Superior discutirá descuentos a docentes del Belgrano

El lunes, un grupo mayoritario de docentes realizaron “abandono de tareas” a mitad de la jornada, dejando a los estudiantes en el establecimiento.

belgranoLos estudiantes de la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano continúan padeciendo una maratónica serie de medidas de fuerza que llevan adelante sus profesores y preceptores desde comienzos de marzo.
En un contexto de alta conflictividad del sindicalismo docente, el caso del Belgrano, uno de los dos establecimientos preuniversitarios de la UNC, destaca por la cuantiosa cantidad de jornadas en las que sus estudiantes no han tenido clases.
Desde el 6 de marzo, planificado como el inicio del ciclo lectivo, hasta la fecha, se han completado tan solo cuatro jornadas con actividad áulica: tres días completos y dos días con media jornada cada una.
La modalidad de protesta elegida por los docentes del Belgrano lleva hasta el extremo las estrategias gremiales, puesto que bajo la figura de “estado de asamblea permanente” intentaron esconder un sinnúmero de paros encubiertos a lo largo de las últimas semanas.
Estas medidas autonomistas, que exceden las medidas definidas orgánicamente por los gremios que representan a los docentes de la UEPC, han generado un tenso clima en la comunidad educativa del Belgrano. En particular, los padres de estos estudiantes secundarios reclaman a los distintos niveles de autoridad (escolares, universitarias y nacionales) la intervención necesaria para garantizar la educación de sus hijos.
Descuentos
La extraordinaria situación en la que una “asamblea de docentes” del Belgrano decidió numerosas jornadas de paro de actividades ha puesto al gobierno universitario en la obligación de decidir si abonarán los días no trabajados a los huelguistas.
Esta discusión no comprende a aquellos días en que tanto Adiuc como Aduncor, los dos gremios locales, realizaron paros, sino a todas aquellas jornadas en las que el Belgrano no funcionó por decisión pura y exclusiva de sus docentes.
Si bien Adiuc intentó dar cobertura sindical a los profesores belgranenses, esto sucedió en fecha posterior a la realización de la protesta, por lo que no podría acreditarse como una medida de fuerza decidida por los órganos de conducción del respectivo gremio.
Es por esto que el Consejo Superior ya tiene en sus manos un expediente a través del cual deberá definir su curso de acción al respecto. El mismo cuenta con un dictamen de la asesoría jurídica de la Casa de Trejo, que recomendaría dar intervención en el conflicto al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, pero recuerda que la UNC no está obligada a pagar esos días.
En declaraciones realizadas a la prensa, el rector Hugo Juri aclaró que la decisión recaerá exclusivamente sobre el Consejo Superiorpuesto que, si él decidiese unilateralmente abonar los días no trabajados sin aval gremial, podría incurrir en la figura de malversación de fondos públicos.

Denuncia y amparo
El lunes, la ya tensa situación se agravó ante la decisión de abandonar sus tareas, que los docentes tomaron en asamblea una vez comenzada la jornada.
Esta medida sorpresiva, que argumentaron en un acto de repudio a los incidentes registrados en Plaza de Mayo entre docentes y efectivos policiales, dejó al estudiantado sin clases ni posibilidad de regresar a sus hogares, debido a la responsabilidad de la escuela sobre ellos.
Un grupo de padres alertados por sus hijos, concurrió con un escribano público al establecimiento para certificar la situación, con vistas a sumarlo al expediente judicial en el que reclaman una acción de amparo para la normalización del dictado de clases.



Dejar respuesta