Provincia cierra frente gremial (UEPC aceptó oferta)

La asamblea docente votó a favor de la propuesta salarial que realizó el Panal la semana pasada. Mientras en Buenos Aires sigue el conflicto, el Panal clausura la discusión.

La Provincia respira aliviada. Luego de meses de conflicto y de negociación complicada, la asamblea provincial de la UEPC finalmente aceptó la oferta salarial del 23,5 por ciento (24,5 según leen desde el sindicato). El Panal cerró así el más importante de los frentes gremiales que tenía abierto, mientras que en la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, sufrió por enésima vez en lo que del año un nuevo rechazo a la propuesta que hizo el martes pasado al frente de educadores que encabeza Roberto Baradel.
Tras el ofrecimiento del Panal, que estaba en sintonía con el pedido inicial de la UEPC, la cúpula sindical que encabeza Juan Monserrat sabía que no tenía margen para tensar más la cuerda. Rechazarla y mantener el estado de conflicto hubiera significado dejar en evidencia la ascendencia de la situación nacional docente –particularmente bonaerense- sobre las decisiones en Córdoba.
Los funcionarios la provinciales ya habían advertido que no podían estirar más la oferta. Le correspondía entonces a Monserrat inclinar la balanza del gremio a su favor. Así fue. Ayer la asamblea aceptó la oferta por 85 votos a favor y 40 en contra. Un resultado holgado para el oficialismo, que no sufrió como hace algunos años. De los 26 departamentos, 21 ratificaron el ofrecimiento y comandaron a la cúpula gremial para ultimar los detalles.
Sin embargo, con Capital a la cabeza, la muestra de la votación de ayer habla de un descontento al interior del gremio. Aunque también es cierto que no se trata de una oposición orgánica.
La oferta de la provincia surge de una palanca que Monserrat no quería tocar: los aportes personales. Si bien la Provincia se hará cargo de ese 3,5 por ciento que impactará en el bolsillo, el secretario general nunca estuvo de acuerdo con esa posibilidad que ya había aceptado el SEP el año pasado. De hecho fue crítico de esa medida. El decreto que habilita esta modificación fue siempre señalado como una herramienta para la armonización del sistema jubilatorio. La palabra más temida para los gremios que aportan a la Caja de Jubilaciones.
No obstante, el gremio puso sus objeciones con esta modalidad y la comisión gremial seguirá negociando la oferta porque no quiere que se reduzcan los aportes personales. Aunque ya sin medidas de fuerza. Parece un tanto complicado.
Durante el tiempo que duró el conflicto, los docentes realizaron ocho paros. Sus reclamos locales se confundieron con los nacionales y esto enturbió en gran parte la negociación. Las medidas de fuerza impulsadas por Ctera entorpecieron el diálogo entre los funcionarios del Panal y la cúpula directiva de la UEPC.
A tal punto llegó la confrontación que la Provincia y la dirección del sindicato mantuvieron fuego cruzado con acusaciones políticas. Mientras desde el Ejecutivo le señalaban a Juan Monserrat su afinidad con el kirchnerismo, la dirección del gremio le reclamaba a la Provincia por su buena relación con la Casa Rosada.
El escenario, sin compararlo con el nacional, ubicó a Monserrat en el vértice de la atención del kirchnerinismo local, que se encuentra en la búsqueda de un candidato para octubre. Aunque el mismo secretario general se encargó de desestimar las sugerencias que le hacían desde el entorno “nac and pop” y desmintió a la prensa que pensara en ser candidato, lo cierto es que su nombre se barajó para integrar una posible lista del FPV.
No es descabellada la hipótesis. La UEPC ha sido una usina de exportación de cuadros a las ligas mayores de la política. Primero fue el actual ministro de Educación, Walter Grahovac el que dio ese paso y luego lo siguió Carmen Nebreda como diputada y ahora legisladora. Aunque ahora están en veredas opuestas.



Dejar respuesta