Universitarios K exhiben precandidatos con decorado gremial

Conadu realizará su plenario de secretarios generales en Córdoba y Adiuc acompaña con acto. Pablo Carro y Diego Tatián, principales figuras.

En plena época preelectoral, la danza de nombres y precandidaturas que se alza sobre las tribus K cordobesas está colmada de figuras provenientes del terreno de la educación, tanto en lo gremial como en lo institucional.
El exrector de la UNC, Francisco Tamarit, el titular de UEPC, Juan Monserrat, el secretario general de Adiuc, Pablo Carro, la legisladora Carmen Nebreda y el decano de Filosofía y Humanidades, Diego Tatián, son algunos de los perfiles que la mancomunidad de agrupaciones kirchneristas mide y ensaya como posibles candidatos para los comicios legislativos.
Este jueves, será el turno de los universitarios cordobeses, que con la excusa de ser anfitriones del plenario de secretarios generales de la central nacional Conadu, montarán un acto en pleno centro cordobés, en un ejercicio de exhibición de la tropa propia.

Exhibición cordobesa
Conadu reúne esta semana a los titulares de sus gremios afiliados para poder decidir nuevas medidas de fuerza, en el marco de su prolongado enfrentamiento con el gobierno nacional.
La semana pasada, los negociadores del ministerio de Educación y Deportes de la Nación ofrecieron una reducción en la cantidad de cuotas en que se repartiría un aumento del 18%, pero los gremios no están dispuestos a ceder, y el conflicto se prolongaría.
Los representantes locales de Conadu, identificados con el kirchnerismo universitario, aprovecharán la ocasión para realizar una exhibición de su militancia en el centro de la ciudad, con la fachada de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales como telón de fondo.
Para lograr un mayor impacto, Adiuc buscó el apoyo de sus adláteres estudiantiles. Hoy, las tres federaciones de estudiantes universitarios de la provincia (Córdoba, Río Cuarto y Villa María) se encuentran en manos del kirchnerismo, y sus dirigentes acompañarán el acto.
De la misma manera, se hará presente el conglomerado Científicos y Universitarios Autoconvocados, que ganó visibilidad a fines del año pasado a merced de la toma de edificios pertenecientes al Conicet.
El acto, denominado “campaña por la universidad, la ciencia y la tecnología” contará entre sus oradores a dos de las figuras que, desde los claustros universitarios, parecieran emerger a la política territorial.
Uno de ellos es Carro que, como titular de Adiuc y de la CTA cordobesa, intentará capitalizar la confluencia universitaria. El gremialista habría sincerado en días recientes sus aspiraciones a ocupar un lugar en las listas partidarias, pero debe sobreponerse a la ínfima adhesión que tiene su gremio entre los profesores cordobeses.
Por otra parte, el filósofo Tatián tendrá su propia tribuna ya que, a la manera de “telonero” del acto, dictará una clase pública mientras los asistentes se convocan en la céntrica esquina. El decano, también mencionado como potencial precandidato, es el máximo referente de la línea dura del kirchnerismo universitario y su presencia opacaría la de dirigentes más moderados, como el exrector Tamarit, de frecuente diálogo con el peronismo cordobés.
El resto del elenco de universitarios K acompañaría la concentración gremial, incluyendo al físico Tamarit y a los decanos Mirta Iriondo (Famaf), Gustavo Chiabrando (Ciencias Químicas), Silvana Cuella (Ciencias Sociales) y Myriam Kitroser (Artes). Sin embargo, no gozarían del mismo protagonismo que Carro y Tatián.

Paritaria nacional
Desde fines de febrero, la cartera educativa nacional está negociando el aumento salarial de los docentes con las seis centrales gremiales de los profesores universitarios: Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fagdut, Ctera y UDA.
En una primera instancia, el gobierno ofreció realizar aumentos “mes a mes”, actualizando el salario de acuerdo a la inflación registrada por el Indec en el mes inmediato interior, como una manera de evitar la pérdida de poder adquisitivo. Esta propuesta fue rechazada por los gremios.
Posteriormente, los representantes del ministerio ofrecieron un aumento escalonado con un piso del 18%, dividido en cuatro cuotas, y con cláusulas que garantizasen mayores aumentos si la inflación de cada período superaba el incremento.
Ante una nueva negativa gremial, el gobierno propuso la semana pasada reducir las cuotas a tres, aumentando la ventaja de los aumentos por sobre la inflación, pero los gremios no se muestran dispuestos a un incremento que no alcance el 35 % anual.



No hay comentarios

Dejar respuesta