Schiaretti refuerza liderazgo regional en año electoral

El gobernador asumirá hoy la presidencia de la Región Centro en Santa Fe. Su gestión ya había empezado en febrero cuando compartió con Bordet y Lifschitz los canales comerciales en Dubai.

El Gobierno nacional anterior se encargó de cultivar una lógica de sumisión para con las provincias. Aquellas que no se alineaban, eran duramente castigadas, tanto económica como institucionalmente. Córdoba fue por aquellos años una oveja negra para la Casa Rosada. Sin diálogo con la Nación, los canales subnacionales quedaron congelados por la lógica centralista. La Región Centro sufrió directamente este parate, que comenzó a revertirse tras la derrota del kirchnerismo.
Juan Schiaretti aprovechó esta nueva dinámica de la política nacional y se convirtió, desde la oposición, en un referente del diálogo para el oficialismo nacional. Recuperados los carriles institucionales antes clausurados y las autonomías provinciales, el bloque económico que integran Córdoba, Santa y Entre Ríos también se contagió de este impulso.
Hoy el gobernador asumirá en Santa Fe la presidencia pro tempore de la Región Centro. Una tarea institucional que en pleno año electoral toma un cariz político. Schiaretti presidirá el bloque provincial más importante tanto a nivel político como económico del país y reforzará, así, su liderazgo regional dentro de los gobernadores.
Otro dato político a tener en cuenta es que el gobernador estará al frente de un trío de mandatarios opositores: Gustavo Bordet (Entre Ríos) es peronista, mientras que Miguel Lifschitz (Santa Fe) proviene del socialismo e integra el Frente Progresista. Se trata, si se quiere, de una mini liga de gobernadores con alto poder económico. Solo para apuntar, las tres provincias representan el 18 por ciento del producto nacional y el 40 por ciento de las exportaciones.
El rol de referente del interior es un papel que Schiaretti juega bien. De hecho, a principios de febrero supo ser el vértice para que los gobernadores asumieran el compromiso de respetar los márgenes inflacionarios que la Nación impulsaba, y así controlar los aumentos salariales a las plantillas estatales, entre ellos los docentes.
Pero con la bandera de largada electoral en el horizonte, Schiaretti tiene también desde este nuevo atril la oportunidad de marcar diferencias con las Casa Rosada. Sin minar la relación personal con el presidente Mauricio Macri, y por fuera de la lógica kirchnerismo-Cambiemos ya empezó a mostrar su distancia con las políticas nacionales.
Hace unas semanas, en otro atril importante, el almuerzo mensual de la Fundación Mediterránea, dedicó unos párrafos muy duros a las políticas de Balcarce 50.
Paso seguido recibió una invitación a Buenos Aires del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para poder subsanar las diferencias en torno a los fondos coparticipables que reclamaba el gobernador. Se fue con la promesa de recibir 700 millones de pesos. Y cerró aquella semana con una recorrida institucional por diferentes dependencias nacionales y participando del mini Davos.
Por otro lado, vale señalar también que el gobernador no se desmarcó de su rol institucional como presidente de la Región Centro. Incluso, podría decirse que empezó su mandato antes de lo previsto. Sus gestiones le valieron la apertura del bloque económico a los países árabes, donde a fines de febrero compartió embajada con Bordet y los funcionarios santafesinos que envió Lifschitz para buscar financiamiento para obras de infraestructura.

Gestión
En la tarde de ayer, y como parte de los preparativos la mesa ejecutiva de la Región, integrada por el ministro de Infraestructura de Santa Fe, José León Garibay; el presidente del Ente Región Centro de Entre Ríos, Pablo Biaggini; y el secretario de Integración Regional, Carlos Alesandri; inauguraron el conclave del bloque económico y dieron el puntapié para el debate de las comisiones.
Este año, el objetivo de la Región Centro es poner el acento en la productividad y las cadenas de valor, específicamente la cadena cárnica – proteica, maquinaria agrícola y láctea.



Dejar respuesta