Boleta única, a medio camino entre Córdoba y Santa Fe

El nuevo instrumento de votación se aprobaría en la próxima sesión del Consejo Superior. Habría boletas diferenciadas para decanatos y para miembros de cuerpos colegiados.

Entre todos los cambios que introduce la reforma política en la UNC, la utilización de la boleta única de sufragio como instrumento de votación es probablemente el más perceptible para los más de 100 mil electores universitarios.
Siguiendo los pasos que en Córdoba dieron tanto la Provincia como la Municipalidad, la Casa de Trejo abandonará a partir del venidero ciclo electoral la utilización de las clásicas papeletas por agrupación, que se siguen utilizando en los comicios nacionales.
Los consiliarios, encargados de reglamentar este y otros aspectos del nuevo sistema de elección directa, derivaron en una comisión ad hoc la elaboración de proyecto al respecto, que deberá ser votado por el Consejo Superior.
Dado que el próximo 8 de mayo vence el plazo para presentar candidaturas a decano en siete Facultades, las autoridades universitarias querrían definir el modelo de boleta antes de esa fecha. Dicha premura obligaría a tratar el proyecto en la próxima sesión del martes 2.

A medio camino
Una de las decisiones que tuvo que discutir dicha comisión fue si correspondía que las distintas categorías de votación deberían encontrarse en una sola papeleta o si, por el contrario, cada categoría debería ubicarse en papeletas separadas.
El primero de esos sistemas es el utilizado en la provincia de Córdoba, tanto a nivel provincial como municipal. En él, por ejemplo, las categorías de gobernador, legislador departamental, legisladores por distrito único y tribunal de cuentas se encuentran todas en una misma pieza de papel.
En cambio, en la vecina provincia de Santa Fe se optó por utilizar el segundo de los modelos. Así, al votante se le entrega un papel por cada categoría, y en cada uno tiene que marcar su preferencia.
Las categorías que se elegirán en la UNC son entre cuatro y seis, dependiendo la unidad académica. Mientras que todos los universitarios optarán por rector, decano, consejeros y consiliarios, algunas pocas Facultades con subdivisiones internas también elegirán director de Escuela y sus respectivos consejeros asesores o consultivos.
Mientras los consejeros siempre coinciden entre sí siempre, el rector y los decanos no podrán coincidir nunca, según la reglamentación. Todas las otras combinaciones entre categorías son posibles, sumándole la complejidad de mandatos con distintas duraciones.
Todas estas enrevesadas características empujarían a los consiliarios a optar por una versión intermedia entre el modelo cordobés y su contracara santafecina.
Una boleta contendrá las categorías “colegiadas”: consiliarios, consejeros y, si corresponde, consejeros de escuela. En otra pieza de papel, el votante encontrará las opciones unipersonales: candidatos a rector o a decano, según corresponda.
Referentes del oficialismo y de la oposición coinciden en que la implementación de la boleta única en los claustros universitarios es un experimento en sí mismo, por lo que serían de esperar ajustes y modificaciones tras la ronda electoral de este año.