento de alta exigencia para los socios de la coalición Cambiemos. Los efectos colaterales del trato podrían llegar con una baja en la recaudación impositiva, especulación que debe tomarse con respeto en un contexto de recesión económica.
Alfiles mestristas afirman que ese factor de riesgo fue analizado. Nadie imagina que el presidente Mauricio Macri mezquine el salvavidas al dirigente político que comanda la ciudad que proveyó los votos suficientes para catapultarlo de la jefatura porteña al despacho central de la Casa Rosada.



No hay comentarios

Dejar respuesta